Fotografía en donde aparece una mujer con discapacidad visual sentada detrás de una mesa de madera color beige claro, la mujer de cabello color negro, tez blanca, viste una blusa color azul marino de encaje y manga larga, trae puestos un par de audífonos color blanco tipo airpod, de frente a su pecho sostiene un teléfono móvil con ambas manos.
Tecnología

Tecnología de asistencia para pcd: ¿por qué es tan importante hoy en día?

Es muy importante impulsar su desarrollo y uso, pues este tipo de sistemas y aplicaciones ayudan mucho a mejorar la funcionalidad de las personas que tienen alguna discapacidad.

Por Víctor Ruiz* fundador de SILIKN

Muchos de los avances tecnológicos han tenido la finalidad de ayudar a los humanos en el desarrollo de sus actividades diarias. No es un secreto que cada vez más las personas delegan parte de sus actividades en diferentes sistemas y tecnologías. Por ejemplo, almacenamos diferentes tipos de datos en nuestros teléfonos celulares, tales como contactos, números telefónicos, imágenes, audios, videos, así como contraseñas y documentos.

De esta manera, la tecnología ha funcionado como una extensión de nosotros para poder realizar diversas actividades con menos esfuerzo, lo cual representa una de las bases de las tecnologías de asistencia: facilitar cualquier acción a personas que tienen alguna discapacidad.

Es por esto que, a medida que las tecnologías de asistencia se vuelven más comunes, las personas con discapacidades se benefician de ellas.

Las tecnologías de asistencia es un término genérico para los productos y servicios que ayudan a mejorar el funcionamiento y la independencia de una persona. Esta industria abarca el desarrollo y la fabricación de productos como sillas de ruedas, audífonos, prótesis y, cada vez más, soluciones tecnológicas como chatbots e interfaces de inteligencia artificial en teléfonos y computadoras.

El mercado para este tipo de tecnologías es enorme. De acuerdo con datos del Banco Mundial, alrededor de mil millones de habitantes, o el 15 % de la población mundial, viven con algún tipo de discapacidad, de las cuales el 80% vive en países en desarrollo, lo que los convierte en la minoría más grande del mundo.

Y a diferencia de muchos otros indicadores, la discapacidad es una categoría fluida, lo cual quiere decir que es algo que le puede pasar a cualquier persona, en cualquier momento.

De igual forma, la Organización Mundial de la Salud estima que para 2030, más de dos mil millones de personas necesitarán al menos un producto de asistencia, pero que solo 1 de cada 10 personas con discapacidad actualmente tienen acceso a la tecnología de asistencia.

Para muchas personas los altos costos, la infraestructura inadecuada y la falta de políticas formales que exijan adaptaciones siguen siendo obstáculos persistentes para el acceso.

Pero es muy importante impulsar el desarrollo y el uso de tecnologías de asistencia, pues este tipo de sistemas y aplicaciones ayudan mucho a mejorar la funcionalidad de las personas que tienen alguna discapacidad debido a alguna enfermedad, lesión o envejecimiento y, de la misma manera, ayuda a compensar –al menos en parte– cualquier limitación.

En términos generales, la tecnología de asistencia puede permitir que las personas:

  •         Se cuiden a sí mismos y a sus familias
  •       Trabajen
  •         Aprendan en entornos escolares típicos y otras instituciones educativas
  •         Tengan acceso a la información a través de las computadoras y la lectura
  •         Disfruten de la música, los deportes, los viajes y las artes
  •         Participen plenamente en la vida comunitaria

La tecnología de asistencia también beneficia en gran medida a los empleadores, maestros, familiares y a todos los que interactúan con personas que usan estos sistemas, equipos, dispositivos, programas, etcétera.

Recordemos que la tecnología solo es un beneficio si es accesible para el usuario, por lo que como sociedad debemos alentar más a que haya cada vez más proyectos, planes y programas con este enfoque.

Cuando se habla del uso de la tecnología para ayudar a las personas con discapacidad, hay una amplia gama de productos a considerar: existen teléfonos inteligentes con diferentes aplicaciones para ayuda visual y auditiva; teclados de computadora con adaptaciones, por ejemplo, para personas que leen en Sistema Braille o tienen baja visión; entre muchos otros. La clave del éxito es tener la tecnología adecuada para cada individuo.

Víctor Ruiz es fundador de SILIKN, una startup tecnológica que desarrolla e impulsa un hub de ciberseguridad basado en tecnologías abiertas. La startup es egresada del programa de aceleración de Socialab México.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.