Fotografía de Tony Valdés, vestido con pantalón de mezclilla y playera azul con blanco, sonríe mientras está sentado sobre un camellón en Paseo de la Reforma. Atrás de él se aprecian jardineras con flores y el Ángel de la Independencia.
Charla sin barreras

“Todos tenemos habilidades, solo hay que descubrirlas”

Sin manos ni pies, Jesús Antonio Valdés es independiente, trabaja en la secretaría de Economía y realiza figuras de origami que vende a través de redes sociales.

Por Karina González Fauerman          

Jesús Antonio Valdés, de 32 años, encontró en un hobbie, en el origami, no solo un pasatiempo sino en un negocio. Hasta aquí nada sería tan revelador o impactante si no supieran que “Tony”, como lo conocen sus amigos más cercanos, nació sin manos ni pies.

Si bien su trabajo formal es dentro de la secretaría de Economía (SE) como jefe de Departamento de Calidad del Centro de Contacto Ciudadano. Su rol es supervisar las atenciones telefónicas y presenciales, revisar los programas, trámites y servicio de esta institución. También lleva las estadísticas de las atenciones, el monitoreo de llamadas y la atención a los ciudadanos inconformes. 

Pero es en las figuras de papel donde vive su talento y su pasión. Pliegue a pliegue también quiere cumplir otro sueño: crear una fundación que permita inculcarles a las personas con discapacidad que nunca se deben dar por vencidas.

Text Alt: Fotografía de Tony Valdés andando en bicicleta. El joven de 32 años viste pantalón de mezclilla y playera azul con blanco.
Tony Valdés, de 32 años, no se pone límites y siempre va por sus sueños.

¿Cuál es tu condición, tu discapacidad?

Uno de los doctores me diagnosticó con agenesia o malformación de las extremidades, que es una condición que se da por la falta de desarrollo y crecimiento del embrión durante el embarazo. No es una condición hereditaria. De hecho, los médicos nunca supieron exactamente el motivo, aunque dicen que una causa pudo ser que, durante el embarazo de mi mamá, ella tomó leche contaminada de Liconsa, que era donde ella trabajaba.

¿Usas prótesis?

Sí, en ambas piernas y brazos, aunque las de las manos no me gusta utilizarlas, ya que me siento más cómodo sin ellas. De niño decidí realizar mis actividades sin depender de las prótesis de los brazos, ya que sabía que eran costosas. Para mí era más importante las de mis piernas para caminar por la calle.

Fotografía de Jesús Antonio Valdés haciendo ejercicio. Se aprecian las prótesis inferiores que usa.
Desde niño, Tony Valdés aprendió a usar prótesis. Sobre todo le gusta usar las prótesis de sus piernas para caminar en la calle.

 ¿Cómo llegó el origami a tu vida?

Una tía me enseñó a realizar una figura y me llamó la atención. Luego empecé a comprar libros de origami y ya llevo 24 años haciéndolo. El año pasado empecé a vender las piezas. Hice alrededor de 250 esferas, seis árboles de navidad, ocho rosas de 60 pétalos (es la más complicada, pues primero empiezo por los pétalos y después los pego con pistola de silicón pétalo por pétalo hasta formar 12 ramos y al final los uno para formar la rosa). Yo mismo corto las hojas en cuadros, las doblo con los muñones, y las uno de acuerdo a la figura como se aprecia en este video.

Otra de las experiencias que he vivido gracias al origami fue en Hospital Shriners, donde les he enseñado a los niños esta actividad antes de entrar a su consulta. En esta institución me atendieron por casi 18 años; ahí recibí terapias y prótesis gratuitas hasta cumplir la mayoría de edad. Debido a lo anterior, siempre que puedo me gusta apoyar y regresar un poco de mucho de lo que hicieron por mí.

¿Vendes tus piezas?

Sí. Antes las vendía de vez en cuando, pero desde septiembre de 2020 decidí emprender el negocio de ventas de las esferas a través de mis redes sociales en Instagram y Facebook. Hago envíos a cualquier estado de la República y el precio lo establezco de acuerdo al tiempo que me tardo en realizar las figuras y el material que necesito. Las que más vendo son las esferas navideñas que cuestan 25 pesos cada una, las rosas de papel de 60 pétalos en 250 pesos y los árboles de Navidad en 100 pesos. Les pido que hagan sus pedido con anticipación, ya que todo el proceso desde cortar las hojas, doblar cada hoja y pegarla, lo hago yo. Mi papá me ayuda ponerles listón para que se puedan colgar. 

 Fotografía de Tony Valdés sentado ante una mesa en donde se aprecian varias de las figuras de origami que suele crear, algunas de gran colorido. El joven de 32 años luce sonriente. A su espalda está una jardinera con arbustos.
Un hobbie que aprendió hace 24 años, el hacer figuras con papel, se ha convertido también en un ingreso adicional. Sus figuras de origami las comercializa en redes sociales.

¿De qué forma las redes sociales te han ayudado a expresarte?

Me ayudan a compartir lo que hago en mi vida. También es una forma de motivar a más personas de que si yo puedo, ellos también pueden. Publico videos de mis ejercicios físicos y de las figuras que armo de origami, así como de mis viajes… uno de mis mayores sueños es recorrer todo México.

¿Qué rol ha tenido tu familia para que salgas adelante? ¿Cuál es tu lema de vida?

Uno muy importante, ya que la familia es el principal motor para las personas que nacemos con alguna discapacidad. Mi principal motor fue mi madre, Guadalupe Ascencio.
Hace un par de años acudí al museo de Frida Kahlo y ahí leí una frase que me quedó grabada: “Pies para que los quiero, si tengo alas para volar”. Me gustó tanto que me la tatué. Durante mi crecimiento fui adquiriendo y descubriendo habilidades diferentes que me ayudan a lograr mis actividades y llevar una vida sin límites.

