ActualidadSalud

Tres claves para entender y ayudar a las personas con autismo

Silueta animada de una persona enseñando puntos clave.

Crear espacios adecuados para las personas que viven con autismo es una manera de evitarles crisis o incomodidad

Por Jen Mulini

Imagina intentar comunicarte con una mente que funciona diferente a la tuya, ¿Qué retos supondría? ¿Cómo te sentirías si no te entendieran?

Imagina que además de ello a tu alrededor hay muchos estímulos que no puedes ignorar y demandan tu atención, por ejemplo, en un salón de clases hay muchas personas hablando, alguien que está haciendo ruido con un lápiz, el compañero de al lado que está masticando un chicle, un olor desconocido llega a tu olfato, intentas identificarlo, se escuchan varias risas y no entiendes por qué, por si fuera poco en el salón de al lado están arrastrando una banca, y a lo lejos también se escucha un balón botando, el uniforme se siente muy rígido, tus manos empiezan a sudar y todo esto ocurre al mismo tiempo y con mucha intensidad.

Este tipo de sensaciones agobiantes son un ejemplo de lo que pueden experimentar las personas con autismo.  Es necesario dejar de asumir que la mente de las otras personas funciona como la nuestra, y comprender que hay otras formas de ser, de sentir y de expresar. En principio, es preciso entender que las personas con autismo (que pueden ser niñas, niños, adolescentes y también adultos) no pueden elegir los estímulos a los que se enfrentan día a día. Es posible que un exceso de estímulos les cause un colapso o crisis, que es una reacción en la que a veces pierden el control de sí mismas, y suele confundirse con berrinches, flojera o falta de disciplina. Para ayudar a las personas con autismo a prevenir estos sucesos necesitamos tener en cuenta especialmente estas tres cosas:

  • Respetar su espacio: 

Para las personas con autismo, el aislamiento es necesario para protegerse del exceso de estímulos. La interacción social genera actividad emocional intensa. 

  • Entender sus estereotipias: 

Las personas autistas se relacionan diferente con sus entornos y contextos. Cada individuo, aunque tenga el mismo diagnóstico, tiene diferentes maneras de percibir estímulos y de autogestionar emociones y sensaciones. Cada uno de ellos entonces tiene su propia “estereotipia”, esto es, un comportamiento que puede ayudarle a gestionar las emociones.  Las estereotipias pueden ser visuales, tácticas, auditivas, gustativas, vestibulares u olfativas. Van desde chasquear los dedos, hacer ruidos con la boca, balancear el cuerpo, mover los brazos, rascarse, etcétera. Es importante comprender que si se evita que una persona autista ejecute estas estereotipias se interrumpe su facultad de autogestión emocional. Estas conductas los ayudan a tolerar ciertas sensaciones difíciles y les permite mantenerse concentrados. 

  • No cambiar sus rutinas:

Las rutinas generan seguridad, control y predicen acontecimientos, esto ayuda a las mentes con autismo, que son profundas y detalladas, a controlar el caos y  concentrarse en una actividad a la vez.

Si quieres saber más, en el documento Comprender la mente autista realizado por varias asociaciones expertas en el tema, podrás encontrar mucha información.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.