Medio millón de personas con discapacidad no tienen acceso a la web, ni a celulares ni a computadoras

La tecnología es una de las rampas más democráticas del mundo gracias al aumento de aplicaciones para personas con diferentes discapacidades así como por el abaratamiento tanto de los costos de dispositivos como de conexión a internet.

La web, los celulares, la televisión y la radio son, sin duda, ventanas para que personas con diferentes condiciones de vida se asomen para comunicarse, informarse, estudiar, trabajar y gozar de un derecho humano universal poco difundido como es el del acceso a las telecomunicaciones

Según el INEGI, en 2021 había 88.6 millones de personas usuarias de internet en nuestro país, lo que representó 75.6 por ciento de la población de seis años o más. 

Esta cifra reveló un aumento de 4.1 puntos porcentuales respecto a la de 2020 (71.5 por ciento). Como referencia, en 2019 eran 79.5 millones los conectados a la red (69.6 por ciento de la población).

La pandemia fue un detonante del crecimiento de la conectividad tanto por el trabajo como por la educación remota. En nuestro país 7 de cada 10 personas mayores de 10 años está conectada a la web, en los mismos niveles que Sudáfrica, Colombia o Turquía. 

De hecho son 24.3 millones de hogares los que cuentan ya con acceso a internet permanente (6 de cada 10), ya sea con una conexión fija o móvil. Esto representa un 16 por ciento más que en 2017.

Otro gran ganador de la era covid-19 fue la telefonía celular, la tecnología con mayor uso entre los mexicanos. Esta encuesta estimó que ya son 91.7 millones de personas las usuarias de celulares, lo que representa 78.3 por ciento de la población mayor de seis años. Y de esta población 9 de cada 10 usan celulares inteligentes con acceso a internet.

Sin embargo, el crecimiento no fue para todos. Por primera vez en la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH), que realiza el INEGI, se desagregaron los datos de los que no pudieron acceder a contenidos, aplicaciones, tomar clases, trabajar a distancia o entretenerse como es el caso de las personas con discapacidad. 

Es curioso que en casi todas las encuestas de las diferentes TI usadas en los hogares mexicanos hay un promedio de más de medio millón de mexicanos que quedan fuera. 

Esto es casi 10 por ciento del total de las personas con discapacidad (6.2 millones según datos del Censo 2020) y 2.5 por ciento si tomamos en cuenta el número total de mexicanos que viven con alguna limitación o condición mental (20.8 millones). 

NO NAVEGO EN INTERNET

No les ha pasado que están buscando datos en Google y de repente preguntarse ¿cómo era todo antes de la web?

En pleno siglo XXI, en nuestro país -segunda mayor economía de América Latina y el principal socio comercial de la nación más rica del planeta- hay 28 millones 572 mil 527 mexicanos que no tienen acceso a internet (22.6 por ciento de la población total). 

El menor uso de internet se registró en las personas de 55 y más años, con una participación de 42.4 por ciento. 

La principal razón que manifestaron quienes no navegan en internet es que no saben usarlo (14.7 millones de personas) mientras que 3 millones 715 mil 472 declararon que en sus comunidades no llega el servicio.

Dentro de este grupo desconectado, dentro de esos mexicanos que no tienen acceso a internet hay 557 mil 526 personas con discapacidad. 

NO TENGO CELULAR

Si bien la pantalla de los teléfonos parecen haberse convertido en una extensión de nuestra mano, en México hay aún 25 millones 372 mil 920 de personas que no cuentan con un celular (20 por ciento). De ellos, 4.2 millones no saben usarlo y 165 mil declararon que en su comunidad no había servicio. Dentro de esta población que no puede acceder a comunicaciones cada vez más veloces y a menor costo o incluso para su independencia y bienestar gracias a las aplicaciones cada vez más variadas para diferentes condiciones, hay 529 mil 143 personas con discapacidad que no pueden usar este lazarillo digital. 

