ActualidadSalud

La soledad no deseada: una de las secuela invisibles del COVID 19

Auditorio de Fundación ONCE presentando el programa SoledadEs.

En España, Fundación ONCE ha creado SoledadES, el Observatorio Estatal de la Soledad no Deseada.

Por Redacción Yo También

Fundación ONCE presentó en Madrid el Observatorio Estatal de la Soledad no Deseada (SoledadES), un espacio de intercambio de investigaciones y conocimientos entre profesionales e instituciones con el objetivo de conocer la dimensión del aislamiento involuntario en que viven muchas personas en España y sus consecuencias. 

Más de dos millones de ciudadanos españoles mayores de 65 años viven solos y se prevé que esta cifra alcance los seis millones en la próxima década, es por ello, que el observatorio servirá para conocer la situación y recopilar estrategias públicas y privadas para mitigar la situación de la soledad no deseada, la cual es reconocida como un problema por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

¿Qué es?

La soledad no deseada no es una consecuencia de la reciente pandemia. De acuerdo con la OMS, este tipo de soledad se presenta cuando una persona tiene la percepción de que sus necesidades sociales no están cubiertas, ni en cantidad ni en calidad, por las relaciones sociales que posee.

Lo anterior afecta la salud física y mental de una persona, si bien quienes más viven este fenómeno son los adultos mayores de 65 años y las personas con discapacidad, hay cada vez más jóvenes que la experimentan (sobre todo, después de la pandemia de COVID-19). 

Un problema de salud pública

La soledad, cuando es deseada, resulta benéfica y no representa, en sí misma, un problema. Sin embargo, si es involuntaria, consecuencia de problemas de salud (varios de ellos asociados al envejecimiento), la discapacidad o la depresión, puede afectar severamente la calidad de vida de una persona, hasta el grado de provocar una muerte prematura.

Los primeros estudios del observatorio

Los datos preliminares del trabajo llevado a cabo por SoledadES señalan que 92.9 por ciento de los españoles creen que la soledad es un problema social bastante o muy importante.

En la misma línea, 82.3 por ciento de los entrevistados consideran que el problema es “cada vez más importante” y a dos de cada tres les gustaría poder actuar para combatir la soledad de personas en su entorno (66.6 por ciento).

Además, un 72.5 por ciento piensa que luchar contra la soledad no deseada debe ser una cuestión prioritaria para las autoridades de gobierno y más de un 50 por ciento les atribuye la función de velar porque nadie se sienta solo.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.