Fotografía con efecto blanco y negro y un patrón de líneas transparentes sobre el rostro Jan Patrik Bazant.
Opinión

¿Por qué yo?

En el amor propio, la bondad, el agradecimiento y la ayuda al prójimo se descubre un proceso de sanación y desarrollo.

Por Jan Patrik Bazant Fabre*

¿Qué me pasa? ¿Por qué pienso, siento y me comporto de esta manera?

Hoy me encuentro muy bien, es un buen día ¿y mañana? Sabemos que es incierto, pero podemos efectuar cambios en nuestro beneficio. Ningún ser humano se salva de experimentar en su proceso de vida esas altas, bajas, medias y no medias en diferentes contextos de su vida.

No fue fácil entender y aceptar mi trastorno bipolar, he aprendido a vivir con la condición aceptándola y afrontándola dignamente, sin miedo ni prejuicio hacia mí mismo. Me he convertido en experto por experiencia. Esto se debe a la conciencia de mis fases y al control y trabajo constante y permanente sobre las mismas.

Las clasificaciones no van conmigo. “Soy Bipolar” no, no. Soy un hombre que vive con una condición de salud mental en su cerebro y se trata como si se tratase de cualquier otra enfermedad. Existen muchas disciplinas que nos ayudan en el proceso de rehabilitación, entendimiento y sanación como la Psicoeducación, refiriéndonos al entendimiento y enseñanza que se proporciona a las personas que tienen un diagnóstico psiquiátrico o trastorno mental en áreas como apoyo emocional, psicológico, entrenamiento físico y cambios en hábitos disruptivos por mencionar algunos temas.

Uno de los buenos hábitos que podemos aplicar es despejar la mente caminando, inhalando y exhalando profundamente; esto trae consigo efectos psicosomáticos benéficos al reducir inmediatamente los síntomas de ansiedad y estrés que están correlacionados.

El trastorno bipolar tiene tres fases: la manía, la depresión y la eutimia. 

En un episodio maníaco he experimentado mucha creatividad, energía, me siento empoderado, inteligente y más elocuente. Me siento poderoso. 

En una fase depresiva me he observado en un túnel obscuro, mi existencia de vida no tiene sentido y siento un desinterés por muchas actividades que antes disfrutaba, sin embargo, con la eutimia descubrí una esperanza, ya que la misma es en sí un poderoso nutriente psicológico; estando ahí supe que era el estado de ánimo normal buscando a toda costa mantenerlo constante y prolongadamente, es mi centro emocional, el paraíso.

Necesitamos darle a esta condición una perspectiva de aprendizaje y crecimiento. No estigmatizarnos, ni estigmatizarla. Optemos por tomar decisiones que nos sumen en el día a día para empezar a cambiar nuestra forma de pensar en torno a el trastorno bipolar. Es posible llevar una vida perfectamente normal, estable y feliz. Si queremos, podemos lograrlo.

Hoy en día se ha incrementado exponencialmente la problemática de salud mental a nivel global, entonces, ¿Por qué la estigmatizamos? ¿de qué tenemos miedo? El origen del mal se encuentra arraigado en el imaginario colectivo de la sociedad que padece una patología. ¿Irónico, no?

He encontrado un escape a “mi bipolaridad” en el amor propio, la bondad, el agradecimiento y la ayuda al prójimo. Al trabajar estos importantes temas he descubierto que estoy en un proceso de sanación y desarrollo.

En mi experiencia sé que la familia es indispensable, ya que al entender qué me sucede puedo además externarles mis necesidades y lo que me pasa para que me ayuden y a su vez yo ayudarlos siempre procurando ser empático, comunicando asertivamente e identificando las circunstancias y necesidades de mi familia así como ellos las mías. Con la suma de esfuerzos y tesón hemos logrado un equipo.

Muchas bendiciones y luz en sus respectivos procesos.

*Jan Patrik es licenciado en Derecho, con especialidad en Derecho Internacional por la Universidad de las Américas Puebla. Director Jurídico para PlanetUp startup, que promovió el desarrollo de proyectos en energía renovable en San Francisco, California. Certificado en Psicoeducación por Voz Pro Salud Mental con el curso “Tierra a la Vista”. Guía actualmente el “Grupo Desafío” también para Voz Pro Salud Mental: un grupo multidisciplinario para personas con discapacidad psicosocial.  Es consultor en Desarrollo Humano y Psicoeducación para la Escuela de Negocios Internacionales (ESNEIN). Lo puedes contactar en  jpbazantf@gmail.com.