Actualidad

En Reino Unido hay familias que no comen y pasan frío para que sus hijos con discapacidad puedan “sobrevivir”

Freya Hunter y Elisa McEvoy son dos niñas con discapacidad intelectual.

Según la Oficina Nacional de Estadísticas de ese país, 55 por ciento de las personas con
discapacidad difícilmente puede pagar su cuenta de luz y 36 por ciento apenas
puede cubrir sus gastos de vivienda, ya sea en renta o por hipoteca.

La madre de una niña escocesa que vive con discapacidad dice que “se va tener que  congelar” para poder mantener con vida a su hija este invierno ya que su cuenta de electricidad podría llegar a 7 mil libras esterlinas (unos 160 mil pesos mexicanos) el próximo año, lo que demuestra que las familias están adoptando medidas desesperadas para aguantar el costo de la crisis energética que vive toda Europa.

Otro padre dice que se salta comidas para asegurar que su hijo con autismo tenga sus alimentos, en consecuencia, su medida de cintura se ha reducido en más de 10 cm.

Nuevas cifras “alarmantes” de la Oficina Nacional de Estadísticas (ONS) del gobierno inglés indican que 55 por ciento de las personas con discapacidad (pcd) difícilmente puede pagar sus cuentas de luz y 36 por ciento apenas puede cubrir sus gastos de vivienda.

Cerca de uno de cada 15 (7 por ciento) de los adultos con discapacidad está atrasado en sus pagos en comparación con uno de cada 25 (4 por ciento) de personas sin discapacidad, indica la ONS.

Mientras tanto, uno de cada 25 (4 por ciento) de adultos con discapacidad está atrasado en el pago de renta o de hipoteca, por lo que representan el doble de los adultos sin discapacidad, que es uno de cada 50 que se encuentra atrasado en sus pagos de vivienda.

Los familiares de las personas con discapacidad están desesperados en medio de la crisis que enfrentan.

“Me voy a tener que congelar para mantener viva a mi hija’

Carolynne Hunter, de Tillicoultry -Escocia- es la madre de una niña con discapacidad y dijo que este invierno se va a tener que congelar ya que su cuenta de luz subió a más de 500 libras esterlinas al mes (11 mil pesos mexicanos), y la mayor parte de su consumo se utiliza en el equipo que mantiene con vida a su hija con discapacidad,“Simplemente no puedo costearlo”, comentó a la cadena de noticias Sky News.

“Y voy a trabajar tiempo completo. Trabajo 40 horas a la semana por lo que mis ingresos son un poco más altos que los de la mayoría de las personas”.

Freya, su hija de 12 años, necesita cuidados intensivos en casa las 24 horas del día. Utiliza un tanque de oxígeno, equipo especial para moverla, una silla eléctrica para desplazarse,  una cama eléctrica y una tina eléctrica.

Freya no puede regular su temperatura corporal por lo que requiere calefacción constante durante el invierno.

Este invierno, la señora Hunter va a apagar la calefacción en todas las habitaciones menos en la de Freya y dijo que su otra hija se va a tener que “congelar”.

Explicó a Sky News que es su única opción para mantener con vida a su hija. “No, yo no importo, ¿o sí?” y agrega que “las personas con discapacidad no van a poder pagar estas cuentas y no van a poder sobrevivir. Y obviamente está la salud mental de la gente. Por el momento la mía no está en su mejor momento porque todas las noches me tengo que sentar en una sala fría”.

Dejar de comer para alimentar a su hijo

Paul Ridley de 57 años se salta comidas para asegurar que haya suficiente en la mesa familiar, que incluye a su hijo Keith de 33 años quien vive con autismo y no se comunica oralmente.

Por esta razón, aunada al estrés, Ridley ha bajado de peso y pasó de talla 32 a 28.

Y dice: “siempre estoy preocupado por la comida que hay que comprar, por ejemplo, un viaje normal a la tienda era de cuatro a cinco bolsas y ahora sólo alcanza para tres” y agrega: “Los cuidadores son el ejército sin sueldo de este país. Si caemos y no podemos cuidar a otras personas, al gobierno le va a costar más”.

“Los cuidadores son el ejército sin sueldo de este país. Si caemos y no podemos cuidar a otras personas, al gobierno le va a costar más”

Mike O’Brien, quien cuida de tiempo completo a sus padres que son adultos mayores y con discapacidad, dice que la cuenta de víveres subió más de 30 libras esterlinas a la semana (casi 700 pesos mexicanos) y la cantidad de compra sigue siendo la misma.

El problema es que hay que lidiar con el aumento de precios cuando los ingresos se mantienen fijos. Esta situación se da en momentos en que se hace un llamado al gobierno a aumentar los beneficios en relación con la inflación, y se advierte que “se perderán vidas” si no se hace así.

“Cuando los precios se mantienen subiendo y subiendo, de repente te das cuenta de que tus ingresos no van a durar lo suficiente”, afirma O’Brien.

Dan McEvoy y su esposa cuidan de tiempo completo a su hija de nueve años, Elisa, quien vive con parálisis cerebral y discapacidad visual y auditiva.

Este padre de 46 años con dos hijos dice que “todo está más caro” en lo relacionado con el cuidado de una persona con discapacidad, empezando por el gasto del combustible para llegar al hospital para las citas médicas y con el uso de la lavadora, ya que se necesita lavar ropa con mayor frecuencia.

El año pasado Elisa permaneció 8 meses en el hospital. Desde que regresó a su casa la cuenta de la electricidad subió 50 por ciento. “Más de la mitad del consumo está relacionado con nuestra necesidad de mantener a Elisa con vida y cómoda”, dijo McEvoy a Sky News.

Debido a la advertencia de las autoridades de posibles apagones durante los días más fríos, explica que “sin electricidad, Elisa tendría que ir al hospital”.

“La mayor frustración para nosotros es que cuando creemos que hemos logrado avances en la campaña para difundir que los padres de niños con discapacidad resultamos afectados desproporcionadamente, llega un nuevo primer ministro”.

Riesgo de muerte en casa

James Taylor, de la asociación de ayuda para la discapacidad Scope, dice que las cifras actuales son “alarmantes” y que la línea de ayuda de la asociación “está saturada con llamadas”. “Hemos sabido de pcd que tienen que decidir entre encender la calefacción o el equipo que los mantiene con vida”, dijo Taylor al mismo medio británico.

Richard Kramer,  director ejecutivo de Sene, agregó, que “muchas pcd reciben cuentas de electricidad muy elevadas debido a que la necesitan para sus equipos esenciales, como sillas de ruedas, grúas, y alimentadores,  o porque tienen que cubrir los gastos de las terapias especializadas y la dieta. Las cifras más recientes de la ONS dan prueba de lo mucho que tienen que enfrentar las personas con discapacidad para cubrir sus costos de vida”, agrega el activista.

Ambas asociaciones solicitan al nuevo Primer Ministro, RIshi Sunat, que incremente beneficios en relación con  la inflación.

Según Dan White, representante en Reino Unido de Disability Rights afirma que “llegamos a un punto en esta crisis en el que sin la intervención del gobierno las personas con discapacidad enfrentan el riesgo de un serio deterioro de salud y de lo peor, de morir en casa”.

Por Megan Baynes

Publicado originalmente en Sky News | Traducido por Graciela González.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.