Salud

Síndrome de corazón roto ¿mito o realidad que implica salud mental?

Manos sosteniendo un corazón roto de madera en sus manos.

Más allá de lo que pueda suponerse, especialistas en cardiología han documentado que se trata de una condición real similar a un infarto que experimentan 8 mujeres por cada hombre.

¿Quién no ha dicho alguna vez que tiene el corazón roto o conoce a alguien que asegura tenerlo? Generalmente es una expresión que se toma medio a broma y que se relaciona con alguna decepción amorosa; sin embargo, la ciencia ha comprobado que es una condición real y que puede equiparse a sufrir un infarto.
De hecho, estudios apuntan a que por cada hombre que lo experimenta, hay ocho mujeres que sienten dolor en el pecho debido a situaciones emotivas o repentinas e inesperadas y al estrés, condiciones que configuran el llamado síndrome de corazón roto.

La frecuencia aumenta, en la etapa posmenopáusica, cuando se dejó de tener toda la protección hormonal y, en promedio, se tienen más de 68 años, dijo Jorge Gaspar Hernández, director general del Instituto Nacional de Cardiología Ignacio Chávez, en entrevista con el diario Excélsior, con motivo del Día Mundial del Corazón, que se conmemora este jueves 29 de septiembre.

Pero el asunto no queda ahí. Este síndrome también se asocia a la salud mental y es más frecuente, dijo Gaspar Hernández, en aquellas que tienen algún antecedente de condiciones neurológicas o psiquiátricas, ya que son quienes podrían responder de forma más intensa a las presiones emocionales.
“La pérdida de un ser querido o la pérdida de un trabajo con un aviso inesperado. El primer caso que se reportó en América Latina, lo ubicamos aquí en el instituto en 2004”, detalló el especialista.

“Se trató de una señora viuda, con quien fueron a su casa, le tocaron y le avisaron que le iban a embargar. Entonces ese tipo de sorpresas, de angustias, afectan al corazón”.

Los primeros síntomas que se presentan, precisó, sugieren un infarto al miocardio porque hay el típico dolor en el pecho y, al acudir a urgencias, un electrocardiograma registra las alteraciones.

Pero, ¿el corazón se rompe? 

El especialista explicó que por cada cien pacientes que son atendidos a consecuencia de un infarto, entre 2  y 3 presentan el síndrome de corazón roto.
La enfermedad -también conocida desde 1990 como el síndrome de Takotsubo– no rompe de manera literal al corazón, pero sí afecta de manera importante al músculo y a su contracción.

No obstante, el 97 por ciento de quienes desarrollan el síndrome sobreviven y se recuperan por completo, ya que, a diferencia de un infarto, no se daña ningún tejido del corazón.

“La diferencia con un infarto es que en el síndrome del corazón roto, no hay elevación de enzimas”.

¿Cómo puede evitarse?

El director general del Instituto Nacional de Cardiología afirma que para mantener la salud es vital que las personas controlen su estrés, pero si se pertenece al grupo de riesgo que es más susceptible a padecer el síndrome de corazón roto, se recomienda incluso, el apoyo psiquiátrico para evitar que las emociones se desborden y afecten al miocardio.

“La persona que es muy nerviosa, muy angustiada, es recomendable que aprenda  a manejar estos aspectos ya sea con medicamentos o con atención especializada. De hecho, durante la fase aguda del síndrome del corazón roto, parte del manejo es la sedación del paciente para tranquilizarlo. Y posteriormente se le recomienda el uso de tranquilizantes, entre otros tratamientos, señaló.

Por Redacción Yo También

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.