Actualidad

Un jardín en Acapulco creado para disfrute de pcd y adultas mayores

Fotografía de una mujer de 86 años, de pie frente a diversas plantas en todos los tonos de verde. Ella lleva un sombrero de palma con un adorno oscuro, viste una camisa de manga larga azul cielo y encima un delantal blanco, que en la parte de enfrente dice su nombre, Esther. Tiene el brazo derecho estirado hacia enfrente y con la mano sostiene un racimo de flores blancas.

Gracias a un elevador de 13 metros de altura, personas con movilidad reducida pueden llegar al corazón del Jardín Botánico de Acapulco, un espacio creado por la mamá del empresario Ricardo Salinas Pliego.

Por Ivett Rangel

El Jardín Botánico de Acapulco celebrará 20 años en marzo próximo y lo hará teniendo acceso a personas con movilidad reducida. 

Desde este año cuenta con un elevador de 13 metros de altura que permite llegar al corazón de este lugar enclavado en la montaña, en el área cercana a Las Brisas. 

“Es un terreno hermoso, con formaciones rocosas y en pendiente, así que sabíamos que resultaría difícil subir para algunas personas, y estuvimos pensando cómo y por dónde entrar”, cuenta Esther Pliego de Salinas, fundadora del jardín que, además, lleva su nombre.

Era una deuda con la sociedad, agrega Karina Adame, coordinadora de operaciones del jardín, porque limitaba el acceso a mucha gente debido a su condición física, de salud o por edad. 

“Sentimos un descanso con el haberlo logrado porque ahora sí somos un espacio inclusivo”, señala. 

Combo de cuatro fotografías. La primera muestra la torre del elevador que da acceso al jardín botánico. En la segunda, a la salida del elevador, están cinco personas de distintas edades. Dos adultos, una adolescente y un niño, todos de pie, detrás de una mujer adulta mayor que es usuaria de silla de ruedas. En la tercera se aprecia el puente que lleva de la salida del elevador al acceso al jardín, techado con una estructura de palma y madera, y en la parte inferior está uno de los letreros del sitio con el símbolo de la silla de ruedas sobre una placa de madera.
Un espacio inclusivo y accesible entre la más diversa vegetación. (Fotos: Ivett Rangel).

En noviembre pasado, luego de descartar la posibilidad de tener un funicular o incluso usar una especie de vehículos, se aceptó tener un elevador abierto, tipo montacargas, que conectaría con un puente que ya existía. 

“Fue la idea más atractiva y la más apropiada porque cualquier persona con discapacidad o persona a la que le cueste caminar, ahora puede subir sin mayor problema y llegar a este lugar para deleitarse con la naturaleza y disfrutar de la tranquilidad.

Esther Pliego de Salinas se muestra orgullosa de haber creado un espacio accesible e inclusivo.

“Aquí todo es paz, nadie se preocupa por lo que está pasando en la escénica”, dice la también directora del jardín, de 86 años, y madre del empresario regiomontano Ricardo Salinas Pliego.

Y aunque reciben pocos visitantes debido a la pandemia, Esther comparte las impresiones de quienes ya lo han probado. 

“Las personas han quedado encantadas; es todo un éxito. En el libro de visitantes nos escriben que por fin pudieron subir sin ningún esfuerzo o que ya pudieron traer a su mamá o a sus hijos pequeños”, comparte orgullosa la esposa del empresario y filántropo Hugo Salinas Price. 

La plataforma del elevador, de paso, sirve de mirador turístico, pues desde ahí se tiene una de las más hermosas vistas sobre la Bahía de Santa Lucía, y de acuerdo con la coordinadora, en días despejados se alcanza a ver hasta Pie de la Cuesta. 

La vista desde el mirador del elevador permite ver la Bahía de Santa Lucía, rodeada de vegetación y bajo un cielo de distintos tonos de azul.
Regalo de la naturaleza

Con esta nueva infraestructura se llega a la parte media del jardín, donde se localizan el centro de visitantes, el servicio sanitario para personas con discapacidad y la tienda, pero donde también hay un estanque con peces y tortugas, un anfiteatro en el que se hacen conciertos de música clásica al atardecer y donde se desarrolla el Jardín de los Sentidos, que permite a los visitantes sentir distintas texturas, como la del musgo o percibir el olor de distintas plantas aromáticas. 

Si se desea una experiencia específica para una persona con discapacidad, solo hay que solicitarla directamente en las oficinas del jardín.

Fotografía del espacio llamado anfiteatro, montado en semicírculo, con materiales que provee la naturaleza, como un camino empedrado pero con equipamiento para que resulte accesible, rodeado de árboles de gran tamaño, diversas plantas y unas rocas decorativas en color oscuro, que contrastan con los colores claros del empedrado y los espacios que funcionan como asientos.
El anfiteatro: un deleite para los sentidos.

¿Qué es un jardín botánico?

En concreto, es un museo viviente de plantas en los que se puede aprender sobre ellas, pero al mismo tiempo se ayuda a preservar la biodiversidad de un lugar y a generar pulmones verdes para determinadas zonas.

El Jardín Botánico de Acapulco, en seis hectáreas donadas por la Universidad Loyola del Pacífico, alberga más de 6 mil ejemplares de plantas y árboles, y más de mil 200 especies. 

Asimismo, es hogar de mariposas, iguanas verdes, serpientes, coatíes, urracas y halcones, entre muchos otros animales silvestres que buscan refugio de la demanda turística e inmobiliaria del puerto.

Y la jardinería sirve de terapia, detalla Esther, pues logra enormes beneficios en la salud de todos, en especial de los adultos mayores. 

“De principio, la jardinería reduce el estrés, y los mexicanos no lo tomamos mucho en cuenta. Ayuda a la memoria, pues estás aprendiendo todo el tiempo nombres de flores y plantas». 

“Mejora el sistema inmunológico, pues estás al aire libre, disfrutando del sol y quemando calorías, y te permite ser más optimista, pues no sólo te sientes útil, si no también ves cómo crecen las plantas y eso anima”, recalca la creadora.

Para conocer más de este sitio, así como sus costos y horarios, visita su portal.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.