Tecnología

Atención empresas: la neurodiversidad agrega valor al sector de ciberseguridad

Fotografía de un hombre al que solo se le ve a cara y parte de los brazos que lleva detrás de la cabeza. Es un hombre joven, de tez blanca y cabello oscuro, muy corto. Sus brazos permiten ver que usa un suéter rojo. En sentido contrario, de cabeza, se ve el rostro de una mujer de cabello muy largo con algunos rizos que vuelan. Los dos rostros parecen estar recostados sobre una superficie rígida color azul.

Personas con condiciones como dislexia, dispraxia, TEA y TDAH han demostrado habilidades para desarrollarse en área de la ciberseguridad y aquí te explicamos la razón de ello.

Por Víctor Ruiz*

La ciberseguridad es un sector en crecimiento que puede marcar la diferencia a nivel mundial. Sin embargo, es un sector que, de acuerdo con analistas, presenta una escasez constante de talento. La brecha de profesionales de ciberseguridad ha crecido en los últimos años y se acentuó a raíz de la pandemia de COVID-19 y los datos son preocupantes pues, por ejemplo, se estima que para 2024 harán falta más de 10 millones de profesionales en esta área.

Hoy en día, alrededor del 71 % de las empresas en América Latina no encuentran perfiles expertos en ciberseguridad, además de que la cantidad y la calidad de hubs, labs y unidades de seguridad cibernética no son capaces de cubrir la demanda en el mercado.

Pero en términos positivos la industria de la ciberseguridad representa también una gran oportunidad, pues ha tenido 0 % de tasa de desempleo desde 2011 y se espera que crezca un 350 % más en 2022, lo que significa más empleos (con una tasa de contratación del 90 %) y mejores salarios.

Un sector que enfrenta amenazas continuas y tiene una fuerte necesidad de incorporar diferentes tipos de talentos, conocimientos, experiencias y capacidades, se puede ver ampliamente beneficiado al tener un mayor enfoque en la diversidad y la inclusión, especialmente cuando se trata de contratar empleados neurodiversos.

¿La neurodiversidad puede funcionar en el área de ciberseguridad?

La neurodivergencia –también conocida como neurodiversidad– se refiere a las personas que tienen condiciones como dislexia, dispraxia, déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o que pertenecen al espectro autista.

Aunque las personas neurodivergentes tienen características muy distintas, presentan un rasgo en común: la manera en que aprenden y procesan información de todo tipo: como el reconocimiento de patrones, la memoria, las matemáticas, la música, las formas, los colores o el código de los lenguajes de programación.

En este sentido, es importante que, para cerrar la brecha de habilidades en ciberseguridad, las empresas busquen candidatos neurodiversos, especialmente aquellos que cuenten con habilidades para la tecnología.

Las empresas deben darse cuenta de que las personas con discapacidad pueden proporcionar aportaciones invaluables a sus organizaciones ya que, a menudo, tienen un alto desempeño en funciones técnicas.

No debes perderte: ¿Por qué incorporar a las pcd al sector de ciberseguridad?

El principal beneficio es para la organización, pues los equipos diversos también tienden a ser más productivos, innovadores y creativos. Y cuando se trata de ciberseguridad, es esencial tener varios puntos de vista para abordar los complejos problemas de seguridad de la actualidad. Hacerlo solo requiere que las empresas consideren cómo se complementarán los diferentes equipos de personas y establecer un plan de ejecución adecuado.

Neurodiversidad en acción

La neurodiversidad no solo es posible en el campo de la seguridad cibernética, sino que puede representar un elemento de gran valor para las organizaciones.

Por ejemplo, las personas con autismo son ideales para la industria de la ciberseguridad. Suelen sobresalir en los campos en los que se especializan, ya que son capaces de absorber una gran cantidad de información y memorizarla, mientras disfrutan de tareas complejas y tienen un don para el reconocimiento de patrones.

En este mismo sentido, el ejército de Israel ha establecido una unidad de élite con el número «9900», que recluta únicamente a personas del espectro autista para ayudar a identificar patrones en los movimientos de tropas enemigas. Lo anterior es una muestra de que es el momento indicado para que estas personas encuentren un mercado laboral que sepa cómo acoger y utilizar su talento en lugar de excluirlos.

Otro dato interesante es que Scotland Yard ha revelado que la mayoría de los cibercriminales ingleses tienen el síndrome de Asperger. Como las personas con Asperger están muy centradas en los detalles y tienden a ser capaces de demostrar una concentración excepcional cuando intentan encontrar lo que buscan, son excelentes profesionales de la ciberseguridad, a la vez que están extremadamente bien preparados para pensar de forma innovadora.

Considere uno de los ataques de ingeniería social más comunes, por ejemplo, el spear phishing, que es un tipo de ataque en el que un ciberdelincuente suplanta la identidad de una persona de confianza y engaña a la víctima potencial para que haga clic en un enlace malicioso que lo lleve a instalar malware, revelar información confidencial o ejecutar involuntariamente la primera fase de un amenaza persistente avanzada.

A diferencia del phishing, que consiste en mensajes genéricos enviados de forma masiva, el spear phishing es un ataque individualizado. Alguien con una habilidad natural para centrarse en los detalles sabrá que algo no se ve bien en ese tipo de correos electrónicos o mensajes: signos menores en direcciones de correo electrónico, fuentes, etcétera. Las personas neurodiversas tienen tal capacidad de concentración que pueden detectar patrones y descubrir lo que ocurre para ayudar a identificar y detener las amenazas.

Es un hecho, las personas que son neurodiversas podrían ser candidatos ideales para empleos de ciberseguridad, pero a menudo no hay puertas abiertas para contratar a estos trabajadores.

Por lo que es momento para que las organizaciones comiencen a cambiar su enfoque de reclutamiento y selección de sus recursos humanos: es hora de incluir a todas las personas que agregan valor a la fuerza laboral. Una mejor cultura laboral ayuda a involucrar a los trabajadores y aumentar el potencial de crecimiento de la empresa.

Es importante que las organizaciones desarrollen programas de capacitación para poder integrar las diferentes habilidades y especialidades de sus empleados. Con acceso a la educación y los recursos adecuados, las personas neurodiversas pueden hacer cualquier cosa. Y la única discapacidad es cuando las empresas no ven el potencial humano.

*Víctor Ruiz es mentor del Centro de Ciberseguridad 05000 e instructor certificado en ciberseguridad — CSCT™ Fundador de SILIKN, una startup tecnológica que desarrolla e impulsa un hub de ciberseguridad basado en tecnologías abiertas. La startup es egresada del programa de aceleración de Socialab México.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.