Actualidad

¿Es tiempo de dejar de conmemorar el Día de la Tolerancia?

Tira de papel dibujada por un niño que tiene niños coloreados de diferentes colores.

Especialistas en distintas disciplinas nos comparten su visión sobre la tolerancia que nos invita a una reflexión para llevar a nuestro día a día.

Este miércoles, el mundo conmemora el Día Internacional de la Tolerancia y se antoja como algo muy positivo y destacable, pero ¿en verdad sabemos qué es la tolerancia, cuál es su real significado?

Quizá la respuesta sea negativa y estamos entrampadas y entrampados en decidir si la utilizamos como un sinónimo de una aceptación obligada. Por eso quisimos preguntar a diversas personalidades qué es, cómo la entienden, cómo debe vivirse, además de recuperar lo que dice al respecto la Declaración de Principios de la Tolerancia, de la UNESCO: 

Artículo 1. Significado de la tolerancia

1.1 La tolerancia consiste en el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad, de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. La fomentan el conocimiento, la actitud de apertura, la comunicación y la libertad de pensamiento de conciencia y de religión. La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia. No sólo es un deber moral, sino además una exigencia política y jurídica. La tolerancia, la virtud que hace posible la paz, contribuye a sustituir la cultura de guerra por la cultura de paz.

1.2. Tolerancia no es lo mismo que concesión, condescendencia o indulgencia. Ante todo, la tolerancia es una actitud activa de reconocimiento de los derechos humanos universales y las libertades fundamentales de los demás, en ningún caso puede utilizarse para justificar el quebrantamiento de estos valores fundamentales. La tolerancia han de practicarla los individuos, los grupos y los Estados.

1.3. La tolerancia es la responsabilidad que sustenta los derechos humanos, el pluralismo (comprendiendo el pluralismo cultural), la democracia y el Estado de Derecho. Supone el rechazo del dogmatismo y del absolutismo y afirma las normas establecidas por los instrumentos internacionales relativos a los derechos humanos.

1.4. Conforme al respeto de los derechos humanos, practicar la tolerancia no significa tolerar la injusticia social ni renunciar a las convicciones personales o atemperarlas, ‘significa que toda persona es libre de adherirse a sus propias convicciones y acepta que los demás se adhieran a las suyas, significa aceptar el hecho de que los seres humanos, naturalmente caracterizados por la diversidad de su aspecto, su situación, su forma de expresarse, su comportamiento y sus valores, tienen derecho a vivir en paz y a ser como son. También significa que uno no ha de imponer sus opiniones a los demás.

Ricardo Bucio, presidente del Centro Mexicano para la Filantropía

Hay un significado que le damos popularmente relacionado con, prácticamente, aguantar de la mejor manera a aquella persona con la que no estás de acuerdo con sus características, por sus condiciones, por sus preferencias, por sus opciones, por sus rasgos de identidad. En realidad, desde esa perspectiva estamos claros de que no es actual, no se trata de ninguna manera de aguantar a los demás.

El tema es el respeto a la igual dignidad, el reconocimiento de la igual dignidad en medio de la diversidad con base en la comprensión clara de que el derecho a la igualdad en lo que nos iguala es en la dignidad, en las libertades y derechos, y lo hace en razón de las diferencias; todas las personas somos diferentes.

Desde esta perspectiva la UNESCO sí dice si somos todos diferentes, entonces lo que toca, todas, es todes, es el reconocimiento de la diversidad y se hace este a partir del respeto, la aceptación y el aprecio de todas las formas de la diversidad, de las culturas, de las formas de expresión, de los medios para ser humanos, de las formas de amar, de las formas de expresarse y de reproducir sus perspectivas humanas.

La fomentan el conocimiento, la apertura, la comunicación, la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, solo coexiste, convive, existe en una armonía de la diferencia.

Desde esta perspectiva claramente está vigente, que es muy necesaria, que hay que impulsar esta visión de la tolerancia, que no es igual que concesión, condescendencia o indulgencia, sino ante todo es una actitud activa de reconocimiento de derechos humanos y de libertades y nunca puede justificarse para practicar las violaciones a estos con el clásico ‘yo nunca quise ofender a nadie, pero si alguien se sintió ofendido, no era lo mío’.

Ricardo Bucio.

Paulina Chavira, periodista, asesora lingüística, correctora de estilo y traductora.

Entiendo a la tolerancia como el respeto a la otredad, pero este respeto termina, o esta tolerancia termina, en el momento en el que hay una agresión o discurso de odio.

Paulina Chavira.

Es verdad que popularmente se habla de que toleramos algo como aguantarlo, como soportarlo, muy coloquialmente como tragar camote, pero en realidad creo que ahí, cuando hablamos de tolerancia sobre todo tendríamos que estar pensando en esta conciencia de que no solo lo que pensamos, lo que sentimos y lo que creemos es lo único que existe, si no que hay otras ideas, creencias y sentimientos que varían.

Quizá sí, quizá tendríamos que hablar más de respeto que de tolerancia para quitar esta posible confusión entre respeto y tolerancia. 

Mariana Díaz Figueroa, abogada especialista en Derechos Humanos

La ONU lo entendió hace mucho tiempo como «la aceptación pasiva del otro», pero desde mi perspectiva eso implica un reconocimiento condescendiente (obligatorio) y poniéndome en un lugar de superioridad, respecto a la existencia de otras personas que son diferentes a mí, desde mi perspectiva lo ideal sería reconoce la gran diversidad de personas que existimos y la necesidad de que todos los derechos sean reconocidos y garantizados para todas las personas,

Mariana Díaz Figueroa.

Jorge Font, conferencista, deportista de élite con discapacidad

La tolerancia es un buen punto de partida para revisar lo que me resulta inaceptable.

Me suena a una actitud un tanto pasiva. Pero puede ser una primera respuesta para frenar la impulsividad y el rechazo inconsciente.

La tolerancia podría ser el primer paso para el camino de la exploración de lo distinto. Para esa desafiante aventura de intentar entender, sentir y experimentar desde la vida de otros.

Jorge Font.

Doctor Eduardo Garza, filósofo, conferenciante y consultor

Muy buen día para honrar y agradecer a todas esas personas educadoras de nuestra mirada, a todos los que nos enseñaron a descubrir y a mirar un alguien donde nosotros veíamos un algo, una cosa, o quizá no veíamos nada. Esos son los que nos habilitaron la compasión, que dicho sea de paso es el primer sentimiento moral.

Por eso a mí, en lo personal, más que hablar de tolerancia, que no deja de ser una palabra con la que denotamos cierta superioridad moral y denigramos de alguna manera a quien no piensa, vota, ejerce su vida íntima como nosotros, lo toleramos.

A mí me gusta más la compasión, porque la compasión es, y así lo prueban no pocos, el sentimiento que nos abre al mundo de la ética, al mundo humano propiamente.

Captura de pantalla del Doctor Eduardo Garza charlando acerca de la tolerancia en un video.

Por Redacción Yo También

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.