Fotografía a blanco y negro con efecto de líneas sobre el rostro de Carlos Celis, un hombre joven con barba y bigote, cabello rizado y corto que aparece frente a la cámara sonriendo.
Opinión

Hollywood pone los reflectores en la discapacidad

No se trata únicamente de cumplir con una cuota que incluya a las personas que viven con alguna discapacidad, sino de avanzar en la igualdad de derechos y de oportunidades para todos y todas. El negocio no es menor ya que solo en EEUU, las pcd gastan 10 mil mdd en contenido audiovisual.

Por Carlos Celis*

En la pantalla observamos a una adolescente trepando por el tejado de una casa, ha salido por la ventana de un segundo piso para después arrastrarse con mucho esfuerzo por el techo, mientras que la inquietante música de suspenso nos eriza la piel a los espectadores. Estamos exactamente a la mitad de la película Run, un estreno de 2020 de la plataforma de streaming Hulu, y todo esto sería bastante normal para los estándares de una película de misterio, de no ser porque la actriz Kiera Allen es usuaria de silla de ruedas, no sólo en la película sino también en la vida real.

Kiera usa silla de ruedas desde 2014, aunque no ha especificado cuál es su condición ni su discapacidad. Sin embargo, al conseguir este papel estelar junto a la famosa Sarah Paulson, se convirtió en apenas la segunda actriz en silla de ruedas en lograr un rol protagónico dentro de una película de suspenso. La primera fue Susan Peters en 1948. Susan había filmado varias películas en Hollywood en la década de los 40, pero en 1945, a los 24 años, un tiro accidental le lastimó la espina dorsal dejándola sin movilidad. Aun así, continuó su carrera en el cine y el teatro.

Es bien sabido que los actores que viven con alguna discapacidad no han gozado de una justa representación dentro de la industria del espectáculo, concretamente en el cine, donde sus oportunidades son muy reducidas. Contados son los casos, como el de Marlee Matlin, la única actriz sorda que incluso llegó a ganar un premio Oscar en 1987 por Children of a Lesser God y que regresó triunfalmente en 2021 con Coda, un éxito en el Festival de Cine de Sundance. También está Peter Dinklage, protagonista de la serie Game of Thrones, que vive con acondroplasia. Pero ellos, y otros más, son sólo la excepción a la regla.

Apenas en años recientes se empieza a ver mayor compromiso por parte de las diferentes instancias en Hollywood para atender este tema. Están, por ejemplo, los premios Media Access Awards, organizados por SAG-AFTRA, o el Easterseals Disability Film Challenge, un concurso que se realiza desde 2014 para filmar un cortometraje a lo largo de una semana.

The Ruderman Family Foundation es una organización filantrópica fundada en Estados Unidos en 2002 que trabaja, entre otros temas, por la igualdad de derechos y a favor de la inclusión de las personas con alguna discapacidad.

En 2019 organizaron su primera entrega de premios para reconocer a las producciones audiovisuales que promueven una buena representación de este grupo dentro del espectáculo.

Ese mismo año presentaron los resultados de un estudio que revela que las personas con discapacidad tienen un poder de compra de 10 mil millones de dólares al mes como consumidores de contenidos donde se cuentan historias y se muestran actores con alguna discapacidad. Poco a poco, esta fundación ha logrado influir en la industria del entretenimiento, con iniciativas como “la carta compromiso” para hacer audiciones con actores con discapacidad, un documento que ha sido firmado por grandes jugadores de este negocio como son CBS Entertainment, NBCUniversal y Paramount Pictures; o la carta abierta firmada por celebridades, que exige la inclusión de actores con discapacidad.

De acuerdo con datos publicados por esta fundación, en 2020 la tasa de de desempleo en Estados Unidos fue de 4%, pero cuando se trata de personas con discapacidad este número se eleva a 70%, aun cuando se estima que este grupo representa el 20% de la población de ese país.

En 2016 sólo 5% de los programas que mostraban personajes con alguna discapacidad eran interpretados por actores con dicha discapacidad, pero en 2021 esta cifra aumentó a 22%. Es ahora cuando se empiezan a ver los resultados.

Así como Run (que se hizo acreedora al “Sello de Auténtica Representación” de The Ruderman Family Foundation en 2020), hemos tenido la oportunidad de ver más producciones que en otros años donde también se aborda el tema de la discapacidad: el documental nominado al Oscar, Crip Camp; la ganadora de Mejor Sonido y Mejor Edición, The Sound of Metal; el documental sobre la vida de Helen Keller, Her Socialist Smile; la mencionada Coda, que cuenta con la participación de Eugenio Derbez; la polémica Music, con el debut como directora de la cantante Sia o el musical Best Summer Ever realizado con actores y técnicos con alguna discapacidad.

Se trata de producciones muy diversas, con resultados igual de diversos.

*Carlos Celis es periodista y locutor. Twitter lo encuentras como: @carloscelis_

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.