ActualidadTecnología

Tres historias de abuelas y abuelos contadas a través de videotimbres

Repartidor frente a la puerta de una casa capturado a través de la cámara de un videotimbre

Los dispositivos que apoyan el cuidado de las personas adultas mayores se han convertido en fuente de videos entrañables y útiles.

Las cámaras de seguridad conectadas al wifi y los videotimbres son hoy una ayuda importante para cuidar a las personas adultas mayores que viven solas. 

“Además del uso de las cámaras para mejorar la seguridad del hogar y prevenir robos, también fuimos descubriendo otros casos de uso que tienen que ver con la comodidad y el cuidado, afirmó Bruno D’Alleva, director general para Latinoamérica de Ring, la empresa especializada en videovigilancia y hogares inteligentes de Amazon. 

“Nuestros usuarios nos han informado de usos particulares de los videotimbres, que originalmente fueron pensados para uso externo en la puerta de entrada, que son instalados en el interior del hogar, para facilitar que sus padres toquen el timbre y les llegue el aviso a la aplicación móvil de Ring de sus hijos, en caso de querer comunicarse con ellos por cualquier emergencia”,

apuntó. 

Las alertas de movimiento o la funcionalidad de comunicación de doble vía son algunas de las funciones de estos dispositivos que han hecho que sean adoptados para cuidar a personas adultas mayores, explicó la firma. 

Se espera que el mercado mundial de los videotimbres alcance un valor de 2 mil 800 millones de dólares en 2025 debido a factores como la preocupación por la seguridad, la protección y el bienestar de las personas y las familias. 

En el marco del Día del Abuelo, que se conmemora el 28 de agosto, Ring mostró algunos videos que sus usuarios captan a través de sus dispositivos en donde se muestran historias reales de hijos, nietos y adultos mayores que se cuidan mutuamente utilizando timbres y cámaras de seguridad. 

Cuidando a la abuela

Cuando Opal Zucca tuvo una fuerte caída en enero de 2018, un extraño buen samaritano se quedó con ella hasta que llegó la ambulancia. Opa, de 88 años, traía el contenedor de basura que había vaciado al final de la calle cuando se cayó.

Billy Shelb, un recolector de basura, vio lo que pasó y paró sus rondas para quedarse a su lado. Opa, quien vive en Missouri, Estados Unidos, recibió siete puntos para curar su herida y, desde ese día, Billy le ayuda a llevar el contenedor de basura al final de la calle todas las semanas.

Baila frente a la puerta de su hijo

Un padre de 80 años se puso a bailar frente al videotimbre al pasar a recoger unas compras que su hijo le hizo durante la pandemia.

Estaba feliz por la ayuda que recibió. 

Habla con su abuelo todas las mañanas

En California, su abuelo de 92 años vive con su abuela de 86, a 20 minutos de su casa. Solía ir a ver cómo estaban varias veces en la semana, pero durante la pandemia, las visitas se redujeron solo a llevarle alimentos y otras compras. 

Hasta entonces, únicamente usaba el videotimbre para ver cómo estaban, pero durante la pandemia, también empezaron a hablar a través de la cámara cada día por la mañana.


Por Carlos Tomasini

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.