Opinión

Asistencia sexual para personas con discapacidad

Roxana Pacheco Martínez

El contacto humano es fundamental para la salud y el bienestar físico y emocional; si una persona con discapacidad no puede satisfacer esa necesidad, requiere de un tercero que le apoye, es decir, de un asistente sexual.

Hablar solamente sobre los derechos sexuales y reproductivos de las personas con discapacidad (pcd) sin conocer a profundidad las disfunciones, complicaciones, limitaciones y barreras que enfrentan, ignorando el impacto de la condición en su cosmovisión, autoestima y relaciones interpersonales, aunado a los deficientes servicios que reciben en materia de salud sexual y reproductiva, se vuelve un ejercicio ocioso mientras no haya políticas públicas con perspectiva de discapacidad y un sistema de apoyos que los garantice.

Educación sexual integral diferenciada por tipo de discapacidad, servicios de salud especializados, accesibilidad universal en las instituciones de salud con ajustes razonables, ayudas técnicas, sistemas de comunicación accesibles, tecnologías de apoyo y personal capacitado que ofrezca asistencia a las personas que lo requieren en la intimidad, todo con enfoque biopsicosocial y atendiendo los deseos y decisiones del individuo, es lo que en realidad se requiere.

Los profesionales de la salud y la educación que atienden a este colectivo deben conocer a profundidad todo lo que viven las personas con discapacidad en la intimidad y las diferentes alternativas que tienen para que puedan vivir su sexualidad plenamente. Es aquí donde entra la figura del Asistente Sexual. Ese profesional que participa como un apoyo para que la pcd pueda tener un contacto erótico íntimo, ya sea consigo misma o con otres.

El contacto humano es fundamental para la salud y el bienestar físico y emocional. Cuando una persona no puede satisfacer esa necesidad, precisa de un tercero que le apoye.

Imaginemos la vida de una persona con discapacidad motriz severa, por ejemplo, que sólo es tocada por quien lo cuida cuando la baña o la viste, o bien, por los profesionales de la salud cuando va a consulta o a terapia, pero que nunca recibe una caricia humana, un contacto psicotáctil-afectivo-confirmante, como dice Alfonso Ruiz Soto, ¿qué pensará de sí misma en relación con la otredad? ¿Cómo satisface el hambre de piel y el deseo de vivir todas las facetas del Ser?

La historia de Mark O´Brien, periodista y poeta estadounidense cuadripléjico a causa de la polio, inspiró la película basada en su vida: Las sesiones (The Sessions). En ella se cuenta la historia de un hombre que vivía aislado en un pulmón de acero y que a sus 38 años decidió contratar a una asistente sexual para sentir placer, hecho que le cambia la vida. Luego de esa experiencia, en la vida real, Mark escribió un libro titulado: “El día en que me convertí en humano”.

La Asistencia Sexual no es sinónimo de prostitución y no debe ser estigmatizada. No es un delito, es un derecho. Aquí no hay trata de personas.

Desmitificar la figura del Asistente Sexual, instruirlo, capacitarlo y empoderarlo es importantísimo. Tenemos que transitar a modelos de atención sexual más evolucionados y sin prejuicios como sucede en otros países donde la Asistencia Sexual es un tema de salud pública, asumida por el Estado.

Es tiempo de impulsar los servicios de Asistencia Sexual profesional para las personas con discapacidad en México como parte de los sistemas de apoyo a los que tienen derecho para el ejercicio pleno de sus derechos sexuales.

Se debe sensibilizar a los servidores públicos y, en general, a todas las personas que atienden a este grupo social a fin de ofrecerles un panorama más amplio y realista sobre lo que las PcD realmente necesitan, más allá del discurso sobre derechos humanos.

Por Roxana Pacheco *

* Roxana Pacheco Martínez es licenciada en Mercadotecnia. Tiene discapacidad motriz; es parapléjica desde 2009. Fundó y dirige el Instituto Mexicano de Sexualidad en la Discapacidad, S.C.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.