Fotografía del busto de Joaquin finics en su papel del guasón donde lo podemos ver maquillado de payaso con la vista baja y su traje puesto
Notas

Joker tocó fibras sensibles en la sociedad y en la Academia

Este lunes Joker, cinta dirigida por Todd Phillips, obtuvo 11 nominaciones a los Oscar, entre ellas la de Mejor Película, Mejor Director y Mejor Actor para Joaquin Phoenix, quien, de acuerdo con diversos medios, es el favorito para alzarse con la estatuilla dorada.

El personaje de Phoenix, Arthur Fleck, tiene epilepsia gelástica, un trastorno que lo lleva a reírse sin control en los momentos menos oportunos. Este tema, muchas veces está asociado a un estereotipo desinformado de la discapacidad, esto por ignorancia de los guionistas o la caricaturización que sufren con el fin de generar mayor impacto dramático. En ese sentido, Álvaro Cueva señalaba en su columna Guasón y la discapacidad que esto termina reforzando la idea de que las personas con discapacidad son malas.

“¿Qué necesidad había de asociar la maldad de El Guasón con la epilepsia gelástica? ¿Hubiera pasado algo si esta situación jamás se le hubiera ocurrido a los escritores” cuestionó en su análisis. 

No obstante, hay médicos que aseguran que Joker es un gran documento sobre la salud mental, porque en el protagonista “existen múltiples factores que detonan su enfermedad, como genes desconocidos pero de alto riesgo; crianza caótica, trauma craneano, nadie siente empatía por él, tiene acceso a armas y además, en un sistema médico fallido, le dejan de suministrar los medicamentos que lo ayudaban”, explicó Alonso Siestra, neurólogo del comportamiento en el Hospital Ángeles Lomas en el portal Tomatazos.

Tras ganar como Mejor Actor en los premios Critic Choice, Joaquin Phoenix se dirigió al guionista Scott Silver y al director Todd Phillips, de quienes dijo que “tomaron un personaje de cómic y lo usaron para hablar de trauma infantil, violencia con armas, aislamiento y salud mental. Invitaron a la audiencia a ver cómo se siente ser uno de los olvidados. Y lo aprecio profundamente”.

¿Tu qué opinas?