Fotografía de dos personas conversando, una mujer que sostiene un test en su mano, vestida de saco negro y blusa blanca y un hombre con saco azul y camisa blanca que espera ver sus respuestas.
Actualidad

La pandemia agrava la discriminación hacia las personas con autismo en el mercado laboral

Si bien la ONU alerta sobre el crecimiento de la desigualdad, también debe reconocerse los casos de éxito de empresas que operan en México y que promueven la inclusión laboral.

Por Débora Montesinos

La pandemia de COVID-19 ha puesto una lupa sobre las diferentes desigualdades en el mundo, entre ellas las que viven personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA) al ser discriminadas en el mercado laboral. Según la Organización de Naciones Unidas, la gran mayoría de los adultos con TEA está desempleada o subempleada.

En ocasión del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, la ONU llamó a la inclusión de estas personas en la esfera laboral como una vía indispensable en el camino de recuperación de la crisis detonada por la pandemia.

“Al trabajar juntos para recuperarnos de la pandemia de COVID-19, debemos fijarnos un objetivo clave, a saber, la construcción de un mundo más inclusivo y accesible que reconozca las contribuciones de todas las personas, incluidas las personas con discapacidad”, dijo el secretario general de las Naciones Unidas en su mensaje para la jornada.

António Guterres reconoció que la contingencia ha creado nuevos obstáculos y desafíos, pero agregó que, por otro lado, la reactivación de la economía global ofrece la oportunidad de “reimaginar el lugar de trabajo para que la diversidad, la inclusión y la equidad sean una realidad”.

De acuerdo con la ONU, la pandemia agudizó las prácticas discriminatorias a las que se han enfrentado durante años las personas con TEA en el sector laboral, y que se reflejan en entornos de trabajo que suponen grandes dificultades para ellas.

Para acabar con esa exclusión y garantizar que las personas con autismo puedan desarrollar su potencial, Guterres instó a un replanteamiento de los sistemas de educación y formación.

“Romper con los viejos hábitos será crucial. Para que las personas con autismo puedan acceder a un trabajo decente en condiciones de igualdad hace falta crear un entorno propicio y realizar ajustes razonables”, recalcó.

Añadió que si verdaderamente queremos no dejar a nadie atrás en el cumplimiento de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, “debemos hacer efectivos los derechos de todas las personas con discapacidad, incluidas las personas con autismo, y garantizar su plena participación en la vida social, cultural y económica”.

Nueva perspectiva

Según datos de la ONU, algunos empleadores han puesto en marcha recientemente programas de empleo inclusivo, que dan cabida a las personas con diagnóstico de autismo y afecciones conexas, como el trastorno de déficit de atención o el trastorno obsesivo-compulsivo, a menudo denominadas personas neurodivergentes.

La economía internacional atraviesa la peor recesión económica desde la gran depresión, con la pérdida de cientos de millones de empleos. Al mismo tiempo, las nuevas formas de trabajo, incluido el teletrabajo y el uso de nuevas tecnologías, han generado oportunidades para los empleados con trastornos del espectro autista que antes tenían dificultades para prosperar en entornos laborales más tradicionales, abriendo así nuevas perspectivas para estas personas.

“Trabajemos con todas las personas con discapacidad y las organizaciones que las representan para encontrar soluciones innovadoras que faciliten la recuperación para mejorar y la construcción de un mundo mejor para todos”, insistió el secretario general.

Casos en México

En México son cada vez más las empresas que han impulsado la inclusión. Una de ellas es la firma de software SAP (Sistemas, Aplicaciones y Productos para Procesamiento de Datos) y, otra, es la empresa de telecomunicaciones AT&T que, desde marzo de 2018, implementó el programa Entorno Azul para atraer el talento de personas con autismo de alto funcionamiento, también conocido como síndrome de Asperger. 

Según AT&T, parte del éxito del programa ha sido sensibilizar a las áreas, equipos y líderes que trabajan con cada candidato y dar seguimiento de su desempeño a través de un proceso de revisión periódica. Diversos estudios, como Hacking Diversity with Inclusive Decision Making, señalan que los equipos de trabajo con mayor diversidad tienden a tomar mejores decisiones, el 87% de las ocasiones, comparado con el 58% en equipos sin diversidad, lo que significa que fomentar una cultura de inclusión en las organizaciones no solo es lo correcto, sino que es también una buena decisión de negocio.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia