Tecnología

Privacidad de las pcd en el internet de las cosas

Combinación de fotografía y gráfico que muestra una ciudad difuminada y en el centro una mano que sostiene una especie de mundo, que es un círculo con el logotipo de internet de las cosas, es decir, las siglas i o t, donde la o es un mundo del que salen ondas de conexión a la red, y afuera del círculo se ve como una especie de telaraña que conecta puntos en red.

Uno de los retos para las empresas es garantizar que la información personas de las y los usuarios con discapacidad permanezca privada.

Por Víctor Ruiz*

El Internet de las Cosas (IoT) tiene el potencial de transformar la vida de las personas con discapacidades, las industrias y la sociedad en su conjunto.

Muchos de los dispositivos y servicios de IoT actuales son cada vez más accesibles para las personas con discapacidades, pues están diseñadas específicamente para ellas.

El IoT está produciendo avances relacionados con la accesibilidad, que van desde dispositivos domésticos inteligentes hasta automóviles autónomos, con la finalidad de empoderar a las personas con discapacidad para participar de manera más plena e independiente en la vida cotidiana.

De igual forma, los datos derivados del uso de dispositivos y servicios de IoT por personas con discapacidad pueden proporcionar información sobre los desafíos y oportunidades que experimentan, por lo que estos conocimientos pueden mejorar los productos existentes y conducir al desarrollo de otros nuevos que sean más accesibles e incluyentes.

A pesar de los muchos beneficios potenciales que los dispositivos y servicios de IoT pueden brindar a las personas con discapacidad, la recopilación, el uso y el intercambio de datos de usuario generados por estos dispositivos y servicios pueden generar problemas de privacidad, aspecto que merece una consideración y participación más matizada por parte de las partes interesadas, incluidos usuarios, empresas, defensores, legisladores y otros. Si bien los datos derivados del uso de dispositivos y servicios de IoT por personas con discapacidades pueden brindar información sobre sus situaciones, la recopilación, retención y uso compartido de grandes cantidades de dichos datos también presenta riesgos potenciales para la privacidad.

¿Cuáles son los puntos relevantes a tomar en cuenta en el desarrollo de tecnologías de IoT?

  • Primero, hacer del diseño inclusivo una prioridad. La accesibilidad y la privacidad de las personas con discapacidades no deben ser una ocurrencia tardía para el IoT y los desarrolladores de nuevas tecnologías; las personas con discapacidad deben ser incluidas en el diseño de las tecnologías de IoT y el momento adecuado para integrar la accesibilidad es durante la etapa más temprana del diseño.
  • Segundo, es muy importante fomentar la investigación y la innovación. Para construir con éxito el IoT  y que tenga un diseño universal o accesible, se necesita una investigación tanto cualitativa como cuantitativa para comprender mejor cómo las personas con discapacidades usan el IoT y cuáles son sus inquietudes con respecto al panorama actual de la privacidad de sus datos.

En este sentido, es fundamental desarrollar enfoques de privacidad por diseño. Las empresas no solo deben considerar la naturaleza sensible de los datos recopilados del IoT utilizado por personas con discapacidad y la diversidad de las necesidades de los usuarios (por ejemplo, auditivas, visuales o hápticas), sino que también deben incorporar tales consideraciones al desarrollar divulgaciones de privacidad, avisos y otros controles, dentro de los mismos productos de IoT.

Otro punto crucial es fomentar las colaboraciones intersectoriales: las organizaciones civiles, el mundo académico, los responsables de la formulación de políticas y la industria deben trabajar juntos para adaptar el uso de IoT para las personas con discapacidad y desarrollar soluciones de IoT que satisfagan las necesidades actuales y previstas de dichas personas.

Además, se debe mejorar el conocimiento de los riesgos y beneficios de compartir los datos personales. Los responsables de crear políticas deben considerar no solo los riesgos potenciales que las personas con discapacidad pueden enfrentar al usar el IoT, sino también la autonomía mejorada que estas mismas tecnologías brindan a las comunidades con discapacidad.

