Fotografía de un par de manos unidas, la manos que se encuentran en primer plano están pintadas con piezas de rompecabezas de color azul, rojo, morado y verde.
Actualidad

Infraestructura insuficiente para atender a personas con TEA

Urge fortalecer el sistema de salud y desarrollar servicios coordinados para las intervenciones completas en el manejo del autismo y otros trastornos del neurodesarrollo, según un estudio.

Por Ivett Rangel

Menos del 2 por ciento de las unidades médicas cuenta con un modelo de atención especializada para personas con Trastorno del Espectro Autista (TEA), señala la doctora Patricia Zavaleta en el marco del Día Mundial de Concienciación sobre el Autismo, que se conmemora cada 2 de abril.

“Se cuenta con atención suficiente para las comorbilidades médicas y las comorbilidades psiquiátricas en toda la red nacional del sistema de salud, pero para las intervenciones específicas enfocadas en déficits sociales y conductas repetitivas, es un área que hay que reforzar”, dice la investigadora y jefa de la división de investigación del Hospital de Psiquiatría Infantil Doctor Juan N. Navarro y una de las autoras del Diagnóstico Nacional para la Infraestructura de Atención de los Trastornos del Espectro Autista, realizado en 2018.

Entre las conclusiones de ese documento se lee:

Los resultados muestran que los servicios de salud públicos en México cuentan con recursos humanos que podrían llevar acciones de identificación de niños y niñas en riesgo de tener TEA, de seguimiento de ese riesgo y/o derivación a los servicios especializados para iniciar el protocolo de estudio.

Sin embargo, la plantilla para brindar atención multidisciplinaria a esos casos dentro de una misma unidad, es insuficiente.

Se carece de instrumentos para el diagnóstico definitivo y el número de unidades con modelos especializados para la atención de las niñas, niños y adolescentes es precaria.

De acuerdo con la psiquiatra y paidopsiquiatra, se requiere capacitación para los profesionistas, pues los modelos para atender autismo son altamente especializados.

“Hay suficiente personal, lo que no hay es capacitación. No basta con una formación de licenciatura, se necesita una formación adicional a la que ya hizo el psicólogo o el terapista físico para atender TEA”, recalca.

El Diagnóstico Nacional para la Infraestructura de Atención de los Trastornos del Espectro Autista es el primer estudio hecho en torno a esta condición, por lo que no hay datos previos con los cuales compararlo. Sin embargo, Zavaleta reconoce la disposición del gobierno para llevarlo a cabo, así como el interés creciente en las instituciones en participar y capacitar.

A partir de la revisión del Instrumento de Evaluación de Sistemas de Salud Mental de la Organización Mundial de la Salud (WHO AIMS, 2005), se diseñó el Cuestionario de infraestructura disponible para la atención de los trastornos del espectro autista en México.

El cuestionario constó de seis apartados: a) recursos humanos, b) instrumentos clínicos para la evaluación de TEA, c) estudios de gabinete, d) medicamentos, e) modelos o programas de intervención y, f) capacitación a personal y registro de casos. 

Cada apartado evaluó la disponibilidad de los recursos dentro de cada unidad. El cuestionario se envió a los 32 estados de la República Mexicana, donde un responsable estatal lo distribuyó a 14 mil 216 unidades médicas de primero, segundo y tercer nivel; incluyendo IMSS, ISSSTE, SSA y DIF.

“El interés que hay en este momento es producto del esfuerzo que la sociedad civil ha hecho para visibilizar el TEA”, asegura la especialista.

La importancia de diagnóstico temprano

Zavaleta aclara que no hay tratamientos quirúrgicos o fármacos que ‘curen’ el TEA. “Todo lo que se promueve es a través de intervenciones, de terapias”, puntualiza.

La severidad de la condición dependerá de tres factores esenciales:
1. El nivel cognitivo que tenga el niño o la niña.
2. La edad a la que haya recibido el diagnóstico.
3. La edad en la que inicien las intervenciones.

“Por eso insistimos en el diagnóstico temprano, pues entre más pronto sean las intervenciones hay mayores posibilidades de funcionamiento de las personas con TEA”, dice la médico cirujano.

“Todo autismo se presenta en etapas tempranas de la vida, pero, a veces, los síntomas se hacen evidentes hasta que las demandas del medio ambiente exceden las capacidades del niño”.

Consejos básicos para tratar personas con TEA

Zavaleta sugiere dos cosas:

1. Que la familia, y la sociedad en general, se informen más con respecto a esta condición, pues eso hace más fácil cubrir las necesidades de las personas con TEA.

“Nosotros somos quienes debemos adaptar nuestros acercamientos o cómo nos relacionamos con ellos”.

2. Buscar ayuda inmediatamente al notar que el niño no juega o no interactúa.“No hay que dejar pasar el tiempo, hay que consultar con un especialista, ya sea un neurólogo pediatra o un pediatra psiquiatra”.

Solo para saber

El Trastorno del Espectro Autista (TEA) es una condición del neurodesarrollo que se caracteriza por un déficit persistente en la interacción y comunicación social, así como por conductas, intereses o actividades restrictivas y repetitivas. (American Psychiatric Association, 2013). 

Se le considera una discapacidad psicosocial que persiste a lo largo de la vida y representa el 0.3 por ciento de la carga global de la enfermedad a nivel mundial.

Actualmente, el diagnóstico de TEA incluye muchas afecciones que solían diagnosticarse por separado e incluyen el trastorno autista, el trastorno generalizado del desarrollo no especificado de otra manera (PDD-NOS, por sus siglas en inglés) y el síndrome de Asperger. Hoy en día, a todas estas afecciones se las denomina trastornos del espectro autista.

Los adultos con TEA presentan mayor riesgo de muerte prematura en comparación con la población general debido a la comorbilidad médica (Hirvikoski et al., 2016), de tal manera que constituyen el mayor subgrupo de causas de discapacidad y mortalidad en la mayoría de los países, independientemente del nivel de ingresos (OPS, OMS, 2018).

México presenta una prevalencia de 1 en 115 niños, y una afectación en 4 hombres por 1 mujer, lo cual es similar a lo reportado en los estudios internacionales, no obstante, recientes estudios indican que las mujeres “enmascaran” más las características por lo que obtienen un diagnóstico a mayor edad o bien, nunca obtienen un diagnóstico en específico.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd. yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia