Tecnología

Avanza la vinculación humanos-robots con la Inteligencia Artificial

iCub tomando objetos de un escritorio.

El robot de prueba iCub muestra avances en la IA terapéutica que lo vincula a personas vulnerables para ofrecerles asistencia social.

Los robots con comportamientos similares a los humanos gracias a la Inteligencia Artificial pueden ser percibidos como si tuvieran estados mentales.

Un experimento realizado con 119 personas encontró que, cuando los robots parecen relacionarse con las personas y muestran “emociones” similares a las humanas, los individuos pueden percibirlos como capaces de “pensar” o de actuar conforme a sus propias creencias y deseos y no a través de su software, como realmente sucede.

Este hallazgo puede ayudar a los especialistas en robótica a crear una Inteligencia Artificial terapéutica con la que los pacientes vulnerables puedan vincularse mejor, mostró la investigación publicada en la revista especializada Technology, Mind, and Behavior.

Los participantes en el experimento interactuaron con un robot de prueba parecido a un humano llamado iCub (un robot humanoide de código abierto de un metro de altura que es utilizado para la investigación de la cognición social e inteligencia artificial) que fue diseñado por el Consorcio RobotCub, al que pertenecen varias universidades europeas.

Robot de prueba iCub.

Primero, los investigadores controlaron a iCub de forma remota y lo hicieron actuar de manera acogedora y sociable, mientras que en otros casos lo hicieron actuar de forma más mecánica, además de que le desactivaron los ojos para que no tuviera contacto visual.

En todos los experimentos, se pidió a los participantes que miraran videos documentales junto con iCub. En el primer lote de experimentos, el robot fue programado para responder a los videos con sonidos y expresiones faciales de tristeza, asombro o felicidad, mientras que en el segundo simplemente respondió con pitidos y movimientos mecánicos.

Tanto antes como después de las interacciones de los participantes con iCub, el equipo les pidió que completaran un cuestionario en donde les pedían que evaluaran las imágenes del robot mientras realizaba una serie de acciones diferentes, como interactuar con herramientas. Luego se les pidió que juzgaran las intenciones y motivaciones del robot.

iCub imitando los movimientos de un hombre a su lado.

El equipo descubrió que los participantes que veían videos con el robot con un aspecto más humano tenían mayores probabilidades de calificar sus acciones como si tuvieran pensamiento, intención y emoción en comparación con los que miraban con el robot con forma de máquina.

Esto muestra que los humanos pueden relacionarse más fácilmente con robots que no solo parecen humanoides sino que actúan de una manera más humana.

“A medida que la inteligencia artificial se convierte en una parte de nuestras vidas, es importante comprender cómo la interacción con un robot que muestra comportamientos similares a los humanos podría inducir una mayor probabilidad de atribución de agencia intencional al robot”, dijo Agnieszka Wykowska, investigadora principal del Instituto Italiano de Tecnología y coautora del estudio.“La vinculación social con los robots podría ser beneficiosa en algunos contextos, como con los robots de asistencia social. Por ejemplo, en el cuidado de personas mayores, el vínculo social con los robots podría inducir un mayor grado de cumplimiento con respecto al seguimiento de las recomendaciones sobre la toma de medicamentos”, abundó.

Por Carlos Tomasini

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.