Fotografía de la rehabilitación de una persona con con discapacidad motriz.
Actualidad

Rehabilitación de pcd retrocede por la pandemia

Por Redacción Yo También.

La pandemia del COVID-19 ha ocasionado retrocesos en la educación y la rehabilitación de personas con discapacidad, ya que no había preparación ni infraestructura para impartir capacitación médica especializada en línea.
César Flores, director de Quejas del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), dijo a Milenio que las condiciones de la pandemia han aumentado la incertidumbre de las personas con discapacidad ante el rezago que observan en su condición.

“Esta pandemia ha agravado las barreras de acceso de las personas con discapacidad, pues sin las rehabilitaciones presenciales no logran ver cuadros que se ajusten a su condición, tienen mayor desventaja. Sin lugar a dudas, las personas con discapacidad tienen un agravamiento en el ejercicio de sus derechos”, dijo en la entrevista.

Ante el confinamiento obligado por la pandemia, algunas instituciones, como la Asociación Pro Personas con Parálisis Cerebral (APAC) debieron cerrar sus instalaciones y ello afecta a las y los estudiantes, en materia educativa, pero también a quienes tomaban ahí sus terapias de rehabilitación.
Si bien algunas familias han procurado suplir las terapias presenciales con asesoría a distancia, lo cierto es que el resultado no es comparable no sólo en términos de avances, sino también en la angustia que genera a los miembros de una familia o los cuidadores el no estar capacitados para realizar la rehabilitación de manera correcta.

“Es empezar desde cero, toda la rehabilitación que ya habíamos logrado en doce años se vino para abajo. La adaptación fue difícil porque teníamos que batallar con terapias sin orientación médica, sin terapeutas”, explicó la madre de un niño con discapacidad al diario.

La situación se agrava cuando se piensa que durante la pandemia gran número de las familias de personas con discapacidad han quedado sin empleo o han aumentado la inversión en los servicios que buscan para atenderlas.

“Definitivamente te enfrentas a la cruda realidad, pues sin empleo, no hay para los medicamentos, incluso hay días que no hay para pagar el internet”, dijo un padre de familia.