Dos alumnos de la escuela afgana Fatima Khalil con cuadernos en sus manos

u