Fotografía de el patio de una escuela donde se encuentran los estudiantes disfrazados realizando una coreografía frente a los padres de familia.
Notas

La escuela inclusiva que sobrevive a la pandemia sin cobrar colegiatura

Karina González Fauerman                 

Al principio de la pandemia, cuando comenzaron las clases en línea, en la escuela CEPI (Comunidad Educativa y Psicopedagógica Integral), dirigida a alumnos con discapacidad intelectual, autismo, trastornos cognitivos y de lenguaje, se cobró la colegiatura de abril y de mayo. Sin embargo, este formato no funcionó y los planes cambiaron.

“Vimos que no resultaba, que los niños no se conectaban a veces ni siquiera cinco minutos, se salían y eran dispersos. Entonces, con empatía, pero sobre todo con honestidad, decidí avisarles a los papás que no pagaran la colegiatura y que solamente les íbamos a mandar por correo algunos planes de trabajo de lectoescritura, matemáticas y vida independiente para hacer en casa.

“No es justo para los alumnos ni para los padres que permanezcan sentados durante largas horas de manera receptiva y pasiva”, explica Marcela Echeverría, directora del CEPI desde hace 28 años.

Pero entonces, ¿cómo le ha hecho este colegio para poder pagar los gastos de renta, luz, teléfono, agua y predial? Tuvieron que liquidar a cinco maestros y explorar otras opciones, como impartir clases en línea para docentes, padres de familia y profesionistas. Ocasionalmente, también, reciben donativos.

Además, precisa la licenciada en neurolingüística y pedagogía con especialidad en intervención temprana, ha solicitado apoyo por parte del gobierno.

“He ido cerca de 15 veces a Sacmex porque supuestamente manejan reducción en el pago del agua, pero cada vez que voy me piden un trámite distinto. Llevo cuatro meses intentándolo y no lo logro.

“Sería un gran apoyo que pudiéramos contar con descuentos en los servicios. De esta forma, podríamos dirigir nuestros recursos hacia los alumnos, con mejores materiales y mayor número de profesionales”, subraya Echeverría.

Debido a la situación, ha pensando en cerrar la escuela, pero todavía tiene esperanzas de mantenerla abierta, aunque no sabe por cuánto tiempo más sea posible hacerlo.

Una propuesta educativa flexible y concreta

Desde el punto de vista de Echeverría, las clases en línea funcionan en muy pocos casos para los alumnos con ciertas discapacidades.

“Sus periodos de atención son muy cortos, se dispersan con facilidad y no alcanzan a integrar contenidos académicos abstractos; con ellos la enseñanza debe ser muy concreta y con experiencias vivenciales y esto vía remota es sumamente complejo.

“La educación no es igualitaria, pues los niños con necesidades especiales no tienen la misma accesibilidad para aprender, son más vulnerables y requieren de mayor asistencia”.

Propone un modelo educativo constructivista, centrado en el alumno, flexible, concreto, específico y significativo para observar, palpar y ejecutar con guía. Aconseja que los contenidos académicos sean integrales y promuevan la independencia y autonomía.

“Para evitar un atraso en el desarrollo de los niños, les pedimos a los papás que trabajen con ellos matemáticas en la vida funcional y práctica, que pongan a sus hijos a contar cuántos tenedores hay en la mesa y que repartan tenedores y cucharas. Que elaboren la lista del super (los que puedan leer y escribir) y lean recetas.

“Otra alternativa es dar un tema de debate para compartir a la hora de la comida y pedirles su opinión para que participen en la plática; esto estimula el lenguaje. Mandamos estas tareas por correo personalizadas a las necesidades de cada alumno, ya que el nivel de desarrollo es muy heterogéneo”.

El regreso a clases, apunta, debería analizarse en cada caso. Si el alumno puede permanecer con un cubrebocas y aguantar una careta durante toda la jornada escolar, podría estar en grupos reducidos con tres o cuatro compañeros. Sin embargo, hay quienes no pueden hacer uso adecuado del material de seguridad, por lo que solamente se les expondría al contagio. 

¿Qué es la educación inclusiva?

  • La Educación Inclusiva debe entenderse como un principio rector destinado a alcanzar niveles deseables de integración escolar de todos los estudiantes; supone la formulación y  aplicación de estrategias de aprendizaje que den respuesta a la diversidad del alumnado, generando las bases de una educación con  las mismas oportunidades para los niños, niñas y adolescentes con discapacidad. 
  • La UNESCO (Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura) colabora con los gobiernos y sus asociados en la lucha contra la exclusión y las desigualdades en el ámbito educativo. En lo referente a los grupos marginados y vulnerables, la UNESCO presta atención particular a los niños con discapacidad por ser desproporcionadamente mayoritarios entre la población infantil no escolarizada.

Testimonio: 

“Suspendieron las clases en CEPI y está a punto de cerrar, pues no recibe colegiaturas. Mi hijo tiene autismo y no puede tomar clases virtuales. Antes le daba las clases yo, pero ahora pago doble cuidador. Mi hijo se la pasa viendo películas y videojuegos. Se está atrasando muchísimo y tenemos mucho miedo de perder nuestra escuela”, Mónica Mesa, mamá del CEPI.


¿Conoces una escuela que pasa por algo similar? ¿cuál ha sido tu experienica respecto a las clases a distancia si eres madre, padre, o persona que apoya a una persona con discapacidad?


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.