Fotografía de Nico y Mica, Nico abraza a un amigo mientras mira al horizonte y Mica se encuentra sentada junto a ellos mirando hacia el mismo lugar.
Charla sin barreras

“En México no hay visibilidad ni conocimiento sobre los perros de asistencia y casi la mayoría de las veces nos niegan el acceso”

Germán Carreto, padre de Nicolás, quien tiene TDAH, síndrome de Tourette y autismo, comparte que la falta de información les impide entrar a diferentes lugares con ‘Mica’, una labrador retriever que acompaña a su hijo en todo momento.

Por Karina González Fauerman   

Nicolás tenía dos años cuando sus papás comenzaron a notar una diferencia en su comportamiento: era inquieto, impulsivo y con ciertos retos sensoriales. Después de terapias que ayudaron a su desarrollo neurológico, le diagnosticaron TDAH y epilepsia; más adelante síndrome de Tourette y Trastorno del Espectro Autista.

Tras diferentes recomendaciones médicas, ‘Mica’, una perra de asistencia labrador retriever, llegó a la vida de Nico (hoy de 11 años). Desde hace ocho meses lo acompaña a bañarse, duerme con él en la misma cama y hasta viaja tumbada en su asiento de avión.

Germán Carreto, padre de Nicolás, explica cómo ‘Mica’ ha beneficiado el desarrollo de su hijo y los retos a los que se enfrentan en México, ya que muchas veces les niegan el acceso a diferentes establecimientos como centros comerciales, restaurantes y hospitales, por la falta de información sobre este tipo de canes, que no son mascotas, sino perros de asistencia.

Fotografías de Nico y Mica, un la primera están tomados de la mano y pata, en la segunda parecen estar surfeando en una ola de plástico y en la tercer fotografía aparecen sonriendo frente a la cámara.
Collage fotográfico de Nico y Mica.
¿Cómo supieron que Nico tenía autismo, síndrome de Tourette y TDAH? ¿Qué signos observaron antes de tener el diagnóstico? 

Nicolás es gemelo y tanto él como su hermano Germán nacieron prematuros, por lo que mi esposa y yo sabíamos que podían tener ciertos problemas de desarrollo cerebral. A los dos años empezamos a notar una diferencia en el comportamiento de Nicolás: comenzó a ser un niño muy inquieto, impulsivo y con ciertos problemas sensoriales. Desde muy temprana edad acudimos a terapias específicas que ayudaron a su desarrollo neurológico; pero no fue sino hasta los cuatro años que le diagnosticaron TDAH y epilepsia, en Estados Unidos; posteriormente, síndrome de Tourette (a los siete años comenzó a tener ciertos tics verbales y motores) y hace un año también Trastorno del Espectro Autista Leve (lo que antes se le llamaba síndrome de Asperger). Todas estas condiciones pueden ser comorbilidades de las demás, por lo que muchas veces es difícil ponerle nombre a cada una y la mayoría comparten síntomas. 

¿Cómo llegó ‘Mica’ a sus vidas?

Los médicos de Nicolás nos comentaron sobre la opción de los perros de asistencia médica para epilepsia y trastorno del espectro autista. La verdad es que mi esposa y yo hemos hecho todo lo humanamente posible para ayudar a Nico. Al principio fue difícil tomar la decisión pues algunas personas piensan que es como una mascota.  Sin embargo, un perro de servicio siempre está en todo momento con el usuario y no se le despega. ‘Mica’ duerme en la cama de Nicolás, diario lo acompaña a bañarse, come con él y hasta viaja en su asiento de avión. Es una labrador retriever de dos años, 11 meses de color negro que llegó a completar a la familia Carreto y a facilitar la vida de Nico desde hace ocho meses aproximadamente. 

¿Cómo cambió la vida de Nico a partir de que ‘Mica’ llegó con él? 

Es impresionante el cambio radical que ha existido en el comportamiento de Nico. Hoy en día es más independiente, se puede autorregular mucho más fácilmente y le da más seguridad en todo lo que hace. ‘Mica’ lo conoce perfecto y sabe cuando él se siente mal física o emocionalmente. A nosotros como papás nos da la tranquilidad de que va a estar siempre cuidado por ella y que le va a dar independencia. 

¿Cuál ha sido el mayor reto al que te has enfrentado como padre de Nicolás?  

La ignorancia, en especial en México. La discapacidad visual o motora es muy fácil de reconocer porque uno puede notar las características físicas de las mismas, pero desgraciadamente la discapacidad sensorial o cognitiva en algunos casos no se visualiza de manera tan evidente y las personas no saben sobre la existencia de las mismas. Vivimos en una sociedad en la que se tienden a hacer ciertos juicios sin saber realmente lo que les pasa a los demás. A pesar de que ‘Mica’ trae un chaleco rojo con letras muy grandes que dicen “perro de servicio”, hemos tenido muchos problemas en nuestro país para poder ingresar con ella a centros comerciales, supermercados, restaurantes y hospitales. En otros destinos donde sí existe cultura de diversas discapacidades no tenemos estos inconvenientes. Por ejemplo, los médicos que tratan a Nicolás están en Arizona, Estados Unidos, y cada que vamos allá jamás se le niega el acceso a ‘Mica’; incluso entra al cuarto del hospital. Desgraciadamente, en nuestro país no hay visibilidad ni conocimiento sobre los perros de asistencia y casi la mayoría de las veces nos niegan el acceso. Nos amparamos bajo la Ley de la Discapacidad, pues todavía no hay una ley de perros de asistencia en México, tema que ha reportado Yo También y que puedes leer aquí.

