EditorialOpinión

Al vapor

Bárbara Anderson

México está dando examen ante el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad con más pendientes que los que tenía en 2014 y sin muchos planes a futuro.

Por Bárbara Anderson

Podríamos decir que muchas de las políticas públicas vinculadas con la discapacidad tienen la ventaja de que no engordan… porque están hechas al vapor. 

Ayer comenzaron los tres días de evaluación de todos los países que firmaron la Convención por los Derechos de las Personas con Discapacidad. 

Desde Ginebra, el Comité sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (un organismo de expertos independientes) evalúa cada cuatro años los avances, los pendientes y ‘las áreas de oportunidad’ que tienen los 148 países que adhirieron a este tratado internacional. 

Y claro, ahí está México no sólo como uno de los países que ratificó la Convención sino porque buena parte de los cromosomas de esta ley internacional son nuestros: el activista Gilberto Rincón Gallardo fue uno de los impulsores fundacionales desde 2001. Tanto fue su impronta y la coalición que logró a nivel mundial que la firma por parte de cada país (que le corresponde al Presidente en funciones) en nuestro caso fue cedida por Vicente Fox a don Gilberto hace ya 14 años. “Sin ustedes, sin México me atrevo a decir y no es una hipérbole, que no tendríamos hoy una Convención ni estaríamos aquí evaluando su aplicación mundial, por ello, gracias”, dijo en su discurso de apertura Markus Schefer, co-relator por México ante la Organización de las Naciones Unidas. 

Desde 2007, cada país presenta sus resultados ante el Comité cada cuatro años, quien, como todo evaluador, devuelve muchas preguntas y palomea pendientes para luego entregar recomendaciones y tareas. Y sí que las hay en el caso de nuestro país. 

Son tres sesiones de poco más de dos horas cada una (el 17/18 y 21 de marzo) que pueden verse o escucharse en directo aquí

Si bien ayer por la mañana fue la primera, creí importante comentar sobre cómo nos fue en esta primera parte. La comitiva mexicana la preside la secretaria de Bienestar, Ariadna Montiel. Pero no desde Ginebra, sino que de manera virtual desde México. 

Llamó la atención que estuviera presente (y con discurso y todo) Rosario Piedra Ibarra, presidente de la Comisión Nacional de Derechos Humanos y del mecanismo de monitoreo independiente de la Convención. “Este no es un espacio para esta institución, que debe presentarse en otro espacio designado para ello”, reclamaron algunos amigos de organizaciones civiles. 

Markus Schefer declaró que le preocupa que hace cuatro años se veía una estructura incipiente, organizaciones y leyes encaminadas a permear la Convención en el país, pero que se han ido difuminando por la falta de recursos. Fue el único que dijo preocuparle que el Consejo Nacional para el Desarrollo y la Inclusión de las Personas con Discapacidad (CONADIS) lleve tres años sin dirección, que no se tomen en cuenta ni se consulte a personas con discapacidad ni a las organizaciones civiles que las agrupan para temas centrales de políticas públicas y que las ayudas todavía muestran a las personas con discapacidad como dependientes de caridad y no como titulares de derechos. “Leyendo el informe me preocupa la difícil situación de las niñas y de las mujeres con discapacidad en todas las esferas que no tienen apoyo ni en salud ni en justicia. Hay denuncias muy graves desde México que merecen una respuesta en estos tres días de diálogo”, agregó el funcionario suizo. 

Si no los aburrí hasta ahora les regalo algunas perlitas y frases que no resisten el menor trabajo de fact checking que surgieron en las dos horas de ponencias: 

  • La secretaria Montiel arrancó su discurso diciendo que en México viven 6.2 millones de personas con discapacidad (5,1% del total de la población de mujeres y 4,7% de hombres). ¿Se olvidaron de pasarle una tarjeta actualizada con los datos del Censo 2020 que indican que en nuestro país 16,5% de la población vive con alguna discapacidad, es decir 20.8 millones de mexicanos? Según sus datos solo 15,3% de quienes tienen alguna discapacidad viven en situación de pobreza. Y arrancó tan rápido que en varias oportunidades le tuvo que pedir el presidente de la sesión que por favor hablara más pausado. 

Algunas de las frase de su discurso:

  • “Para cumplir con la Convención el Presidente reformó la Constitución en 2020 para darle rango constitucional a la entrega de apoyos económicos, de pensiones a personas con discapacidad permanente”. 
  • “En México nos ha llevado tiempo pacificar el país pero sabemos que la fórmula es atender al fondo y por eso implementamos la pensión para personas con discapacidad”.
  • “Estamos erradicando la vieja costumbre de darle dinero a las organizaciones intermedias y le entregamos los recursos directamente a la gente. Ya 3,5 millones de mexicanos reciben la pensión por discapacidad y de ellos 1 millón son menores de 29 años”.
  • “Como dice nuestro Presidente y como decía Simón Bolívar, el sistema de gobierno más perfecto es aquel que produce la mayor suma de felicidad posible, mayor suma de seguridad social y la mayor estabilidad política”. 
  • “Del régimen neoliberal recibimos un país en extrema pobreza y desde que inició nuestro gobierno las personas con discapacidad se han convertido en uno de los temas prioritarios de la agenda de nuestro Presidente”
  • “Nuestro Estado ha construido una agenda en beneficio fundamentalmente de las personas con discapacidad con la implementación de las mejores prácticas internacionales en materia de educación pública
  • “La mayor inversión y esfuerzos de nuestro gobierno están enfocados en el derecho universal a la salud a pesar incluso de la pandemia”

Luego fueron respondiendo distintos miembros del ‘lado’ mexicano que respondieron con verbos en potencial (haríamos, pondríamos…), y nos enteramos de datos que (al menos yo) no tenía:
* que hay 40 personas especializadas en temas de discapacidad dentro del Instituto Nacional de Migraciones recorriendo las distintas estaciones migratorias y apoyando en lo que necesiten los migrantes con discapacidad. 

* Que la SRE tiene una alianza con la Cruz Roja para apoyar y repatriar a los migrantes víctimas de accidentes y mutilaciones en su paso por nuestro país (como las que han sucedido en el Tren la Bestia).

* Que ya hay criterios de los más altos estándares internacionales en materia de accesibilidad y diseño universal para el ingreso físico y digital a todos los servicios del estado mexicano.
.

Yo También, como organización civil, forma parte del Observatorio Ciudadano de Discapacidad y Agustín de Pavía (uno de nuestros fundadores) además, es parte de los abogados especializados en migración y discapacidad dentro del Instituto de Defensoría Pública. 

Seguiremos desde nuestra Redacción las dos siguientes jornadas de evaluación, donde al menos yo espero que nuestro gobierno esté a la altura de los relatores y de sus preguntas genuinas y reales sobre la grave situación y olvido que viven las personas con discapacidad en nuestro país. 

Espero que tengan tiempo para dar respuestas igualmente honestas y con menos carga política y propagandística, con más humildad y verdad en los datos que proporcionan.
Porque de este lado no habremos 6 millones sino más de 20 millones de pares de ojos mirando este evento y escuchando qué dicen sobre lo que hicieron o prometen que harán. 

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.