Presidente de Costa Rica con integrantes de fundación.
Actualidad

Diferentes, pero nos cuidamos igual: la campaña en Costa Rica

Además de los calcetines diversos y multicolores, personas con síndrome de Down impulsan una acción muy acorde a este tiempo de pandemia.

Por Débora Montesinos

Integrantes de la Fundación Yo puedo, ¿y vos?, con sede en Costa Rica, lanzó una campaña que ha causado sensación en ese país: el uso de cubrebocas diversos, es decir, realizados con materiales, telas y colores diferentes que les dan una imagen fresca y divertida.

El mensaje de fondo es semejante a la popular campaña de calcetines para todos, que se impulsa a nivel global en ocasión del Día Mundial del Síndrome de Down, este 21 de marzo, como lo hace Yo También en México, pero los cubrebocas la llevan más allá.

“Las llevamos diferentes, pero nos cuidamos igual”, dice el lema de la iniciativa.

Y las y los jóvenes de la fundación la promueven en el país y la han llevado hasta la casa presidencial de Costa Rica, donde el jefe de Estado, Carlos Alvarado Quesada, la primera dama, Claudia Dobles, y el vicepresidente Marvín Rodríguez, los recibieron y posaron entusiastas con sus cubrebocas diversos.

En el proceso creativo de la campaña participaron 16 niñas, niños, jóvenes y adultos con síndrome de Down, y en cada una de las piezas que elaboraron reflejaron sus gustos y talento artístico.

“Con esta colección celebramos la creatividad y abogamos por la importancia de expresarse y ser auténticos. En cada diseño podemos ver reflejada la personalidad de cada uno de sus diseñadores, con diferentes colores, variedad de figuras, tamaños y mostrando la realidad de la inclusión y la diversidad que hay en cada persona”, expresó Johanna Castro, directora ejecutiva de la Fundación Yo puedo, ¿y vos?

Esta organización sin fines de lucro surgió en el año 2013 para impulsar, financiar y promover la inclusión educativa y laboral de las personas con síndrome de Down, además de crear redes de apoyo para concientizar sobre sus capacidades y desarrollo en la sociedad.

Las mascarillas se venden en diversos puntos de Costa Rica y la empresa textil Red Point se comprometió con la fundación a donarles un porcentaje por cada protector que se comercialice.