Fotografía en blanco y negro con efecto de líneas sobre el rostro de Daniel Ríos Villa, un hombre joven, calvo, aparece mirando al lado izquierdo, sonriente, trae puestas unas gafas anchas, especiales para personas con discapacidad visual, con barba de candado poco tupida, trae puesto un chaleco traje formal con corbata y camisa.
OpiniónPunto ciegoTecnología

eSight, la belleza de lo que no se ve

Invertir en tecnologías de asistencia no solo es una buena decisión de negocio, sino que nivela la cancha para que las personas con discapacidad se conviertan en la mejor versión de sí mismas.

Por Daniel Ríos*
Punto ciego

Cuando vives con algún tipo de discapacidad, sueles enfocarte en todas las cosas que no se pueden hacer, como si el mundo se empeñara en recordarte lo que parece estar fuera de tu alcance al no poder ver, oír, moverte o interactuar de la misma forma que aquellos que te rodean. Y aunque las personas con discapacidad tenemos que esforzarnos mucho más que los demás para conseguir, al menos, los mismos resultados, la frontera entre lo que podemos y no podemos hacer se traza en función de la flexibilidad del entorno para adaptarse a nuestras diferencias. 

No debiera sorprendernos la compasión y el amor que inspiraron inventos extraordinarios para que las personas con discapacidad recuperaran su autonomía. Creaciones de Pellegrino Turri y Alexander Graham Bell, cambiaron el rumbo de la historia mientras intentaban devolver a su esposa y su madre, respectivamente, la habilidad de escribir y escuchar. El resultado de su ingenio mejoró la vida de millones de personas al crear los precursores de la máquina de escribir y el teléfono. 

Hoy, el internet y los teléfonos inteligentes han marcado un antes y un después en la manera en la que aprendemos y nos interrelacionamos, tanto en el mundo físico como en el virtual. En 2009, el iPhone 3 incorporó por primera vez funciones de accesibilidad visual, auditiva y motriz que posteriormente fueron replicadas por sus competidores. Actualmente, la aparición de aplicaciones de lectura y descripción de imágenes, transcripción de conversaciones en tiempo real o dispositivos que utilizan inteligencia artificial, ofrecen posibilidades casi ilimitadas en la cruzada para construir un mundo accesible.

Ahora bien, las empresas desarrolladoras de tecnología accesible enfrentan diversos retos para alcanzar la rentabilidad y seguir produciendo, incluso, en los países con mayor poder adquisitivo. Muchas de estas empresas no obtienen la escala necesaria, ni el financiamiento para sobrevivir las etapas iniciales, y las tecnologías que desarrollan no logran madurar sin importar lo prometedoras que sean. Entonces, ¿es económica y socialmente rentable que las empresas inviertan en construir un mundo accesible?

En la última década, muchos fondos de capital han preferido invertir en empresas que privilegian la sustentabilidad, cuidado al medio ambiente e inclusión, al considerar que pueden adaptarse mejor a los riesgos y ofrecer mayor rentabilidad en el largo plazo. Con un mercado potencial que representa casi mil millones de personas a nivel mundial e ingresos esperados de más de siete trillones de dólares, el financiamiento con capital de riesgo para startups que desarrollan tecnologías de asistencia casi se duplicó entre 2012 y 2017, permitiendo a compañías como User 1st, SignAll o WHILL continuar con el desarrollo de software accesible y sillas de ruedas eléctricas.

Entendiendo esto, parecería que invertir en tecnologías de asistencia es una buena decisión de negocio, al mismo tiempo de que nivela la cancha para que las personas con discapacidad se conviertan en la mejor versión de sí mismas.

En mi caso, con una retinopatía avanzada, el uso de tecnologías de asistencia como eSight trajeron de regreso mucho más que la posibilidad de ver colores, texturas o incluso la habilidad de leer. Estos sofisticados telescopios electrónicos me permitieron cruzar de nuevo la frontera de lo que puedo y no puedo hacer, pues lo esencial siempre será invisible para los ojos. 

En AT&T México es un enorme orgullo iniciar esta alianza con Fundación Yo También para generar espacios de discusión y crear contenidos especializados sobre nuevos desarrollos de tecnología accesible.

Acompáñennos en esta Ítaca hacia la universalidad y los derechos fundamentales de las personas con discapacidad que, como dice el poema de Kavafis, será un viaje largo, colmado de experiencias y lleno de aprendizajes.

*Daniel Ríos es Vicepresidente Adjunto de Asuntos Externos y Sustentabilidad en AT&T México. @daniriosv

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.