Logotipo de Yo También
Fotografía de un actor con una estatuilla del Oscar.Fotografía de un actor con una estatuilla del Oscar.

Anthony Hopkins: el ganador del Oscar que salió del clóset de una discapacidad invisible

Nominado en seis ocasiones y ganador de dos estatuillas de la Academia, el actor inglés recién en 2021 declaró abiertamente ser una persona con Asperger.

Ícono de calendario

11 de marzo de 2023

Ícono de autor

Bárbara Anderson

En la edición 92 de los Oscar Anthony Hopkins se convirtió en el actor de mayor edad (83 años) en ganar en la categoría de Mejor Actor por su papel en “El Padre” y también en el primero con una discapacidad psicosocial abiertamente declarada. 

Hopkins anunció en 2017 que había sido diagnosticado con síndrome de Asperger

En una entrevista que dio a la CBC, le preguntaron cómo este diagnóstico tardío – a sus 79 años-  lo afectaba en su carrera, a lo que contestó:

“No me afecta, soy obsesivo. Es un gran regalo, en realidad. De niño era un poco lento en la escuela, así que lo compensé trabajando duro y me convertí en un actor exitoso. Tengo obsesión por los detalles. Como siempre, trabajaré y trabajaré en cada guión y me aprenderé cada línea. […] Pero no soy peculiar. Creo que soy un poco, en realidad, soy un profesor distraído. Olvido cosas y me obsesiono con detalles estúpidos. Mi padre también era así”. 

Hopkins, un actor de teatro de pura cepa, una vez que se movió al mundo del cine participó en más de 100 películas y fue nominado seis veces por la Academia: como mejor actor en “El silencio de los inocentes”, en “Lo que queda del día”, en “Nixon” y en “El Padre”; también fue nominado como mejor Actor Secundario en otras dos película, “Amistad” y “Los dos Papas”. 

Su primera estatuilla la recibió en 1992 por su actuación breve (apenas 20 minutos en toda la película) pero inolvidable en “El silencio de los inocentes”. 

Visto en perspectiva, él también se refirió a su participación como Hannibal Lecter y su condición: “ahora entiendo porque siempre he mirado a las personas de manera diferente y mi punto de vista nunca era el mismo que el de los demás, algo que me permite ‘desaparecer’ en mis roles” 

A pesar de que la postura de Anthony Hopkins puede matar cualquier sesgo alrededor de actores o actrices con alguna condición dentro del espectro autista, no ha habido muchos casos aún en la pantalla grande donde actores con alguna discapacidad psicosocial tengan una mayor inclusión.

Por Bárbara Anderson

En más sobre el tema: