Fotografía proporcionada por la empresa Pavo Down, que muestra a dos varones, uno es un hombre de mediana edad, de cabello oscuro, delgado, y el otro es un joven con síndrome de Down, quien viste camisa color rosa. Los dos se abrazan y sonríen; el brazo que les queda libre lo levantan en señal de saludo triunfal. Frente a ellos está una serie de productos de pavo empacados al alto vacío, como hamburguesas, salchichas y pechuga.
Actualidad

Conoce Pavo Down, la cooperativa que contrata a personas con discapacidad intelectual

La empresa está conformada por 28 colaboradores, de los que 11 tienen discapacidad intelectual y están a cargo de diversas partes del proceso, desde la crianza hasta el empaquetado del producto.

Por Redacción Yo También

La cooperativa mexicana Pavo Down es una empresa exitosa y concebida desde la inclusividad: más de un tercio de sus 28 colaboradores son personas con síndrome de Down que están plenamente integrados a todo el proceso productivo.

Ubicada en Ciudad de México, la empresa es parte de los 222 mil centros de trabajo que son parte del programa federal Jóvenes Construyendo el Futuro, que este lunes es relanzado por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS), y tiene grandes planes de expansión para lo que resta del 2021.

Gabriela Mendoza, directora general de Pavo Down, dijo a medios mexicanos que en lo que resta del año esperan sumar a 32 personas con alguna discapacidad para consolidar la expansión de la cooperativa que, a mediano plazo, tiene contemplado llegar a los distintos estados del país.

«Estamos abriendo un nuevo proyecto para integrar a 32 jóvenes que incluso ya están en lista de espera; a estos 32 jóvenes –queremos hacerlo de 2 por cada alcaldía- vamos a capacitarlos y que formen parte de los puntos de venta que nosotros queremos lanzar en Ciudad de México»,

explicó Mendoza.

Los 11 jóvenes que ahora están contratados tienen a su cargo todo el proceso de la crianza de los pavos, la transformación del producto, el empaquetado y etiquetado, e inclusive acompañan en las actividades de venta en la tienda que operan.

“Estamos abriendo un nuevo proyecto para integrar a 32 jóvenes que incluso ya están en lista de espera; a estos 32 jóvenes –queremos hacerlo de 2 por cada alcaldía- vamos a capacitarlos y que formen parte de los puntos de venta que nosotros queremos lanzar en Ciudad de México», detalló. 

La empresaria pidió que las autoridades federales den continuidad al programa del que forman parte los jóvenes con discapacidad, ya que no solo apoya la operación de la cooperativa sino que también brinda oportunidades para la inclusión laboral.

“Este programa nos ha mantenido vivos, esa es la realidad. El contar con los jóvenes que tenemos no han impulsado mucho, ese es nuestro fuerte”,

aseguró.

Cifras de la Secretaría del Trabajo indican que, hasta el momento, un millón 200 mil jóvenes participan en el programa y se han vinculado a micro, pequeñas y medianas empresas en México. Y para lo que resta del año, la dependencia planea sumar 500 mil más.

Fotografía de Pavo Down que muestra a cinco de los jóvenes con síndrome de Down, que son parte de su platilla laboral, frente a una mesa en la que se ven cuatro charolas y, en dos de ellas, hay un pavo. Los cinco usan cubrebocas, guantes y cofias protectoras del cabello, además de delantal de diferentes colores. De izquierda a derecha: el primero viste una playera de color verde y lleva delantal blanco; el segundo, playera amarilla y delantal azul; el tercero, playera beige y delantal negro; el cuarto, playera verde claro y delantal rojo; y el quinto, playera color café y delantal rojo.
Jóvenes con síndrome de Down que son parte de la planta laboral de la cooperativa Pavo Down.

Pavo Down, una historia de inclusión

La Granja Huexólotl Down surgió en febrero del 2017, en la alcaldía Magdalena Contreras de Ciudad de México. Actualmente comercializa más de 24 productos derivados del pavo, como hamburguesas, milanesas, jamón y carne deshebrada, bajo la marca Pavo Down.

Su fundadora y creadora del concepto es Gabriela Mendoza González, su actual directora, quien desde un inicio la visualizó como una empresa inclusiva para personas con síndrome de Down y otras discapacidades.

Para Mendoza, la principal motivación del proyecto es su hijo Ángel Gabriel, aunque no se centró solo en él, sino que dio oportunidad a más jóvenes con Síndrome de Down que apoyan en la crianza y elaboración de productos.

Para la cooperativa, la temporada estrella es diciembre, cuando se acostumbra comer pavo en las cenas navideñas, y por eso maneja un programa de apartado del producto con 300 pesos y liquidado antes del 1 de diciembre.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.