ActualidadOpinión

Mis ojos, mi idioma

Daniel Robles Haro

¿Qué opciones de comunicación tiene una persona que no puede hablar ni utilizar sus manos?

Por Daniel Robles Haro

Cuando yo era apenas un bebé mi pronóstico de vida era reservado y mi diagnóstico poco claro.

Mi cuerpo se movía sin coordinación. No me podía sentar ni sostener la cabeza. Sin embargo, sonreía y mi mirada seguía objetos y respondía a estímulos.

Antes de los dos años, mi mamá me enseñó mi primera «palabra»:

Que mirara hacia arriba si mi respuesta era sí. Mi primera palabra fue “sí”. (Excelente comienzo, creo yo).

Y que volteara la mirada hacia lo que quería. Así empecé a comunicarme.

Bibi. Dulce. Baño. Calle.

Más tarde, el no. Contundente. Con mirar bien claro hacia abajo.

Antes de los tres, mi mamá se colocaba frente a mí con las manos separadas y me mostraba dos objetos para elegir. Uno en su mano izquierda y otro en la derecha. Y yo tenía que voltear claramente hacia la opción elegida.

Más tarde eran opciones con palabras. Cada mano representaba una. Por ejemplo: «¿quieres desayunar huevito? Mano derecha. Hotcakes, mano izquierda. Y yo elegía.

A los tres años ya estaban sentadas las bases para mi comunicación futura.

A los cinco o seis, elegía con sí y no, e izquierda y derecha opciones en una hoja de papel dividida en cuatro.

Así mi familia y maestros se fueron dando cuenta que yo distinguía y aprendía cosas: colores, figuras geométricas, imágenes, etcétera.

A los diez años me hicieron mi primer tablero de comunicación, que es como un catálogo de símbolos. Con siete áreas de diferentes colores.

Social (Rosa): saludos, preguntas y expresiones básicas.

Quién ( amarillo): personas cercanas a mi entorno: maestra, mamá, papá, hermana, amigo, doctor, etcétera.

¿Qué hace? ( Verde): Verbos y acciones

¿Qué, con qué? (Naranja): sustantivos por campos semánticos: comidas, partes del cuerpo, ropa, utensilios básicos.

¿Cómo? ( azul) estados físicos y mentales: triste, feliz, cansado, enfermo…

¿Dónde? ( Morado): lugares significativos para mí: escuela, casa, baño, Zapopan, parque, cine, etcétera.

Miscelánea ( blanco): días de la semana, meses, números, conceptos, hoy, ayer, mañana. 

Y así se fue ampliando mi capacidad de expresar ideas más complejas, hasta llegar a apps con las que redacto y luego pasan a un sistema de voz sintética.

Todo dirigido con mi mirada. Benditos mis ojos.

Cómo ven, las personas con discapacidad severa también somos seres pensantes y tenemos derecho a ser escuchados, tener oportunidades de educación y desarrollo personal y también voz y voto.

Gracias por leerme.

*Daniel es activista y vive con parálisis cerebral. Twitter: @DanielRoblesMEX

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.