Opinión

La parálisis cerebral y yo

José Contreras Carreón

Generalmente la realidad que viven las personas con discapacidad no trasciende de su núcleo familiar y la sociedad la ignora. Por esa razón, no comprenden cuando se habla de falta de inclusión.

Si eres como yo, seguramente verás o has visto muchos especialistas a lo largo de tu vida, como lo he hecho yo, claro, todo esto si tienes una mamá, familia y amistades que te ayuden. También hay millones de personas con Parálisis Cerebral Infantil (PCI), en una recámara, o en el rincón de su casa, por falta de atención o de interés de su familia.

Supongamos que todas las personas con PCI son como yo, siempre he sido incluido en mi familia, con mis vecinos y he logrado hacer amistades.

Mi desarrollo como persona, creo ha sido bueno, y las limitaciones, claro que existen, pero no dejo de sentirme afortunado, ya que, aunque sea controlando un pie, manejo la computadora, se me facilita la redacción y por este medio me comunico y me doy a conocer.

Ya tengo 38 años, conozco muchas personas con PCI y sé que el gobierno (sin importar el nombre de partidos políticos) solo “nos recuerdan” cuando hay elecciones, sí, hay muchas leyes para nosotros, pero, ¿de qué sirven si… nadie las respeta?  Quienes tienen que hacerlas valer ni las conocen y los medios de comunicación, aunque hablan de ellas, no las aplican.

En cuestión de servicios médicos, la realidad es que no saben cómo tratarnos, o no les interesamos las personas con PCI. Respecto a la educación, un niño necesita de profesores que pertenecían a la extinta Educación Especial; poner a un niño con PCI en una escuela regular no es inclusión. Aquí jugaron con las palabras y están perjudicando a millones de niños, pues  requieren de maestros con especialidad para atender a alumnos con dificultades de audición, lenguaje, visión, aprendizaje, etcétera.  

A mí no me gusta dramatizar la PCI, lo que acabo de exponer no es un drama, son situaciones que pasan a diario, pero como pocos hablamos de esto y pocos comparten información respecto a la PCI, la sociedad no es inclusiva, porque para ser inclusivo, se requiere contar con información.

Me voy a atrever a dar un consejo a las familias que tienen un integrante con PCI, no comparen a su familiar. Existimos millones de personas con PCI, vivimos en diversos ambientes y oportunidades, para superarnos y ser apoyados.

Ojalá todos nos informemos más para compartir esa información y crecer como sociedad incluyente. 

Invito a profesores, médicos, especialistas, personas con PCI a dar su opinión y compartir información sobre el tema.

Por José Contreras Carreón*

* José Contreras Carreón es  hijo de Patricia Carreón, nació el 30 de septiembre de 1984 y por falta de oxígeno al nacer tiene parálisis cerebral. Puedes conocer más de él en Vivir la pandemia como persona con parálisis cerebral y México, ¿el país más inclusivo del mundo?

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.