¿Cómo enfrentas las críticas?

En lugar de afectarme, las tomo como un impulso para salir adelante. ¿Para qué tomarme las cosas personales? En mi niñez recuerdo que mi madre decía: “muchos niños te harán burlas o te pondrán apodos, pero tu mayor arma para enfrentar los problemas es tu inteligencia”. Si alguien llegaba a criticarme, no les decía nada e incluso tenía mejores calificaciones que ellos. Algo que se me quedó marcado para toda mi vida, fue que cuando mi familia me quiso inscribir a la escuela de la colonia en tercer grado de primaria no me querían recibir (decían que tenía que acudir a una escuela especial), pero mi mamá no se dio por vencida hasta que un profesor dejó que me quedara en el grupo. Al terminar la primaria, pasé con el director (que en aquel entonces no quería que ingresara). Le pedí que nunca le negara una oportunidad a las personas con discapacidad porque nosotros también tenemos ganas de salir adelante. Creo que no debemos dar una opinión de alguien sin antes conocer sus aptitudes y desempeño.

Figuras con papel Origami de color azul, representando un pino de navidad.
Figuras con papel Origami que hace Tony Valdés.

¿El gobierno de CDMX te ha apoyado para conseguir tu trabajo?

En el 2007 acudí a unas oficinas del DIF para solicitar una beca de apoyo económico, pero no logré inscribirme y vi un anuncio de cursos sobre cómo conseguir trabajo, me anoté en el programa y me gestionaron al DIF de Iztapalapa. Fui por un par de meses en los cuales me enseñaron a hacer mi CV y cómo asistir a una entrevista, entre otras actividades. Después, me citaron a una reunión donde acudió personal de la Secretaría de la Función Pública; dicha dependencia tenía un programa para incorporar a personas con discapacidad al ámbito laboral. Posteriormente realicé algunos exámenes. Al mes me llamaron para presentarme e iniciar a trabajar en el área de atención telefónica de SACTEL (después cambió al Centro de Contacto Ciudadano). Estuve de 2007 al 2011.

¿Dónde trabajas actualmente?

Desde el 12 de julio 2012 laboro en la secretaría de Economía como jefe de Departamento de Calidad del Centro de Contacto Ciudadano. Ahí superviso las atenciones telefónicas y presenciales; reviso los programas, trámites y servicio de esta institución. También hago estadísticas de las atenciones, monitoreo de llamadas y atención a los ciudadanos inconformes. Asimismo, formo parte del Comité de Ética y de Prevención de Conflictos de Interés de la secretaría de Economía, en el cual revisamos las atenciones de denuncias que interpone algún servidor público. Votamos para ver qué seguimiento se le dará, ya que todos los servidores públicos tenemos que cumplir el código de conducta, los principios y valores. De igual forma recibimos cursos.

¿Cómo le haces para escribir en la computadora y en el celular?

Lo hago con el muñón de mis brazos. A los 10 años me empezaron a llamar la atención las computadoras, usaba la que teníamos en mi casa y decidí pedirle a mis padres me metieran a cursos de computación. Estudié en un Cecati, yo era el más pequeño del grupo, pero era muy bonito porque todos me recibieron muy bien y siempre fueron respetuosos conmigo. Mi familia siempre me apoyó para aprender algo que me interesaba. Mi hermana me enseñó a andar en bicicleta y también tomé clases de danza regional con ella.

¿Qué le recomendarías a una persona con discapacidad para conseguir un trabajo?

Principalmente que no se desanime, que aprenda a descubrir sus habilidades para que, con base en ellas, busque algún trabajo en el que puedan desarrollarse. Si en el primer intento reciben un “no”, que lo tomen como un impulso para ir creciendo hasta lograr encontrar la mejor oportunidad de su vida.

¿Cuál es tu mayor sueño?

Abrir una fundación cuyo principal objetivo sea aportar un poco de mi experiencia a las personas e inculcarles que nunca se rindan, ya que todos podemos aprovechar las habilidades con las que nacemos. Además es importante sensibilizar a los padres y a la sociedad y hacerles ver que nacer con alguna discapacidad no es impedimento para llegar a cumplir nuestros sueños. A través de esta fundación me gustaría colaborar en conjunto con empresas para que más personas con discapacidad tengan la oportunidad de trabajar, así como yo pude demostrar mis capacidades en el ámbito laboral. Este sueño es en memoria de mi madre, quien falleció en diciembre 2018. Ella fue una guerrera, nunca se dio por vencida y, sin importar cuán cansada estaba después del trabajo, llegaba a nuestra casa para llevarme a mis terapias.

¿Quién es tu ídolo o héroe?

Nick Vujicic. En su cortometraje “El circo de las mariposas”, cae al río y  nos enseña que tenemos que intentar una y mil veces hasta lograr algo sin rendirnos. Una vez asistí a una de sus conferencias y tenía ganas de conocerlo en persona. Desde que compré mi boleto mandé correos a los organizadores para tener la oportunidad de saludarlo, hasta que logré que me respondieran y, antes de iniciar al evento, lo saludé y me tomé una foto con él.  

OPORTUNIDAD LABORAL

De acuerdo con el sitio Incluyéndome, algunas oportunidades de empleo para Personas con Discapacidad pueden encontrarse en las siguientes páginas:

Servicio Nacional de Empleos (SNE) de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS)

Abriendo Espacios de la STPS

Éntrale

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.