Fotografía de una mujer frente a una computadora tomando clase, ella esta usando un cubrebocas y tiene sus manos sobre la computadora. En ella se alcanza a ver otra persona con cubrebocas
Especial: Coronavirus, información accesibleNotas

El resurgir (menos pensado) de la Prepa en línea

Por Bárbara Anderson

El Presupuesto de Egresos de 2020 de la Secretaría de Educación Pública (SEP) le dio uno de los mayores tijeretazos (97.6%) a un modelo educativo a distancia que parecía no estar en las prioridades del nuevo gobierno. 

Le quitaron unos 50 mdp (de un presupuesto de 200 mdp), con lo cual alcanza para mantener la estructura tecnológica y los sueldos de los 2,800 tutores y supervisores pero que automáticamente achicó la cantidad de vacantes nuevas para estudiantes. Como referente, en 2019 se inscribieron a estas aulas virtuales 54,486 alumnos y para la convocatoria de este año (en febrero) solo hubo 21,000 espacios. En un solo año, este modelo (creado en 2014) perdió 60% de sus alumnos nuevos. 

Pero bastó una epidemia inesperada, un nanovirus, para que de golpe este modelo desdeñado quedará al centro de las opciones ya probadas de educación. 

Desde marzo la SEP mandó a todos sus alumnos a estudiar a sus casas, creando de volada programas alternativos en televisión abierta (no accesibles, por cierto) para alumnos de primaria, secundaria y preparatoria. 

En noviembre pasado, los maestros de la Prepa en Línea-SEP se manifestaban en la puerta de Palacio Nacional pidiendo que les pagaran los sueldos ante la alerta de que este sistema de estudios se iba a eliminar. Sus alumnos representan 13% del total de alumnos de la educación media superior.

Hoy esos profesionales tienen el mejor conocimiento para aportar a la Secretaría que los quería reducir a su mínima expresión: saben convertir programas presenciales en módulos virtuales, dar seguimiento vía whatsapp o digital a los 151 mil alumnos activos y evaluar sus trabajos que en pocos días ya están reflejados en sus libretas virtuales. 

No hay que inventar el hilo negro, ni inventarse de cero planes de estudios a la distancia; solo hay que voltear internamente y aprender de un modelo educativo que ya lleva seis años, 19 generaciones, 48,000 egresados y 302 mil inscritos. 

Desde antes de esta epidemia, los alumnos de la Prepa en Línea hacen sus presentaciones desde su computadora, tableta o celular y forman grupos de WhatsApp para trabajos en equipo. 

Para el seguimiento de esta enorme aula virtual hay 2,800 profesores y facilitadores. 

El modelo ha funcionado por la flexibilidad que ofrece a personas que trabajan, que tienen hijos o que por alguna condición no pueden acceder a la educación estándar.

La actual crisis sanitaria ha demostrado la importancia de la educación a distancia, de los modelos de capacitación virtuales y de la flexibilidad de clases y horarios para dar la cobertura necesaria. 

A distancia sí, inclusiva también 

Según datos de los propios tutores, a la fecha hay 5,000 alumnos con alguna discapacidad cursando alguno de los módulo de la Prepa en Línea-SEP. 

Hay accesibilidad en este programa, pero no en los lanzados el mes pasado por la SEP en televisión. Es necesario incluir desde closed caption hasta intérprete de Lengua de Señas Mexicana. 

“Descubrimos recién ahora que nuestros chicos no pueden interactuar por ZOOM, que no saben cómo reaccionar con la cámara y vamos a tener que capacitarlos en ello”, me decía días atrás Rita Romanowsky, fundadora de Incluyeme y directora de Calidad de Vida de esta institución que apoya la inclusión de personas con discapacidad intelectual. 

En el caso de APAC, la asociación de apoyo a personas con parálisis cerebral, entregaron materiales vía teléfono o e-mail a los padres pero no solo son tareas (como cualquier alumno estándar) sino también instructivos de las terapias sensoriales y físicas para los alumnos. “De repente no solo seremos maestras sino también terapeutas”, dice una de las madres de un alumno de la primaria de esta Asociación quien ahora tiene el celular de todo el personal para apoyo y asesoría extra de este modelo a distancia. 

La educación a personas con discapacidad es mucho más personalizada que la educación estándar y necesitará de apoyos extras. Y por supuesto de presupuesto extra. 

Tal vez el COVID 19 sea más convincente que los maestros con sus cartulinas frente a Palacio Nacional y este año, el Presupuesto de Egresos de la SEP regrese fondos a la Prepa en Línea, un modelo que se deberá trasladar su conocimiento a todos los demás niveles educativos para estar listos para una nueva manera de estudiar (o de quedarse en casa).


*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.