Fotografía de cuerpo completo de una de las cuidadoras de Autismax vestida de negro acompañando a un niño en un cuarto de juegos mientras el sube un pequeño puente
Notas

Autismax: otra vez a punto de ser desalojado

Por  Abraham Reza 

Después de tres años de pleitos legales, el gobierno municipal en Tlalnepantla, Estado de México decidió comenzar con el proceso de expropiación de un terreno de 3 mil 500 metros cuadrados donde desde hace tres décadas viven y estudian personas con discapacidad en tres organizaciones: el Hogar Infantil Autismax, la casa Infantil San Luis Gonzaga y una escuela para niños y jóvenes con síndrome de Down.

La presidencia municipal se amparó ante el Juzgado Cuarto de Distrito, con sede en Naucalpan, también en el Estado de México. Buscan que el terreno sea expropiado para entregárselo a una constructora, Grupo FRISA. Actualmente viven ahí 75 personas con autismo, síndrome de Down y parálisis cerebral.

María León, presidenta del Patronato de Fundación Autismax, explicó a YoTambién que actualmente cuentan con el apoyo de las autoridades en Tlalnepantla, algo que se dio luego de que Grupo FRISA incumpliera la fecha que tenía pactada para llegar a un acuerdo que beneficiara a las  partes.

“En una reunión que tuvimos el 8 de julio, el licenciado Alejandro Ozuna Rivero, secretario general de gobierno del Estado de México, nos dijo que sí nos moverían del sitio, y que seriamos reubicados en algún terreno que Grupo FRISA proporcionaría. La fecha para hacer válida esta propuesta estaba establecida el 22 de julio, pero ésta jamás fue entregada, es decir incumplieron”.

María asegura que pensó que Grupo FRISA se había “echado para atrás” en el tema del embargo del terreno, pero el 2 de noviembre una notificación les dejó claro que no.

“Llegó una notificación de desalojo del Juzgado Cuarto Civil de primera instancia en Naucalpan. En el documento el Juez pedía que al menos 40 elementos de la policía antimotines llegaran hasta el lugar donde se encuentra Austimax para proceder con el desalojo. Afortunadamente ese día no llegó el notario y sin él no se pudo proceder al desalojo”, detalló Maria.  

Erick Alberto García, abogado de las instituciones, aseguró que solicitar policía antimotín para desalojar a niños y jóvenes con discapacidad, algunos de ellos sin movilidad, representa una arbitrariedad por parte de la autoridad judicial porque va en contra de los intereses superiores de la niñez, que por ley deberían proteger.

Se encuentran en total incertidumbre, porque no saben en qué momento los abogados de Residenciales Modernas, filial de la inmobiliaria FRISA, volverán a intentar el desalojo.

Un conflicto que se pudo haber evitado

Para Jorge Villalobos, presidente del Centro Mexicano para la Filantropía, este conflicto se pudo haber evitado si la organización hubiera cumplido con sus  obligaciones legales en tiempo y forma al regularizar y tener la escritura del terreno que les fue donada en 1987.

“Las organizaciones tenemos la obligación de cumplir, desde nuestros órganos de gobierno. Solo que algunas no le dan la importancia debida a estos temas que son sustantivos”, explica Villalobos.

Sin embargo, señaló que, ahora que ya existe el problema, es responsabilidad del gobierno estatal y municipal apoyar a las organizaciones, desde la Junta de Asistencia Privada, para evitar que los niños queden desamparados. 

“Si fue un donativo del Edomex, sería conveniente que sea el mismo estado quien regularice la donación con el apoyo de la Junta de Asistencia Pública del mismo Estado”, finalizó.

A la par del amparo que interpuso el municipio, María León escribió una carta al gobernador del Estado de México, Alfredo del Mazo Maza, en el que solicitan aplicar el derecho de preferencia para los niños no sean desalojados de las instalaciones y puedan continuar ahí.

“Aquí lo grave es dejar la terapia, ninguno de los niños pueden dejar la terapia tanto tiempo porque les hace mucho daño y genera un retroceso en su tratamiento. Si van avanzando en lenguaje, les da angustia, agobio, y estrés”. 

Será hasta enero del 2020 cuando el Juez Cuarto de Distrito entregue la aceptación o el rechazo del amparo interpuesto por el municipio de Tlalnepantla a favor de las tres instituciones.

El predio

El predio en conflicto, de unos 3 mil 500 metros cuadrados, se encuentra en Avenida Fuentes de Satélite, número 5, Ciudad Satélite. Es un espacio con áreas verdes y que cuenta con un edificio principal de 400 metros cuadrados donde se dan las terapias físicas y sensoriales, un patio de 100 metros y una cocina donde los alumnos aprenden el oficio de cocineros.

El origen del conflicto

En 1987, el consorcio Fraccionamientos Residenciales e Industriales S.A. (FRISA) donó al Estado de México el predio como parte de un programa de recuperación para resarcir el impacto social que hubo en la zona tras la construcción del Fraccionamiento Bellavista, también en Satélite.

En aquel entonces, el predio fue entregado al alcalde René Martínez Souverville, quien decidió que el terreno completo fuera donado al Hogar Infantil Autismax y a la Casa Hogar Infantil San Luis Gonzaga I.A.P. Este acto de gobierno fue publicado el 25 de mayo de 1987 en la Gaceta del Estado de México.

A pesar de la donación formal, en ningún momento las asociaciones obtuvieron las escrituras con las que se avalaría el cambio de dueño, es decir, el traspaso de FRISA a las dos instituciones, ya que el dueño original nunca liberó esas escrituras.

La falta de regularización y seguimiento de esta donación por parte del gobierno estatal fue la razón por la que ahora el predio es reclamado por la empresa constructora, propiedad de Eduardo Garza T.

¿Qué es Grupo FRISA?

Una de las empresas inmobiliarias más productivas del país, dirigida por el empresario regiomontano Eduardo Garza T. Desde 1957 ha construido más de 377 mil casas y vendido más de 210 mil lotes. Esta firma construyó los centros comerciales Mundo E y Magnocentro. Actualmente cuenta con grandes desarrollos turísticos en La Riviera Maya y Tijuana.