Fotografía a blanco y negro de Bari Hayoun.
Opinión

La baja visión y la importancia de recurrir a las ayudas visuales

Las tecnologías de asistencia avanzan y facilitan la vida de personas ciegas o con baja visión, quienes pueden apoyarse en las recomendaciones de profesionales y de ópticas especializadas.

Por Bari Hayoun* 

La baja visión es un problema que afecta a multitud de personas en todo el mundo, una circunstancia que se puede dar por muy diversas razones y que puede llegar a afectar muy negativamente nuestra calidad de vida. La hipovisión o baja visión es un problema de la vista a través del cual el paciente se ve privado parcialmente de la misma, pero a diferencia de otros problemas oculares, en este caso no se puede corregir con gafas convencionales, cirugía, medicamentos o lentes de contacto, sino que hay que buscar otras alternativas que permitan en la medida de lo posible hacer una vida normal.

En este sentido hay que tener en cuenta que estamos hablando de un problema que puede afectar a todo el mundo aunque, eso sí, las razones por las que se produce pueden variar considerablemente entre países, pasando de factores como la edad, la principal responsable de la baja visión y que se manifiesta a través de patologías como la Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE), hasta la presencia de otro tipo de enfermedades. 

Tanto la optometría como la oftalmología contemplan a la baja visión como una materia de su currículum, pero pocos quieren tomar el reto de practicarla y atender pacientes que presenten esta condición; sin embargo, su práctica es absolutamente necesaria para cubrir el último nivel de atención en cuanto a salud visual. Es decir, si contemplamos el primer nivel como aquel donde se brinda atención primaria, en donde se realiza la valoración inicial, pruebas preliminares y diagnóstico. El segundo, en el cual se incluyen aspectos de especialización, estudios más complejos y hospitalización.

El tercero, en el cual ya se contemplan subespecialistas, cirugías, áreas más complejas de atención a enfermedades o padecimientos poco comunes.  Y si al momento se definen estos tres niveles como los únicos en cuanto a servicios de salud, podemos considerar un cuarto nivel, en el cual se contemplen las áreas en las cuales los tres niveles anteriores no pudieron ofrecer algo más al paciente; es decir, la habilitación y la rehabilitación. 

Es importante que sepamos que tenemos la posibilidad de recurrir a las ayudas visuales otorgadas por ópticas especializadas en baja visión.

Gracias a ellas, si no se consigue mejorar el estado del paciente, al menos se le puede ayudar a mejorar su calidad de vida de manera que, en la medida de lo posible, pueda volver a realizar tareas que llevaba a cabo antes de tener la hipovisión. 

Tecnología al servicio de la baja visión.

En cuanto a las ayudas visuales nos encontramos con dos tipos principales que son las ayudas ópticas y las ayudas no ópticas.

Las primeras son aquellas a través de las cuales se crea un sistema de amplificación a través de un microscopio o telescopio, así como una telelupa o un sistema visual electrónico, gracias a los cuales se consigue que las y los pacientes con baja visión puedan mejorar sus condiciones de visibilidad, y las segundas son un complemento fantástico que facilita la visibilidad pero desde una perspectiva más general, ya sea utilizando una luz fría, atriles, programas informáticos que ayuden a aumentar el texto o leer el contenido directamente, etc. 

Te interesará leer: Encuentra luz en la oscuridad

Con el objetivo de lograr que las soluciones tecnológicas asistenciales sean accesibles para personas con diversas discapacidades, y aumentar la conciencia de los desafíos a los que se enfrenta la comunidad ciega y con discapacidad visual a nivel mundial, OrCam Technologies, ha aprovechado el potencial de la visión artificial para apoyar a personas con baja visión o ceguera, con un innovador dispositivo que proporciona ayuda visual a través de una discreta plataforma portátil y de una interfaz fácil de utilizar. Además, hay otros dispositivos, como el primer lector portátil de su tipo, diseñado para personas con dificultades para leer por una discapacidad visual leve o moderada, fatiga de lectura, dislexia, afasia u otras afecciones, así como para quienes leen grandes cantidades de texto. El dispositivo capacita a las y los usuarios, y les ofrece respuestas en tiempo real, además de leer texto impreso en cualquier tipo de superficie física o digital.

*Bari Hayoun es director regional de Orcam Technologies para Latinoamérica e Iberia.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.