Fotografía de las manos de Jason Pierre-Paul. [Crédito: Jason Pierre-Paul | Facebook]
Actualidad

Jugador de la NFL pierde dos dedos y logra su segundo triunfo en el Super Bowl

Por Débora Montesinos

Cuando los Bucaneros de Tampa Bay se coronaron campeones este domingo, al ganar el Super Bowl LV 31 – 9 a los Jefes de Kansas City, uno de los más felices fue el ala defensiva Jason Pierre-Paul.

El jugador de origen haitiano, de 32 años, ya había disfrutado las mieles del triunfo en el 2011, cuando formaba parte de los Gigantes de Nueva York, pero en esta ocasión la victoria tiene un ingrediente adicional que la hizo muy especial.

Hace poco más de cinco años, Jason Pierre-Paul tuvo un accidente al jugar con pirotecnia durante la celebración de la Independencia de Estados Unidos y perdió dos dedos de la mano derecha. Pero el percance no lo detuvo. Se repuso y regresó a la NFL donde ha seguido avanzando.
“Les diré algo: estando en la cima en la NFL, cerca de recibir un gran contrato, ocurrió algo así –desafortunadamente sucedió– es triste. Pero al mismo tiempo, como siempre digo, nunca dudé de mí que no jugaría fútbol americano de nuevo. 

“Volví y tenía un objetivo. Un objetivo era no perderme una temporada y volví para terminar esa campaña”, dijo en una entrevista tras reincorporarse como jugador.

Y anoche, mientras el quarterback de los Bucaneros, Tom Brady, amplió su legado como el mejor jugador de la historia de la NFL al conquistar su séptimo anillo de Super Bowl, más allá del triunfo deportivo Jason Pierre-Paul tuvo también motivos para celebrar.