Actualidad

Queman a niña que tiene ansiedad en clínica psicológica de Jalisco

Fotografía desenfocada de una niña en hospital.

La niña de 11 años fue ingresada por su familia en una clínica que ofrece atención psicológica para varias condiciones de salud mental.

Una niña de 11 años sufrió severas quemaduras causadas por la combinación de alcohol y descargas eléctricas como parte de una terapia que le aplicaron en una clínica de atención psicológica para controlarle una presunta crisis de ansiedad.

La niña fue trasladada al Centro Médico Occidente, del Instituto Mexicano del Seguro Social, donde médicos reportan su condición de salud como delicada.

La Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco (CEDHJ), organismo que notificó lo ocurrido al Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura de la Comisión Nacional de Derechos Humanos, informó que la niña describió cómo fue sometida por cuatro hombres y una mujer durante una crisis en un albergue ubicado en el municipio de Tonalá, Jalisco

En ese albergue, de nombre “Casa de Vida, Camino a la Fortaleza”, ingresó la niña el pasado 30 de junio, cuando sus familiares la dejaron para atenderle varios trastornos de ansiedad y depresión, además de episodios de epilepsia.

Según el reporte oficial, el pasado viernes los cuidadores ordenaron a la niña que dejara de rascarse y para calmarla le rociaron alcohol y después le aplicaron descargas eléctricas con una pistola, lo que le ocasionó quemaduras de segundo grado en el 13 por ciento de su cuerpo, con mayores laceraciones en abdomen, tórax y brazo izquierdo.

Tras lo ocurrido, los directivos del albergue notificaron a los familiares de la paciente, aunque negaron que hubiese sido intencional. De hecho, aseguraron que se trató de un accidente, lo que fue negado por la niña.

Aun cuando en el albergue trataron de impedir que la mamá de la paciente la sacara de ahí, finalmente logró llevarla bajo el resguardo de una cuidadora, de nombre Estrella, a la Cruz Verde de la Central Vieja, a cargo del Ayuntamiento de Guadalajara.

Mientras el personal de la Cruz Verde elaboraba el parte médico, la empleada del refugio escapó. Luego, la madre levantó una denuncia ministerial en las instalaciones de Ciudad Niñez, y trasladó a la niña a la clínica 89 del IMSS, de donde la canalizaron al Centro Médico de Occidente. Ahí, le practicaron una cirugía reconstructiva, y el jueves 28 de junio tiene programada otra operación para, quizá, implantarle injertos de piel.

Las autoridades no han informado si el albergue cuenta con los permisos de operación, aunque el Mecanismo Nacional de Prevención de la Tortura tiene facultades de acceso a sus instalaciones, donde cobraban 300 pesos a la semana por atender a la niña.

Por Redacción Yo También

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.