Fotografía del actor Colin Farrell, un hombre adulto con cabello oscuro, delgado, vestido con traje formal de color negro y un moño negro al rededor del cuello sobre una camisa de color blanco que sonríe frente a la cámara, detrás de él aparecen fotógrafos en segundo plano desenfocados.
Actualidad

Un hijo con discapacidad ‘salva’ a uno de los chicos malos de Hollywood

El actor Colin Farrell no solo dejó atrás los excesos y las adicciones, sino que en plena madurez solicita la tutela legal de su hijo, próximo a cumplir 18 años, quien nació con síndrome de Angelman.

Por Redacción Yo También

La vida personal del actor Colin Farrell dista mucho del glamour que le llegó a temprana edad junto con la fama y los excesos. A inicios del siglo, el brillo que le daba el estrellato casi desapareció entre algunas adicciones, como el alcoholismo que lo llevó a varios tratamientos de desintoxicación y que lo mantiene atento para evitar posibles recaídas.

Sin embargo, no fue el deseo de regresar a lo más alto de la popularidad donde Colin Farrell encontró la voluntad para salir de ese hoyo oscuro en el que se había sumido. Ese motor, le llegó con su hijo James, quien nació con síndrome de Angelman, una una enfermedad genética que afecta al sistema nervioso y causa una discapacidad intelectual que afecta la capacidad lingüística y el desarrollo psicomotor.

Según publica el diario español El País en un artículo que puedes leer aquí, James está próximo a cumplir 18 años, y tanto su madre, la modelo Kim Bordenave -de quien Farrell se separó en 2003- y el propio actor solicitaron la tutela de su hijo para seguir siendo legalmente responsables de él, aun cuando el 12 de septiembre alcance la mayoría de edad.

Para ello, los padres de James presentaron la semana pasada la documentación que detalla la situación de su hijo y expusieron los motivos que los llevan a buscar su tutela en tribunales y les permitan tener acceso a sus registros confidenciales, puedan otorgar o denegar consentimientos médicos, y tomar decisiones en su nombre sobre las relaciones que tenga.

De acuerdo con la publicación, este trámite es familiar para padres que tienen hijos con discapacidad intelectual. Sin embargo, en esta ocasión ha cobrado especial relevancia porque se trata del hijo de un famoso, que ha debido demostrar que el amor a su hijo lo llevó a buscar apoyo para salir de las adicciones y ordenar su vida.

Farrell, también padre de otro hijo, Henry de 12 años, que tuvo con la actriz Alicja Bachleda-Curús, ha confesado que no le gusta permanecer separado de sus hijos y que solo lo hace cuando participa en algún rodaje, y que tras casi tres lustros de sobriedad, aún se mantiene vigilante para evitar caer en tentaciones.

En mayo de 2018 fue la última ocasión en la que ingresó a un centro de rehabilitación en Estados Unidos solo para mantener el equilibrio de su salud emocional y evitar un posible tropiezo, después de un año especialmente difícil para él.

¿Qué sabemos del síndrome de Angelman?

Se trata de un trastorno genético causado, generalmente, por problemas en un gen ubicado en el cromosoma 15, que se conoce con el nombre de gen productor de proteína ubiquitina ligasa E3A (UBE3A). Es poco frecuente y la mayoría de las personas que lo desarrollan no tiene antecedentes familiares de la enfermedad.

Quienes tienen síndrome de Angelman suelen sonreír y reír frecuentemente, y tienen personalidades felices y excitables. Los primeros síntomas aparecen como retrasos en el desarrollo entre los 6 y los 12 meses de edad. Las convulsiones pueden comenzar entre los 2 y 3 años. La expectativa de vida es casi normal, aunque se trata de un trastorno que no tiene cura.

Entre algunas de las complicaciones asociadas a este síndrome están: 

  • Dificultades para alimentarse.Los problemas para coordinar la succión y la deglución afectan a los bebés.
  • Hiperactividad. Esta condición disminuye con la edad y no requiere medicación, sin embargo, a temprana edad se manifiesta con frecuencia, ya que son muy cortos los  períodos de atención-
  • Trastornos del sueño. A menudo los patrones de sueño y vigilia son inconsistentes, y pueden necesitar dormir menos que la mayoría de las personas.
  • Curvatura de la columna vertebral (escoliosis). Esto ocurre con el paso del  tiempo y requiere tratamiento médico y rehabilitación.
  • Obesidad. Niños y niñas mayores con síndrome de Angelman suelen tener gran apetito.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.