Actualidad

Niño con discapacidad «interrumpe» al Papa y se roba la audiencia vaticana

Fotografía de un niño de tez blanca y cabello oscuro, que usa lentes con armazón negro, redondo y un cubrebocas blanco, que viste juego de pants y chamarra café, con aplicaciones en amarillo y blanco, cuando toda el solideo blanco del papa Francisco, un hombre adulto mayor, de tez blanca, que viste túnica blanca y está sentado en una silla, también blanca, al lado de un hombre joven, que viste hábito de sacerdote y sostiene un libro grande, con pastas rojas y una cruz dorado al frente.

El Papa Francisco detuvo su catequesis por un niño con discapacidad que subió a abrazarlo, acción que disfrutó y le agradeció.

Por Redacción Yo También

La audiencia general del papa Francisco tuvo un invitado muy especial. Mientras el pontífice daba un mensaje, un niño con discapacidad subió al estrado espontáneamente para estar cerca de él por unos instantes e intentar quedarse con su solideo.

El pequeño con toda la libertad e inocencia de su corazón quiso seguir a lado del Papa y se instaló por un momento en la silla que ocupa el regente de la Prefectura de la Casa Pontificia, Leonardo Sapienza.

En ese momento la guardia pontificia apareció para decirle que regresara a su lugar, pero el papa Francisco, como es habitual, intervino para que lo dejaran con él pues, aseguró, los niños actúan según les dicta el corazón.

El niño por fin regresó a lado de sus padres y más feliz que antes, pues le regalaron un solideo como el del clérigo argentino. 

Francisco se puso contento e incluso agradeció que el niño hubiera tenido ese gesto de espontaneidad, pues actuó con libertad, se acercó y movió como si estuviera en su propia casa.

“Lo que Jesús decía sobre la espontaneidad y libertad de los niños. Cuando este niño tuvo la libertad de acercarse y de moverse como si estuviera en su casa… Valentía para acercarse al Señor, de estar abiertos al Señor, de no tener miedo al Señor. Yo agradezco a este niño por la lección que nos ha dado a todos”, expresó el pontífice.

Desde que inició su pontificado, Jorge Mario Bergoglio se ha caracterizado por ser muy cercano a sus feligreses, a las personas católicas y practicantes de otras religiones, pero de manera especial con los niños con y sin discapacidad, con los que siempre se detiene, abraza o dedica algunas palabras.

«Porque los niños no tienen un traductor automático del corazón a la vida, los niños continúan. Que el Señor lo ayude en su limitación y en su crecimiento».

Papa Francisco

¿Quién es el niño que sorprendió al Papa?

El protagonista de la jornada vaticana se llama Paolo, tiene 10 años, es italiano y tiene discapacidad cognitiva. Junto con su familia, llegó a Roma desde San Ferdinando di Puglia y ya en la audiencia de los miércoles no dudó en acercarse y subir los diez escalones que lo separaban de la silla del Papa Francisco. El Pontífice lo vio acercarse con una sonrisa.

En cuanto el niño apareció frente a él, le estrechó las manos, dándole un golpe afectuoso y una caricia. En medio de la mirada divertida de los fieles presentes en el Aula, mientras seguían leyendo la Carta de San Pablo en varios idiomas. El Papa intercambió unas palabras con Paolo y le preguntó si quería sentarse a su lado. Inmediatamente Monseñor Leonardo Sapienza, regente de la Prefectura de la Casa Pontificia, se levantó para cederle la silla..

Lo demás es historia. El pequeño quería el solideo del Papa y le regalaron uno para que recordara su visita al Vaticano.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.