ActualidadYo También Soy Noticia

¿Cómo sonará la libertad?

Penal de Santa Martha Acatitla.

“M” es una persona adulta con discapacidad auditiva y lleva 3 años en el Penal de Neza Bordo. Es inocente pero recién ahora, gracias a la colecta, tiene un audífono con el que podrá oír su juicio y su sentencia.

Una riña entre vecinos en el 2019 puso a M tras las rejas. 

Ella es sorda y analfabeta. Tampoco nunca aprendió Lengua de Señas Mexicana. 

Sin poder ni oír, ni firmar, ni entender ni defenderse fue como terminó pagando con su libertad un asunto que aún está sin aclararse. 

Porque el juez que lleva la causa pidió “ajustes razonables», es decir, un audífono para que la imputada escuche (como es el derecho de todo mexicano) la causa, el proceso y la sentencia final de su caso. 

La salvará el crochet. 

Porque la ONG “La Cana” que capacita y da apoyo económico y psicológico a mujeres en seis penales del país, hizo una colecta y le consiguió ese dispositivo que la separó toda su vida del sonido: un audífono. 

Daniela Ancira abrazando a la señora "M".

Como publicamos esta semana en nuestro sitio, en las cárceles mexicanas hay 9 mil 461 personas con discapacidad y, de ese total, 356 son mujeres que viven de manera precaria, sin apoyos, sin cuidados y en un abandono superior al resto de los miles de mexicanos privados de la libertad.

“El caso de M es un ejemplo de cómo funciona el sistema penitenciario. El director nos hizo llegar esta historia en mayo y salimos a pedir apoyo para conseguirle los aparatos que le permitan escuchar al juez que sigue su caso”,

me dice Daniela Ancira, una de las fundadoras de La Cana.

Se trata de una organización civil que trabajan unas 270 mujeres privadas de su libertad para ayudarlas a reinsertarse en la sociedad a través de talleres de tejido (estos muñecos amigurumi), costura, macramé y bordado y capacitación para poder tener herramientas (como computación, por ejemplo) que las ayuden al salir de la cárcel.

“Convertir estos espacios en lugares de oportunidad y no de castigo” es uno de los mensajes que esta organización mueve junto con kilos de estambre de colores en los penales de Barrientos, Ecatepec y Nezahualcóyotl Sur (en el Estado de México) además del de Santa Marta Acatitla, en la Ciudad de México.

Para conocer más sobre la historia de “M” y de las acciones de La Cana, charlé directamente con Daniela en nuestro ciclo de video entrevistas Yo también soy noticia:

Por Bárbara Anderson

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.