DeportesSalud

Síndrome de Sjögren: la enfermedad rara de Venus Williams

Venus Williams se animó a visibilizar su condición y los efectos en su rendimiento

La exnúmero uno del tenis dio a conocer la condición con la que vive y comparte con un 2 por ciento de la población mundial.

Por Redacción Yo También

Ganadora de 7 títulos de Grand Slam y 49 torneos individuales de la Women’s Tennis Association (WTA), Venus Williams supo en 2011 que debía prepararse para dar el mejor de los partidos de su vida y que le exigiría, desde entonces, su mayor adaptación para vivir con la condición autoinmune que le fue diagnosticada: síndrome de Sjögren.

Esa condición crónica, una enfermedad rara que comparte con solo 2 por ciento de la población mundial, ganó notoriedad cuando la mayor de las célebres hermanas Williams la dio a conocer en el comunicado con el que anunció su retiro del US Open en plena competencia.

«Recientemente he sido diagnosticada con el síndrome de Sjögren, una enfermedad autoinmune que afecta mi nivel de energía y causa fatiga y dolor en las articulaciones. 

“He disfrutado mi primer partido aquí y ojalá pudiera seguir, pero ahora mismo no puedo», compartió la amazona poco antes del que sería su segundo partido, frente a la alemana Sabine Lisicki.

Desde entonces, la carrera profesional de Venus Williams perdió el brillo que había alcanzado y que la llevó a disputarle las mejores posiciones a su hermana menor, Serena, hasta que en 2021 ambas decidieron no participar en el Abierto de Estados Unidos, luego de 18 años consecutivos.

¿Qué es el síndrome de Sjögren?


Es un trastorno autoinmunitario, es decir, una condición en la que el organismo ataca por error al tejido sano y del que aún no se conocen causas. Este síndrome causa resequedad en los ojos, la boca y en todas las mucosas que lubrican y suavizan algunos órganos o partes del cuerpo -como la laringe, la tráquea y la vagina. Puede incluso “secar” los riñones y los pulmones.

También es considerado una enfermedad reumática, que produce dolor e hinchazón en las articulaciones, en un proceso de progresión lenta en el que síntomas y manifestaciones pueden aparecer en un plazo muy largo, lo que dificulta su diagnóstico, que puede ir asociado a condiciones como artritis reumatoide, lupus eritematoso sistémico, esclerodermia y polimiositis.

«La media de tiempo en lograr un dictamen médico está entre los seis y los ocho años. En mi caso, fueron ocho”, cuenta Jenny Inga, una joven española que comparte con Venus Williams el extraño síndrome autoinmune.

“Todo empezó un día en el que, literalmente, se me cerraron los ojos y no podía abrirlos. Acudí al oftalmólogo pero los tratamientos no lograron que superara el problema. Cualquier agente externo me perjudica (aire acondicionado, calefacción, humo…). Poco a poco, el problema fue a más hasta que afectó a la garganta y empezaron los dolores musculares, el cansancio y la fatiga».

A diferencia de Venus Williams, Inga no es tenista profesional ni es una personalidad del deporte, pero su condición la ha llevado al activismo y a presidir la Asociación Española de Síndrome de Sjögren.
«Aunque es una pena y siento mucho que Venus Williams también lo tenga, el hecho es que la difusión de su caso es una buena noticia porque ayudará a muchas y muchos otros enfermos y a que se conozca mejor el trastorno», considera.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.