ActualidadEducación

¿Qué hizo la Universidad de Guadalajara para aumentar el ingreso de alumnos con alguna discapacidad?

Usuario de silla de ruedas frente a una rampa de la UDG.

En la UdG ciertos ajustes razonables hicieron crecer un 170 por ciento el registro de personas con discapacidad.

Por Itzel Ramírez

Por mucho tiempo, en México era imposible que las personas con discapacidad accedieran a la educación superior porque, de entrada, no había manera de que cumplieran con el requisito primordial de presentar un examen de admisión; sin embargo, desde hace algunos  años algunas universidades (especialmente las públicas), han adaptado sus formatos y procesos de ingreso para permitir la inclusión de estudiantes con discapacidad.

Lectores especiales para personas con discapacidad visual, intérpretes de Lengua de Señas Mexicana (LSM) para personas con discapacidad auditiva o apoyos psicológicos y psiquiátricos son algunos de los ajustes razonables que desde las universidades se han adoptado con la finalidad de ser inclusivas.

La Universidad de Guadalajara (UdG) creó en 2015 el programa Universidad Incluyente, que impulsó la gestión de recursos para la adquisición de tecnologías accesibles y para la adaptación de la infraestructura física de las instalaciones educativas.

Para 2018, la UdG inauguró la Unidad de Inclusión, un área especialmente diseñada para atender las necesidades de alumnos con discapacidad a través de capacitación del profesorado, adopción de ajustes razonables, entrega de apoyos económicos, asesoría y orientación, entre otros.

Noé González, jefe de la Unidad de Inclusión, explica que dentro de los ajustes razonables para el examen de admisión está además la flexibilidad en fechas y extensión de tiempo para las personas con discapacidad.

“Los ajustes dependen del tipo de discapacidad, pero en general, los estudiantes con alguna discapacidad van a recibir una extensión en el tiempo. El alumno puede contestar su examen sin la presión del tiempo, además de que se lleva a cabo en un lugar privado diferente a todos los demás sustentantes, en grupos pequeños o incluso sala privada”, afirmó González.

Para el próximo examen de admisión, correspondiente al semestre 2022-B, se habían recibido 16 solicitudes de exámenes con ajustes razonables En cada ciclo se reciben en promedio 20 solicitudes de personas con discapacidad. En total, explicó González, la UdG tiene una matrícula de mil 977 mujeres y mil 974 hombres con alguna discapacidad. Estos tres mil 951 estudiantes están distribuidos entre los diferentes niveles educativos: técnico superior universitario, preparatoria, licenciatura o posgrado.

Apenas cinco años antes, en el ciclo escolar 2017-2018, la UdG tenía solamente mil 424 personas con discapacidad inscritas en algún programa educativo, por lo que la cifra actual representa un crecimiento de más del 170 por ciento.

Además, la UdG cuenta con programas de capacitación para estandarizar la práctica de LSM entre sus docentes y para desarrollar capacidades para la aplicación de los exámenes de admisión a aspirantes con discapacidad visual.

González asegura que la educación debe fomentar la diversidad, en donde las sociedades la reconozcan como un valor y, a partir de ello, se pueda avanzar en la eliminación de barreras para la accesibilidad y la equidad.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.