Actualidad

Unicef: dos años de aprendizaje perdidos en México por la pandemia

Alumnos adolescentes en un aula de clases con libros de texto.

La pérdida de aprendizajes es la mayor amenaza generacional que tenemos en este momento, advierte el Informe Anual 2021 del organismo.

El cierre de casi 18 meses de las escuelas en México por la pandemia de Covid-19 causó que niñas, niños y adolescentes perdieran dos años de aprendizaje claves, estimó Fernando Carrera, representante del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) en nuestro país. 

En la presentación del Informe anual 2021 de la organización, Carrera recordó que la decisión gubernamental de mantener cerrados los centros educativos afectó mayormente a la infancia en situación de vulnerabilidad. 

“La pandemia vino a sacudir el mundo de las niñas y los niños de una manera muy particular… La pérdida de aprendizajes es la mayor amenaza generacional que tenemos en este momento. En México tenemos que lograr recuperar los aprendizajes y es la tarea más importante que tiene el país”, dijo Carrera en el evento.

En el informe, Unicef México explicó que su trabajo se ha centrado en promover un regreso saludable a las clases presenciales para, con ello, garantizar el derecho a la educación de 25.4 millones de niñas, niños y adolescentes

“El 2021 demostró ser un año particularmente desafiante para lograr la inclusión educativa de niñas, niños y adolescentes que estaban en alguna situación en desventaja pues la pandemia amplió las brechas ya existentes”,

explica el informe.

La deserción escolar se convirtió en uno de los problemas más desafiantes para la educación del país, por lo que significa perder la posibilidad de instrucción, preparación para la vida, integración y el ejercicio de un cúmulo de derechos para niñas, niños y adolescentes, indicó el organismo internacional. 

“De acuerdo con la Encuesta para medir el impacto del Covis-19 en la educación del INEGI, 3.6 por ciento de los estudiantes del nivel medio superior no se graduaron en el ciclo escolar 2019-2020 y para el ciclo escolar 2020-2021 se observó la misma tendencia. Las dificultades económicas que enfrentaron en sus hogares, aunado a la sensación de no aprender lo suficiente con la educación a distancia, se convirtieron en las dos principales razones por las que los adolescentes no permanecieron en la escuela”, abunda el documento.

Niña sentada en las vías del tren con una bolsa transparente con ropa.

Durante la presentación, Carrera dijo que además de la educación, la pandemia había dejado otros desafíos, como la migración, la obesidad y la violencia ejercida en contra de la infancia. 

Sobre la migración, criticó que ni siquiera haya cifras confiables sobre la cantidad de niñas, niños y adolescentes que atraviesan México para ir hacia Estados Unidos, lo que incide sobre la magnitud de apoyo y acompañamiento que requieren. 

“Sabemos que los que llegan a Chiapas se multiplican por 10 cuando están en la frontera, ¿eso qué quiere decir?, que Chiapas en el sur es solo una parte”, 

aseguró.

Dijo que del total de personas que se mueven por territorio nacional, un 40 por ciento son niñas, niños y adolescentes mexicanos que son desplazados internos por diferentes razones, entre ellas económicas y de violencia. 

Un tercer desafío, dijo Carrera, tiene que ver con la nutrición, pues aunque durante la pandemia no hubo registros de desnutrición como un problema de salud, sí creció la obesidad entre la población infantil. 

“No se incrementó la desnutrición, eso es un gran mérito, eso significa que las familias en el límite del hambre no sacrificaron la alimentación de los niños, pero la obesidad, sí, y esto habla de malos hábitos… y (de) la pérdida de espacios seguros de alimentación”, aseveró. 

Más allá de la pandemia, la violencia en México -tanto la intrafamiliar como la de las calles-, sigue siendo una de las amenazas más grandes en contra de niñas, niños y adolescentes. 

“Aunque no parezca, hay países donde no hay tanta violencia y por lo tanto (…) no es una utopía pensar un mundo para niñas y niños un mundo donde no haya pobreza y no haya violencia”,

culminó el representante de Unicef en México. 

Entre los asistentes al evento estuvieron Peter Grohmman, coordinador residente de Naciones Unidas; Nuria Fernández, directora del Sistema DIF; Rocío García, subsecretaria de Bienestar; Martha Hernández, subsecretaria de Educación Básica; Oliver Castañeda, procurador federal de Protección de Niñas, Niños y Adolescentes, y Carlos Brito, director de Canal Once.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.