Representación con líneas de la figura de una mujer de edad media con cabello negro y blusa color lila, se encuentra explicando la palabra "hola" frente a dos niños, una niña con cabello negro, sentada de espaldas en una silla color morada y un niño con cabello negro, sentado de espaldas en una silla color morada.
Te va a servir

Hablemos de disfasia, uno de los trastornos del lenguaje

Las condiciones que genera pueden afectar el habla, la escritura, la lectura, el ritmo, la comprensión y, en algunas situaciones, combina varios de estos efectos. 

Por Redacción Yo También

Representación gráfica de un rostro de perfil, color morado, con un globo de texto color lila sobre ella, dentro del globo se pueden apreciar tres puntos suspensivos.

A la disfasia también se le conoce como Impedimento Específico de Lenguaje (SLI, por su siglas en inglés) y es un trastorno que obstruye la capacidad de niños y niñas para desarrollar las habilidades del lenguaje, de tal forma que comete errores graves de gramática, su vocabulario resulta casi nulo, o tiene dificultades fonológicas, entre otras.

Hay distintos tipos: mixta, expresiva y dificultosa, en esta última entran las condiciones que impiden organizar los significados y se clasifica en síndrome lexical sintáctico y síndrome semántico pragmático.

Algunos especialistas suelen observarla como un posible signo de Trastorno del Espectro Autista.

Representación con líneas de la figura de una mujer de edad media con cabello morado y blusa color lila, sentada frente a una niña, ambas tienen globos de texto con líneas dentro. Texto en la imagen: La disfasia se presenta en el 1 por ciento de los niños y las niñas.

Causas frecuentes:

Traumatismo craneoencefálico en el momento del parto.

Periodos largos de hospitalización o malestar en el ambiente familiar.

Lesión cerebral o falta de oxígeno al nacer.

Enfermedades infecciosas que afectan al sistema nervioso central como la meningitis y la encefalitis.

Señales de alerta temprana:

Traumatismo craneoencefálico en el momento del parto.

Escasa expresión, y cuando se produce suele ser pobre y sin sentido: expresión telegráfica, oraciones simples sin orden gramatical, por ejemplo.

Dificultad para manejar pronombres personales y determinantes posesivos.

Requiere una intervención multidisciplinar temprana: psiquiatría infantil, psicomotricidad, ortóptica.

Lesión cerebral o falta de oxígeno al nacer.

No hay una estructuración sintáctica en sus oraciones, por lo que sus frases son incomprensibles.

Falta de conectores o nexos en sus oraciones, como preposiciones o conjunciones.

La evolución de quienes la desarrollan suele ser muy lenta.