ActualidadDeportes

Brenda Osnaya: A lo que sigue

Fotografía de una mujer joven, deportista, usuaria de silla de ruedas, está frente a la imagen gráfica del Maratón de la Ciudad de México, creada en colores blanco, morado, amarilo y anaranjado. Ella está inclinada en la silla de ruedas y la levanta dejando sus pies al aire, mientras estira el brazo derecho y coloca la palma de la mano sobre el suelo. La mano derecha la pone frente a ella y alza el dedo índice. Viste pants negros, chamarra parte negra y la superior y las mangas en blanca a juego con la cachucha que usa.

La regiomontana de 28 años es una de las cinco mejores paratriatletas del mundo; su objetivo ahora: alcanzar el podio en los Juegos Paralímpicos de París 2024

Por Ivett Rangel

Un año de “primeras veces”, eso es lo que ha sido el 2021 para Brenda Osnaya: a principios de año hizo campaña política por una diputación local, hacia el verano consiguió un lugar en los Juegos Paralímpicos de Tokyo, hace unos días participó en la Maratón de la Ciudad de México y obtuvo el segundo lugar de su categoría. Ahora está por viajar a Nueva York, a donde la invitaron como conferencista. 

La paratriatleta participará en la 11 edición del Encuentro Internacional de Mentes Maestras, a realizarse del 9 al 12 de diciembre. Entre los confirmados se encuentran César Lozano, Luis Fallas, Alex Dey y Glenda Umaña, entre muchos otros. 

“Mi conferencia es mi historia de vida con herramientas que a las personas les pueden servir”,

cuenta con emoción la deportista. 

“Todavía no me la creo: Es mi primera vez en Nueva York y mi cuarta conferencia internacional, donde voy a estar al lado de personas muy importantes. Estoy muy feliz de que me hayan considerado”. 

Brenda solía dedicarse al patinaje de velocidad sobre ruedas, disciplina en la que obtuvo un campeonato nacional y representó a México en diversas competencias internacionales. Sin embargo, un accidente automovilístico en 2010, a los 17 años, le impidió volver a caminar. 

Y aunque esto cambió su vida para siempre, no logró apartarla del mundo deportivo. En agosto pasado, en Tokio, pasó a la historia como la primera mexicana en participar en paratriatlón en unos Juegos Paralímpicos, además logró colocarse entre las cinco mejores de la competencia. No alcanzó el podio, pero su carrera en el olimpismo apenas arrancó.

Fotografía de Brenda Osnaya, una mujer joven usuaria de silla de ruedas de color negro, tiene un puño al aire en señal de victoria, hace una expresión con su rostro en forma de grito con la boca abierta, lleva puestos unos googles tornasol, de color naranja con morado y un casco de color rojo, viste una playera de tirantes de color verde con bordes rojos.
Brenda Osnaya vivió el sueño de Tokyo 2020.

La euforia inesperada

Han transcurrido 90 días desde que regresó de la capital japonesa y, aunque el entusiasmo por la selección paralímpica mexicana ya no es igual, reconoce que sí se sorprendió con todo lo que ha ocurrido desde entonces.  

“Yo no sabía qué iba a pasar porque eran mis primeros juegos, pero mis compañeros que sí tienen experiencia me habían dicho que la euforia duraba un mes, cuando mucho, y después tenía que regresar a mi vida y a estar enfocada en mi carrera deportiva. 

“No me preocupé por eso porque yo soy una atleta que le da siempre vuelta a la página. Sí me fue bien, pero a lo que sigue”, comenta. 

Sin embargo, tuvo más atención de lo que le habían dicho. 

“Sí había vivido (el reconocimiento), pero no a esta magnitud. A los atletas nos ayuda mucho la exposición porque más gente nos conoce, cree en nosotros y se quiere sumar a nuestro proyecto deportivo. 

“Además, me dio gusto saber y conocer a mucha gente que está volteando a ver el deporte adaptado”, expresa. 

Su primera maratón

La regiomontana, al ser una paratriatleta, se prepara para nadar 750 metros, después recorrer 20 kilómetros en una silla de mano para el segmento de ciclismo y luego otros 5 en otro tipo de silla para la carrera. Por lo que nunca había participado en una maratón, en la que hay que completar 42 kilómetros.

“Soy una atleta de medio fondo, no de fondo, pero esperaba hacer un tiempo debajo de las 2 horas y 10 minutos, pero hice cinco minutos más. Sí estoy contenta por cumplir un reto más en mi carrera deportiva y participar en uno de los eventos más importantes de América Latina. La cereza del pastel: Que fue presencial.

“Estuvo muy padre porque toda la gente te echa porras todo el tiempo y se sintió un ambiente increíble, muy amigable”. 

Fotografía de Jorge Osnaya y su hija Brenda, la única paratriatlonista mexicana y latinoamericana en Tokyo 2020. En la imagen, Jorge, un hombre maduro, de cabello y enorme y tupido bigote. Viste un pantalón oscuro y camiseta negra, con vivos verdes. Está en cuchillas y toca el brazo de su hija mientras ambos levantan el brazo en señal de triunfo. Brenda está sentada en su silla de ruedas de carrera y se alcanzan a ver las distintas ruedas. Viste pants morado con camiseta deportiva, color verde, con las mangas en rojo. Usa un casco de protección blanco y lentes de sol azules.
Jorge y Brenda Osnaya, padre e hija hacen un gran equipo.

Con velocidad hacia París 2024

Su siguiente meta: los Juegos Paralímpicos en la capital francesa, para los que tiene dos años para prepararse. 

En marzo de 2022 arranca su calendario de competencias para foguearse. Y en septiembre debe presentarse al Campeonato Mundial de Paratriatlón, requisito previo rumbo a París 2024.

“Quiero volver a estar en el Top 5, pero esta vez sí llegar al podio. Ese es mi objetivo: Poner el nombre de México muy en alto”, señala. 

Sus deseos para 2022

Brenda tiene muchos objetivos para el siguiente año: Seguir creciendo en el mundo deportivo, viajar a más países compitiendo, conocer a más personas a través de las conferencias, ayudar a la visibilidad de las personas con discapacidad y ser una digna representante de las mujeres latinas. 

Y, sobre todo, ser una persona más independiente, de ahí que quiera aprender a manejar. 

“Aún estoy viviendo el duelo por la muerte de mi mamá (hace un año) y me di cuenta que ella era todo mi apoyo, ella era mis piernas”, expresa. 

“El 2022 va a ser un buen año. Hay que mantener la fe de que todo va a estar mejor y que vamos a poder concretar nuestros objetivos y que quienes lean esta entrevista lo sientan así. Porque todos tenemos algo que compartir desde nuestro conocimiento y nuestras experiencias”. 

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.