NO TENGO COMPUTADORA

En 2021, 37.4 por ciento de los mexicanos de 6 años o más utilizaron computadora. Las principales actividades para las que la usan son: para entretenimiento (23.7 por ciento), para actividades laborales (18.4 por ciento), escuela (17.4 por ciento) o como medio de capacitación (10.1 por ciento). Pero aún hay una enorme cantidad de mexicanos que no tiene acceso a una computadora (de escritorio o laptop): 76 millones 844 mil 739. Esto representa 61 por ciento de los mexicanos. Es impactante el dato del analfabetismo digital ya que 26.3 millones declaró que no sabe usar una computadora. 

Dentro de este universo sin acceso a una fuente casi universal de uso, hay 608 mil 343 personas con discapacidad que no usan computadora ni en su hogar ni en sus trabajos ni en la escuela. 

NO ESCUCHO RADIO

Se estima que en México hay 40.3 millones de oyentes de radio ( 34.4 por ciento de la población). De los más de 76 millones de mexicanos que no escuchan radio, 6.3 millones declaró que no tenía un aparato y otros 2.3 millones que la razón era que vivían en zonas donde no llegaba la señal. 

En esta población que no escucha radio hay 514 mil 281 personas con discapacidad. 

NO VEO TELEVISIÓN ABIERTA

La Encuesta estimó que 33.4 millones de hogares cuentan con al menos un televisor. 

Pero aún 8.8 por ciento de los hogares indicó no tener ningún tipo de televisor (2 por ciento más que en 2017).  Según estimó INEGI, en 2021, 70.4 millones de personas mayores de 6 años vieron televisión abierta mientras que 46.7 millones de personas (39.9 por ciento de la población) dijeron que no. Sobre las razones de quienes no vieron televisión abierta, 78.5 por ciento dijo que no le interesa; 13.6 por ciento no tenía ningún aparato; 5 por ciento afirmó que no hay servicio en su localidad y 1.1 por ciento manifestó que no la vio debido a alguna discapacidad física o mental. Este porcentaje equivale a 501 mil 435 personas con discapacidad que no vieron TV abierta. Vale la pena recordar que durante el largo confinamiento escolar las clases eran emitidas por este medio.

Por Bárbara Anderson

Lo último

Cáncer y discapacidad: lo qué provoca la enfermedad

Las y los sobrevivientes de cáncer tienen mucho que compartir sobre el tema de discapacidad como secuela de, paradójicamente, superar el reto que significa esa enfermedad.

Primero parálisis cerebral y, 36 años después, cáncer testicular

En plena pandemia, y tras meses de dolor, le fue detectado un cáncer que requirió cirugía y radioterapias; hoy está en remisión y lo monitorean periódicamente hasta que pasen 5 años.

Andrea Bocelli le cantará a más de 200 mexicanos con discapacidad visual

A través de la campaña “Asientos para todos”, el tenor lírico italiano se presentará este febrero en Ciudad de México, Monterrey y Guadalajara.

Abuso policial en Estados Unidos cobra otra víctima: ahora, un hombre con discapacidad

Anthony Lowe, un hombre afroamericano con doble amputación de piernas, fue ultimado de 10 tiros por policías de Huntington Park, California.

Newsletter

Al suscribirte aceptas nuestros Términos y condiciones

Te puede interesar

Holon Mover: el mini autobús eléctrico para personas con discapacidad

Este vehículo fue diseñado completamente pensando en accesibilidad para pcd por la firma italiana Pininfarina y puede trasladar hasta 15 pasajeros.

Mercado Incluyente: la propuesta para comprar a productores con discapacidad

Este viernes y mañana sábado 4 de febrero, Puebla pondrá en práctica una iniciativa comercial que busca favorecer a las cooperativas con personas con discapacidad.

¿Por qué ser accesible es negocio?

Cuando hicimos la puerta más amplia para que más lectores pudieran entrar a nuestra página web, nos volvimos más atractivos y deseables. Y tú también puedes hacerlo.

Cómo crear un metaverso inclusivo

La tecnología hace posible la accesibilidad y la inclusión de las personas con discapacidad, lo que resulta positivo para evitar que crezca la brecha digital.

Aumentan los casos de lepra en el mundo, una enfermedad que puede causar ceguera

Expertos advierten que en algunos países la enfermedad no solo no está controlada, sino que carecen de registros que permitan saber cuál es la situación que enfrentan.