ActualidadDeportes

Los deportes de aventura, una frontera menos para los fanáticos con alguna discapacidad

Silla de ruedas a la orilla del mar, su usuario se encuentra dentro del agua en una balsa de kayak.

Distintas disciplinas deportivas de aventura pueden modificarse para ser incluyentes.

Por Redacción Yo También

Tener alguna discapacidad no necesariamente limita la posibilidad de practicar deportes de aventura. Muchas de estas disciplinas se pueden adaptar, tanto en materiales como en personal calificado, para que las personas con discapacidad también puedan disfrutarlas. Lo que sigue son algunos ejemplos.

Piragüismo y kayak

Puede ser practicado por personas con distintos tipos de discapacidad, incluso por quienes han vivido una lesión medular, parálisis cerebral, espina bífida y esclerosis múltiple. La media del kayak tiene una longitud máxima de 5.2 metros y su anchura no puede ser menor a los 0.5 metros.

El peso de la embarcación supera los 12 kilogramos. Al igual que en el piragüismo convencional, los deportistas con discapacidad utilizan remos de dos hojas para impulsarse en el agua. Por su parte, las canoas poseen un largo máximo de 7.3 metros, su peso mínimo es de 10 kilogramos y cuentan con un soporte flotador lateral. No tienen timón y se usa un remo de una sola hoja.

Parapente y paracaidismo

Para personas de movilidad reducida, se emplea un arnés adaptado que consigue que ellas puedan mantenerse firmes. La persona con discapacidad va acompañada de un profesional que se encarga de hacer que todo el proceso sea seguro de principio a fin.

Senderismo

Las personas con discapacidad requieren sólo de adaptaciones como la barra direccional, que es una barra cilíndrica de unos tres metros en la que se colocan tres personas en fila sujetándola por el mismo lado. La persona que ocupa el primer puesto debe tener una visión completa, la que ocupa el segundo lugar puede ser ciega o tener resto de visión y la que ocupa el tercer y último lugar debe de tener resto de visión como mínimo.

El objetivo es que el guía vaya marcando el camino a seguir, mientras que la persona que ocupa el último lugar da estabilidad al conjunto. Existe la oportunidad de elegir entre rutas complicadas, si se trata de una persona más aventurera o experta, o una ruta sencilla para quienes apenas inician.

Rapel, barranquismo y escalada

Consiste en avanzar a través de barrancos o cañones, así como por ríos montañosos, cauces o torrentes. El rapel es una técnica para descender rápidamente por paredes verticales; la persona se desliza por una cuerda que se enlaza al cuerpo, mientras que la escalada se trata de subir por las paredes de una roca o de un relieve natural hasta llegar a un punto determinado.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.