¿Cómo has denunciado esta situación?

Pido hablar con los gerentes y escribo en Twitter. Solo así nos han hecho caso.

¿De qué forma procuras apoyarlo y estimular todas las habilidades de Nicolás? 

Como padres, le hemos manejado a Nicolás que no es un niño especial ni mucho menos, sino que es como cualquier otro, solo que tiene ciertas discapacidades (como las tenemos todos) pero en diferente proporción. Como familia lo hemos apoyado en todo momento en las decisiones que toma de manera voluntaria, siempre guiadas con responsabilidad y conocimiento de sus posibles consecuencias. Lo apoyamos a que hable del tema de sus condiciones y eso lo ha empoderado a ayudar a otros niños para crear conciencia y dar un mensaje de que todos somos diferentes pero iguales en dignidad ontológica. 

¿Qué es lo que más te gusta de ser papá de Nico? ¿Cómo describirías a tu hijo? 

Es un niño original, auténtico y alegre. Desde las cinco de la mañana tiene una energía impresionante, lo cual me resulta muy conveniente porque yo también soy hiperactivo y podemos aprovechar las mañanas para realizar varias actividades. Es empático y muy sensible, pues percibe fácilmente cuando alguien está pasando por una emoción no placentera. Es muy inteligente emocionalmente, ya que puede enfocarse en las cosas de la vida que tienen verdadera importancia. A él no le afecta para nada el qué dirán y así ayuda a otros niños a que puedan decir su diagnóstico y hacerles ver que no hay nada de malo en ser diferente y auténtico.También es muy dedicado en lo que hace y, aunque algunas actividades le cuesten trabajo, siempre se enfoca y le echa ganas.

Uno de sus valores agregados es que siempre ha querido ayudar a los demás y por eso tuvo la idea de abrir un Instagram llamado @micaservicedog en el cual platica sus experiencias. Además, mandó a hacer unas pulseras amarillas para ayudar a concientizar sobre los perros de asistencia y recaudar dinero para algunas asociaciones. Ha dado más de 20 pláticas y conferencias tanto en México como en el extranjero, en las cuales comparte su historia y emociones (de lo cual estamos muy orgullosos su mamá , su gemelo y yo). Nico dona el 100 por ciento del dinero recaudado de las pulseras y de las conferencias a dos asociaciones: una es Owen Care de perros de asistencia y la otra es Iluminemos de Azul (asociación civil sin fines de lucro con la misión de realizar acciones que incrementen la calidad de vida de las personas con autismo y sus familias). 

¿Qué terapias y cuidados recibe Nico?

Nicolás recibe varias terapias que no están enfocadas a curarlo ni a cambiarlo sino que le permiten obtener las herramientas necesarias para ayudarlo a percibir el mundo y a comunicarse con los demás. Pero la mejor terapia hasta el momento es la del amor y apoyo de su familia y de sus terapeutas Pali y Mar. 

¿Alguna vez has sentido que alguien ha juzgado o discriminado a Nico?  

Si, en muchas ocasiones, desgraciadamente todas han sido en nuestro país, pero tenemos la firme convicción de que no es por maldad sino por desconocimiento o ignorancia; por lo que queremos aportar nuestro granito de arena para ayudar a visibilizarlo. 

¿Cómo es la convivencia con su gemelo? 

No ha sido nada fácil ser el hermano de Nicolás por todo el tiempo y dedicación que nos ha demandado, pero Germán siempre ha demostrado una madurez impresionante desde chiquito; es muy empático, tiene una estrella impresionante y apoya a Nico en todas sus decisiones y locuras. Juegan mucho y se adoran. 

Si alguien estuviera en la misma situación que ustedes, ¿qué consejo le darían? 

Que nunca se den por vencidos. Que es muy fuerte todos los retos a los que nos enfrentamos con la sociedad, pero sí se puede y, si hacemos valer la voz de nuestros hijos lograremos hacer una sociedad más inclusiva y empática para seguir ayudando a la formación de personas íntegras y respetuosas.

Nico y ‘Mica’, la mejor dupla

Lo que más disfruta Nico de ‘Mica’: que lo quiere mucho, lo conoce y sabe cómo se siente. 

Cómo cuida a su perrita: le da de comer, la baña, la cepilla y le lava los dientes. 

Cómo le demuestra su afecto: Nico siempre acaricia a ‘Mica’ para decirle lo mucho que la quiere.

Superhéroes caninos 

En Yo También hemos compartido información sobre los tipos de perros de asistencia, que puedes leer aquí, ya que por sus habilidades se utilizan en diversas actividades:

  • Perros guía. Apoyan a personas con discapacidad visual.
  • Perro señal. Apoya a personas con discapacidad auditiva.
  • Perros de servicio. Apoyan a niños con autismo.
  • Perros de alerta médica. Entrenados para apoyar, en caso de emergencia, a personas que tienen una condición médica. 
  • Perros de rehabilitación. Brindan acompañamiento y apoyo a personas con discapacidad o a personas que se encuentran en tratamiento médico.

Los perros de asistencia son muy valiosos para apoyar los procesos educativos de niñas, niños y adolescentes con discapacidad. El entrenamiento de un perro puede durar entre seis meses y dos años, dependiendo del grado de especialización que requiera el usuario final.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia