Actualidad

Los ucranianos con discapacidad, los olvidados de la guerra

Edificio estilo nórdico en ruinas tras un bombardeo, tres soldados lo ven directamente y se encuentran de pie en las cenizas de árboles quemados cerca del lugar.

La doble victimización de quienes viven en un territorio invadido y no pueden huir.

Redacción Yo También | Fotografía de Sergey Bobok vía Getty Images

Una mujer con discapacidad que huyó de Ucrania dos días después de la invasión rusa reveló una faceta doblemente dolorosa del conflicto: se está abandonando a las personas con discapacidad debido a la falta de infraestructura.

Michelle Cullen, reportera del Irish Mirror entrevistó en Polonia a la ucraniana Tanya Herasyova, coordinadora de proyectos la asociación Fight For Our Right (Lucha por Nuestro Derecho), quién afirmó que la falta de recursos para apoyar a los ucranianos con discapacidad ha hecho ‘casi imposible’ para ellos cruzar la frontera.

Tanya y su madre, que también vive con una discapacidad, se vieron obligadas a dejar Ucrania y a su familia y amigos.

Según datos de organizaciones civiles, vivían en Ucrania unas 2.7 millones de personas con discapacidad de una población total de 44.1 millones de habitantes.

De hecho, hay al menos 82 mil niños con discapacidad intelectual internados en diversas instituciones públicas en distintas zonas del país que no han sido evacuados. 

Según publicó esta semana la European Disability Forum, todos los shelters para refugiarse dentro de Ucrania son inaccesibles.

“Como mujer con discapacidad, me he topado con muchos obstáculos en tiempos de paz y ahora con muchos más cuando traté de salir de mi ciudad”, afirma en la entrevista, “en Ucrania casi no hay infraestructura accesible, ni transporte, lo cual se convierte en un serio problema para las personas con discapacidad que quieren salir”.

Precisamente los voluntarios de la organización civil en la que es activista fueron quienes las ayudaron a moverse de Kiev y poder alojarse en un lugar seguro en Polonia, donde se encuentra refugiada. “Nos dejaron, y los únicos que nos ofrecieron ayuda fueron los voluntarios”, decía Tanya con la voz entrecortada, “sin la gente no habrían podido evacuarnos”.

Tanya explicó que por la falta de accesibilidad tuvo que depender de la ayuda del personal de la estación de trenes para que la llevaran de un transporte a otro. “Ellos me ayudaron y solo así pude subirme al tren. Los trabajadores de la estación de ferrocarriles me bajaron por las escaleras a la salida, fue horrible”, agrega Tanya.

Y también relató lo aterrador del viaje hasta Polonia, en vagones repletos de gente que temía por su vida mientras escuchaba los aviones militares que sobrevolaban las vías del tren.

“Las abandonamos”

La presidenta de Fight For Our Right, Yuliia Sachuk, viajó a Ucrania desde Irlanda en donde estudió Leyes y Políticas de Discapacidad Internacionales y Comparadas, en la Universidad Nacional de Irlanda en Galway para estar con su familia antes de la invasión.

 “En estos momentos, las personas con discapacidad son el grupo más afectado por la guerra en Ucrania. Hay personas con discapacidad atrapadas, muriendo solas. Las abandonamos”, explica Yuliia. “Hemos tratado de ayudar pero necesitamos más ayuda. Necesitamos apoyo para una evacuación accesible que dé prioridad a personas con discapacidad”.

Desde que regresamos a Ucrania, los colegas de Yullia y sus amigos han tratado de ayudarla y a Fight For Our RIght a reunir dinero para conseguir el apoyo para que los ucranianos con discapacidad puedan escapar.

Tanya Herasyova no se fue sola de Ucrania, “nos escapamos con mi madre quien también tiene una discapacidad y usa muletas. Salimos de casa el 25 de febrero durante el segundo día de la guerra. La noche en el tren fue difícil. Estaba lleno de gente que viajaba de pie y casi no teníamos espacio ninguna de las dos”. 

Ya fuera de Ucrania, Tanya y Fight For Our Right están tratando de evacuar a más personas con discapacidad organizando transportes especiales y voluntarios que los lleven a la estación de trenes y los ayuden ‘a mano’ a subir a los vagones. 

Actualmente están buscando más organizaciones en otros países para poder reubicar a la gente, tanto en Moldavia, como Eslovaquia y Rumania, Polonia. “También estamos buscando a familias que nos apoyen para conseguir hospedaje y cuidados médicos para personas con discapacidad de todas las edades”.

Tanya dijo que tiene muchas esperanzas de regresar a su país porque no quiere pensar que nunca regresará a su ciudad. “Toda la familia materna, mis amigos y mi corazón están en Kiev, en mi hogar. A veces siento que nunca regresaré a casa. Pero no quiero pensar así”.

Si te interesa realizar un donativo puedes hacerlo en la página oficial Fight For Our Right Ucrania.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.