Para las personas con discapacidad, el IoT puede ser transformador porque puede mejorar la seguridad, la movilidad y la independencia, lo que a menudo puede conducir a una mayor privacidad. Desde prótesis conectadas a Internet hasta zapatos inteligentes que vibran para guiar al usuario en la dirección correcta, muchos dispositivos y servicios de IoT se han diseñado para mejorar la vida de las personas con discapacidad y reducir su dependencia de los demás. Debemos recordar que cuando se crean tecnologías accesibles, la sociedad también se beneficia de la inclusión de personas con discapacidad.

Con respecto al consentimiento, por ejemplo, los dispositivos domésticos inteligentes que se conectan con varios otros dispositivos en el hogar o con una aplicación pueden requerir que los usuarios acepten compartir datos entre dichos dispositivos. Este acuerdo se puede completar mediante mecanismos de consentimiento mediante un clic. Para aceptar el intercambio de datos entre productos, las personas con discapacidades visuales pueden requerir documentos con letra grande o aplicaciones de lectura de pantalla, que deben ser compatibles con los dispositivos y servicios de IoT. A medida que los productos se interconectan cada vez más, los mecanismos de consentimiento deben incluir diseños accesibles o permitir la interoperabilidad con tecnologías y software externos accesibles, de modo que los usuarios puedan acceder a los mecanismos de consentimiento.

Afortunadamente, muchos dispositivos y servicios de IoT están comenzando a proporcionar aviso y consentimiento de la recopilación de datos a través de señales visuales, auditivas o hápticas, que abordan la amplia gama de necesidades de la comunidad de personas con discapacidad.

Las empresas no deben recopilar, usar y divulgar datos personales de manera que no sea coherente con el contexto en el que los usuarios proporcionan los datos. Sin embargo, para las personas con discapacidad, esta recopilación, uso o divulgación de información podría revelar más sobre el usuario de lo esperado. Incluso si el IoT no recopila explícitamente lo que muchos considerarían información tradicionalmente «sensible» o «personal», como las condiciones de salud, de lo contrario, los datos no sensibles pueden llevar a inferencias que pueden hacerlos más sensibles o reveladores para las personas que tienen discapacidades que para quienes no las tienen. Por ejemplo, la recopilación de datos sobre los movimientos del mouse de un usuario mientras navega podría revelar una discapacidad física. Otro ejemplo es un rastreador de actividad física que detecta el recuento de pasos y registra la aceleración, lo que puede revelar información detallada sobre la discapacidad de su usuario.

Es importante señalar que muchas personas con discapacidades temen que incluso si no han revelado su discapacidad a ciertas fuentes o entidades, la recopilación de datos puede revelar sus condiciones y potencialmente conducir a prácticas discriminatorias en el empleo, la vivienda o la educación. Por ejemplo, la tecnología utilizada por agencias publicitarias puede inferir si alguien está utilizando una extensión web de asistencia, como un complemento de visualización de texto a voz o sensible al daltonismo. Los navegadores suelen difundir los complementos en el tráfico web de rutina. Las empresas podrían utilizar este conocimiento para inferir la discapacidad y potencialmente perfilar y discriminar a los usuarios sobre la base de esa discapacidad.

Si bien los dispositivos y servicios de IoT brindan muchos beneficios a las personas con discapacidades, la sociedad y la industria, también plantean desafíos de privacidad particulares para las personas con discapacidad, pues cuando estas usan dispositivos conectados, las empresas deben considerar la privacidad exclusiva de este grupo, así como la privacidad de terceros que puedan entrar en contacto con ellos.

Es necesaria una combinación de cambios en la industria, investigación y colaboraciones para abordar el tema de la privacidad de las personas con discapacidad cuando usan el IoT.

Como primer paso, podemos comenzar reconociendo e incorporando las consideraciones de privacidad únicas de las personas con discapacidades en el futuro del IoT.

*Víctor Ruiz es mentor del Centro de Ciberseguridad 05000 e instructor certificado en ciberseguridad — CSCT™ Fundador de SILIKN, una startup tecnológica que desarrolla e impulsa un hub de ciberseguridad basado en tecnologías abiertas. La startup es egresada del programa de aceleración de Socialab México.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.