Actualidad

Siempre visibles, nunca más invisibles

Mariana Castillo, Roxana Pacheco, Daniel Ríos, Ricardo Adair, José Villela, Naivi Luis, Maite Ibarra, Enrique Vázquez y Sandra Jiménez.

Se inauguró la galería abierta y 100 por ciento inclusiva de las fotos de Enrique Covarrubias para el libro (IN) VISIBLES en Paseo de la Reforma.

“Si realmente queremos hacer un libro que visibilice la discapacidad no debe quedarse solo en las páginas del libro”, platicábamos en una de las tantas reuniones de Zoom con Ana María Bermudez, mi editora de Penguin Random House. 

Esa frase puso en ebullición mi cabeza (que quienes me conocen saben que es como mejor funciona ese órgano gris que tengo en mi azotea personal). 

¿Y si hacemos una exposición de las fotos de Enrique Covarrubias como una manera de darle otra visibilidad extra? 

Mi primera apuesta fue las rejas de Chapultepec (en la CdMX), pero rápidamente me explicaron que hay que anotarse una década antes para acceder a esas placas de acero. 

En el camino, una empresa de impresión de fotografías nos donaba la impresión de las fotos (¡excelente señal de que íbamos en el camino correcto!), y de paso nos prestaba máquinas de proyección a gran escala (las que se usan para hacer mapping). Y gratis. 

Emocionadas comenzamos a pensar donde proyectar las fotos: que el Museo Soumaya, que el Museo Jumex, que el edificio de la SRE (ya que la presentación del libro será el 28 de octubre en su vecino, el Museo Memoria y Tolerancia). 

Conocimos con Ana, muy rápido, la complejidad de hacer algo así como ‘proyectar imágenes en edificios’, el rosario de permisos que requiere, los tratamientos en las diferentes superficies (piedra, metal, vidrio), que los proyectores necesitan altos andamios, una planta de luz, cobertores por si llueve, personal de seguridad. 

Volvimos al casillero cero: no vamos a poder en poco tiempo aprovechar ni las impresiones ni las proyecciones. Pero, como somos un par de optimistas crónicas, conseguimos que otros espacios sirvieran para sacar a los 24 perfiles a la calle. Con el apoyo de APAC AC entramos en la lista de interesados en usar los ‘muebles urbanos’ que se montan sobre Paseo de la Reforma: unos coquetos biombos de metal que adornan las anchas banquetas de la avenida.

Enrique Covarrubias, Bárbara Anderson, Noé Romero y Liliana Salgado antes de cortar el listón verde de inauguración de la exposición fotográfica de INVISIBLES.

Las impresiones de nuestro mecenas original no servían así que fue necesario buscar a un proveedor nuevo y, de paso, a marcas que nos ayudaran a cubrir los gastos de permisos, alquiler de biombos, montaje y desmontaje e impresión. 

Rápidamente algunas empresas preocupadas de manera cierta en temas de inclusión nos apoyaron: Banorte, Fundación Cinépolis y Coca-Cola FEMSA. 

Y ayer después de, como Penélopes, tejer y destejer maneras de cumplir el sueño de la muestra urbana de las fotos, logramos el cometido. 

En una mañana de sol radiante, nos reunimos ayer para escuchar discursos conmovedores (como el del propio Enrique Covarrubias, quien tiene cuadriplejia, que usó un estabilizador para poder dar sus palabras de pie) y cortar una fosforescente cinta verde y dar por inaugurada esta muestra accesible, inclusiva y echa a todo pulmón. 

Sirvió para volver a vernos y abrazarnos y tomarnos fotos con buena parte de los 24 protagonistas. Ahí estaban Mariana Castillo, Roxana Pacheco, Daniel Ríos, Ricardo Adair, José Villela, Naivi Luis, Maite Ibarra, Enrique Vázquez y Sandra Jiménez, felices de verse en un espacio tan abierto, tan visible, tan de todos. 

Y aún quedan más sueños en la chistera a punto de saltar como conejo: este 28 de octubre a las 16 horas será la presentación del libro per se en el Museo Memoria y Tolerancia (están todos cordialmente invitados). Y pocas horas después, desde las 20 horas, la pantalla más grande de Latinoamérica (que ocupa casi toda la pared sur del World Trade Center) será el marco donde se proyectarán las fotos de los (IN) VISIBLES del libro, en un marco vivo de 5 mil metros cuadrados. 

Los libros, la galería, la proyección en la mega estructura de la empresa Huge Board nos ha dejado a Ana María Bermudez y a mí, un poco cansadas pero con ese optimismo genético vigorizado. Logramos, como un mago, sacar a los personajes de un libro para darles cuerpo en una de las avenidas más transitadas de una de las capitales más grandes del mundo y ojos, en la pantalla más poderosa también de esta megalópolis. 

¿(IN) VISIBLES? No. Nunca más. 

Acá pueden disfrutar de una pequeña muestra de la inauguración de ayer: 

Por Bárbara Anderson

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.