Fotografía del sistema operativo “hadware” de una computadora, se alcanza a apreciar una especie de tarjeta madre de color negro con algunas teclas al rededor: delete, shift, ctrl y end, en medio de todo se encuentra un candado de color dorado cerrado, entre los enlaces de la tarjeta.
Tecnología

La ciberseguridad es una responsabilidad compartida

Cada vez que utilizan internet dejas saber más de ti de lo que estarías dispuesto a hacer público, por eso es necesario que sepas como proteger tus datos.

Por Víctor Ruiz

Internet se ha convertido en una parte integral de nuestra vida cotidiana. Cualquier tipo de organización utiliza esta red para funcionar de manera eficaz, tanto para recopilar, procesar y almacenar como compartir grandes cantidades de datos. A medida que se recopila y se comparte más información digital, la protección de ésta se vuelve más importante. La ciberseguridad entonces se presenta como un esfuerzo constante por proteger estos sistemas conectados a Internet.

A nivel personal es fundamental proteger tu identidad, datos y dispositivos informáticos. A nivel corporativo, es responsabilidad de todos cuidar la reputación, los datos y los clientes de la organización. A nivel del Estado, la seguridad nacional y el bienestar de los ciudadanos son los que están en juego.

A medida que pasas más tiempo en línea, tu identidad está más expuesta, así como la interacción con tus amigos y familiares. Los atacantes conocen más acerca de tu información personal, como tu nombre, edad, o dónde vives. Y es que la identidad en línea es quién eres en el ciberespacio y solo debería revelar una cantidad limitada de información.

  • Esta información personal puede identificarte de manera única. Estos datos incluyen las imágenes y los mensajes que intercambias con tu familia y amigos en línea. Otra información, como el número del seguro social, la fecha y el lugar de nacimiento o apellido materno están visibles y se utilizan para identificarte. De igual forma, la información médica, educativa, financiera y laboral, también se puede utilizar para saber más acerca de ti.
  • Expediente médico: Cada vez que asistes al consultorio, más información se agrega a tu historial médico. La prescripción de medicamentos se vuelve parte del historial que incluye el estado físico y mental, y otro tipo de datos como por ejemplo si has asistido a terapias durante la niñez. Es importante considerar que el historial médico puede incluir información a detalle sobre tus familiares.
    De igual manera, los dispositivos médicos, como las pulseras deportivas, utilizan la plataforma de la nube para permitir la transferencia, el almacenamiento y la visualización inalámbrica de los datos clínicos, como el ritmo cardíaco, la presión arterial y el azúcar en la sangre. Estos dispositivos pueden generar una enorme cantidad de datos que se integran al historial clínico.
  • Historial educativo: A medida que avanzas en tu educación, la información sobre tus notas y calificaciones, tu asistencia, los cursos realizados, los reconocimientos y títulos adquiridos, así como cualquier informe disciplinario puede estar integrado en tu historial educativo, el cual puede contener información de contacto, salud e historial de inmunización, así como un historial de educación especial, incluidos los programas educativos individualizados.
  • Historial financiero y de empleo: El historial financiero integra información sobre ingresos y gastos. El historial de impuestos puede presentar copia de los talones de cheques de pago, resúmenes de la tarjeta de crédito y débito, hipotecas, calificación crediticia, adeudos, así como cualquier otra información bancaria, de seguros y de otros servicios financieros. La información de empleo incluye empleos anteriores, rendimiento y contactos de ex jefes y ex compañeros de trabajo.

¿Dónde están tus datos?

Aunque existen distintas leyes que protegen la privacidad y los datos de los usuarios en cada país ¿sabes en dónde están tus datos?

Cuando estás en el consultorio médico, la conversación que tienes con el médico se registra en tu expediente clínico. Para fines de facturación, esta información se puede compartir con la empresa de seguros para garantizar el servicio y los pagos.

Las tarjetas de fidelidad de una tienda departamental pueden ser una manera conveniente de ahorrar dinero en tus compras. Sin embargo, la tienda recopila un perfil de lo que has comprado y utiliza esa información para su propio uso. El perfil te muestra como un comprador frecuente de cierta marca y sabor de crema dental. La tienda utiliza esta información para lanzar al cliente ofertas especiales ya que estos datos forman tu perfil de comportamiento de compra.

Por otra parte, cuando compartes tus imágenes en línea con amigos o familiares, ¿sabes quién puede tener una copia de estas imágenes? Las copias de las imágenes están en tus propios dispositivos, pero tus amigos también pueden tener copias de dichas imágenes descargadas en sus equipos. Si las imágenes se comparten públicamente, es posible que desconocidos tengan copias de ellas también, con lo que podrían descargar las fotos o realizar capturas de pantalla. Además, debido a que las imágenes están en línea, también se guardan en servidores ubicados en distintas partes del mundo.

De igual manera, tus aparatos almacenan tus datos, pero también se han convertido en un portal que genera información constante acerca de ti. Por ejemplo, al momento de revisar tus cuentas bancarias, el dispositivo consulta, descarga y guarda una copia digital del último resumen de la tarjeta de crédito, utiliza tus credenciales almacenadas para acceder a la página web del banco y hacer transferencias. Con toda esta información sobre ti disponible en línea, tus datos personales se han vuelto atractivos y sumamente rentables para los hackers.

Porque si tienes algo de valor, los delincuentes lo quieren.

Un delincuente también podría aprovechar tus relaciones y contactos, porque puede acceder a tus cuentas en línea y a tu reputación para hacer que transfieras dinero a amigos o familiares. El delincuente puede enviar mensajes que indiquen que tu familia o amigos necesitan que les transfieras dinero para que puedan regresar del extranjero después de perder sus billeteras.

Los delincuentes son muy creativos para engañar y buscar obtener provecho, pues no solo roban tu dinero, sino también pueden robar tu identidad y así arruinarte la vida.

Por ejemplo, a medida que aumentan los costos médicos, el robo de la identidad médica también aumenta. Los ladrones de identidad pueden robar tu seguro y usar tus beneficios de salud para ellos mismos.

Con la identidad robada, también es posible abrir cuentas de tarjetas de crédito y acumular deudas en tu nombre. Esto provocará daños en tu calificación crediticia y hará que sea más difícil para ti obtener préstamos.

No debemos olvidar que la ciberseguridad es responsabilidad de todos, por lo cual te invito a que puedas estar atento, que tomes las debidas precauciones al momento de compartir tu información. Protégete y ayuda a proteger a otros.

*Víctor Ruiz es fundador de SILIKN, una startup tecnológica que desarrolla e impulsa un hub de ciberseguridad basado en tecnologías abiertas. La startup es egresada del programa de aceleración de Socialab México.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.