Actualidad

Las tareas que no hizo Delfina Gómez y los estudiantes con discapacidad

|

Reportes presupuestales y deserción escolar, dos de los saldos de una gestión en la que la educación especial fue mermada hasta invisibilizarla.

En 17 meses al frente de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Delfina Gómez no solo no logró avances en materia de educación especial, sino que la convirtió en uno de los pilares más afectados en materia presupuestal.

La salida de Gómez para ser candidata de Morena al gobierno del Estado de México es el segundo cambio de titular de la SEP, dentro de un sexenio en el que la educación para personas con discapacidad ha quedado en el rezago.

En julio pasado, Yo También publicó que la SEP gastó solamente 2.2 millones de pesos de los 433.1 presupuestados para el Fortalecimiento de los Servicios de Educación Especial,  es decir, para la atención de los Centros de Atención Múltiple (CAM) y de las Unidades de Servicios de Apoyo a la Educación Regular (USAER), lo que significa solamente un 0.5 por ciento de los recursos etiquetados para esa partida.

A Delfina Gómez, con experiencia como docente en primaria, le correspondió también enfrentar el regreso a las clases presenciales tras la pandemia y los efectos de la misma en la educación.

Los datos de la SEP, analizados por Yo También, mostraron que aunque la deserción escolar fue generalizada en todo el sistema educativo, fueron las y los estudiantes con discapacidad los más afectados, pues en el ciclo 2020-2021 unos 42 mil 215 alumnos con discapacidad (es decir, 8 por ciento del total de la matrícula) dejaron la escuela, mientras que la caída en todo el sistema educativo fue de 2.6 por ciento.

Un dato de aquella investigación mostraba el estado de la educación pública para personas con discapacidad en México: 7 de cada 10 estudiantes de entre 10 y 15 años no son capaces de comprender lo que leen y no pueden resolver operaciones matemáticas simples.

Libros adaptados solamente para estudiantes con discapacidad visual, es decir, sin materiales para otras discapacidades y desmantelada la mayoría de planteles educativos públicos es el cierre del escenario de la gestión de Gómez al frente de la SEP.

Las exigencias de una educación inclusiva con presupuesto, de tener ajustes razonables para las personas con discapacidad, de asegurar el acceso equitativo de las mujeres con discapacidad a la educación, quedaron sin atender por una secretaria que, ya desde su designación en la SEP, apenas mencionó a las personas con discapacidad una vez en su discurso y fue para decir que las consideraría dentro de la nueva escuela mexicana junto a deportistas y artistas.

A pesar de lo declarado por Gómez aquel 15 de febrero de 2021, la educación incluyente fue ‘borrada’ del programa piloto para implementar el Nuevo Marco Curricular de la SEP.

La omisión fue la continuación de dejar en lo mínimo el concepto de educación incluyente en la apuesta de la 4T por una Nueva Escuela Mexicana dentro de planes y programas de estudio para 2022.

Mientras el gobierno de Andrés Manuel López Obrador ha insistido en cambiar el contenido de libros de texto y en la necesidad de formar profesionales en nuevos valores, la educación especial vive uno de sus peores momentos, con el desmantelamiento de la formación pública para dar paso a la Inclusión Educativa, un modelo que no está pensado para la equidad de las personas con discapacidad, como lo contó la columnista Itzel Hermida.

El rezago educativo, la pérdida de aprendizajes, los planes y programas sin finalizar y la deserción escolar, son las principales herencias de Gómez como secretaria de Educación, de acuerdo con especialistas consultados por El Universal.

Patricia Ganem, vocera de Educación con Rumbo, consideró “tibia, poco informada y dirigida desde la Presidencia de la República” la gestión de la ahora aspirante a gobernadora.

Eduardo Backhoff, expresidente de la Junta de Gobierno del extinto Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, dijo que Gómez no atendió ni brindó importancia ni cuidó el rezago educativo.

Cuando el perfil es lo de menos 

Antes de hacer público el nombramiento de quién quedará al frente de la SEP, el presidente López Obrador ya adelantó que será una mujer.

Lo cierto es que si una cosa ha demostrado el gobierno de la 4T es que no hay un proyecto sexenal para la educación del país. Esteban Moctezuma, el primer funcionario al frente de la SEP, tenía una trayectoria previa como directivo en Fundación Azteca, secretario de Desarrollo Social y de Gobernación, pero apenas un puesto en materia educativa.  

Delfina Gómez, profesora y directora de primaria y formada en Pedagogía y Educación, saltó de la SEP para competir por una gubernatura que ya perdió en 2017.

En columnas de opinión se han mencionado a cuando menos tres mujeres que podrían llegar a la SEP. Sin nombramiento oficial, quien llegue debería atender el rezago en formación docente, infraestructura educativa, deserción, desarrollo de capacidades y, por supuesto, en educación para personas con discapacidad.

Por Itzel Ramírez

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.