Fotografía de Punto romántico, un lugar accesible para pasar el 14 de febrero en compañía de tu persona favorita.
Actualidad

El punto más romántico de Malinalco es también inclusivo

Personas con discapacidad han encontrado en ese pueblo
mágico el escenario ideal para expresar su amor.

Por Ivett Rangel 

Ella era una persona con debilidad auditiva y, él, con debilidad visual. No obstante, sus respectivas parejas buscaron sorprenderlos con una experiencia romántica inolvidable.

Un cueva en una de las montañas que custodian Malinalco y desde la cual puede disfrutarse del atardecer sobre este Pueblo Mágico del Estado de México se convirtió en el más original escenario para que a ella le pidieran matrimonio y para que él supiera cuánto lo querían.

A través de Punto Romántico, un emprendimiento de Sheila Peralta y Eduardo Ramírez, se logró crear el entorno propicio para ambas parejas y les quedará un recuerdo imborrable en su vida. 

Para la pedida de mano, recuerda la empresaria de 31 años, se realizó un montaje con bancas y una mesa para disfrutar del atardecer con muchas flores y se solicitó el apoyo de un intérprete de Lengua de Señas Mexicana para que le dijera a la futura novia qué decía la canción que le estaban dedicando con música en vivo. 

«Pensamos que iba a ser una experiencia muy sencilla, pero no lo fue. Teníamos que encontrar a la persona que pudiera comunicarse con ella y nosotros también aprendimos algunas palabras, como ´hola´y ´bienvenidos´para hacerlos sentir en confianza. 

«Fue una pedida de mano muy bonita, de las más tiernas. Y sí, claro que dijo que sí», recuerda la malinalquense. 

Para él, su novio decidió sorprenderlo con un picnic dentro de la cueva que se ubica en el interior del complejo ecoturístico Malikualli, y sólo hicieron un par de peticiones especiales: que hubiera muchas texturas y flores que olieran mucho. 

Docenas de casablancas y cojines de lentejuelas, con bordados o pelos fueron los detalles de distinción. 

«En esta experiencia no sabíamos que uno de ellos era débil visual, pero es increíble ver cómo desarrollan otras habilidades. Él, sin ningún problema, subió los escalones hasta la cueva y los dejamos que disfrutaran su momento. Ellos simplemente querían pasarla bien», comenta.  

Para las personas con movilidad reducida, Sheila confiesa que sigue buscando nuevos espacios en los que pueda desarrollar más experiencias románticas; por ahora cuenta sólo con los jardínes de Malikualli y la terraza del restaurante Mestizo, con una privilegiada vista hacia las montañas y una rampa que permite el acceso fácilmente. 

Y dice que las experiencias que proponga deberán ser igualmente entrañables y que permitan entrar en contacto con la naturaleza.

«Me gusta saber que somos un lugar donde la gente vive su amor. Porque el amor es el amor, no importa la forma, y siempre debe prevalecer. 

«Y el amor no sólo se vive con una pareja, también con los hijos, los amigos o toda la familia, incluso con tu mascota», detalla Sheila.

Así que, ya sea una experiencia gastronómica o de cine dentro de la cueva, o un picnic en medio de los agaves o después de una cabalgata, Malinalco invita a todos a revelar los sentimientos más dulces, en especial en este mes en el que se celebra el Día del Amor y la Amistad.