Fotografía del acceso a la sede del instituto tlaxcalteca para personas con discapacidad, un inmueble de tres módulos, pintados en color rosa, blanco y verde. En el suelo se ve pintado el símbolo de la discapacidad en color azul. Afuera hay tres personas, todas de espalda. Una de ellas lleva muletas y se aprecia que no tiene la pierna izquierda.
Actualidad

Borra la 4T al Instituto Tlaxcalteca para pcd

Tras 20 años de operar como referente para la atención de personas con discapacidad, una inesperada e inexplicable decisión de gobierno lo integrará a una dependencia que aún está en proceso de creación.

Por Itzel Ramírez

A una semana de tomar protesta como gobernadora de Tlaxcala, Lorena Cuéllar Cisneros determinó la desaparición del Instituto Tlaxcalteca para Personas con Discapacidad (ITPCD), que será absorbido por la secretaría de Bienestar, una dependencia que entrará en funciones a partir de enero de 2022.

El pasado miércoles 8 de septiembre, justo a una semana de la llegada de Cuéllar a la gubernatura, se avisó al personal del ITPCD que se procedía a la desaparición del organismo descentralizado.

Gabriela Hernández Islas, designada por la nueva administración como titular del ITPCD, dijo que de manera sorpresiva Fernanda Espinosa de los Monteros Cuéllar, hija de la gobernadora, arribó a las oficinas del organismo para anunciar que dejará de funcionar antes del plazo previsto inicialmente.

“El miércoles llegó la licenciada Fernanda y ella nos dio aviso de que dentro de dos meses el instituto iba a desaparecer y que entonces iban a cerrar, incluso la psicóloga le mencionó que tenía pacientes y entonces le dijo ‘bueno, pues atiendan sus pendientes y el lunes hablamos’ y se llevó las llaves”, relató Hernández, abogada y activista por los derechos de las personas con discapacidad.

La situación, afirmó, deja en incertidumbre tanto a las personas beneficiarias del ITPCD como a quienes ahí laboran.

La ahora exfuncionaria, que estuvo apenas una semana al frente del organismo, dijo que la decisión era “apresurada”.

“El instituto debía desaparecer paulatinamente en enero del siguiente año, sin embargo, nos dieron aviso que ya en dos meses va a estar extinto.

«Y bueno esto genera cierta incertidumbre para las personas con discapacidad porque teníamos ahí apoyos funcionales que proporcionarles y ahorita no hay nadie al frente del instituto porque no sabemos qué va a pasar”, relató Hernández en entrevista.

Las terapias psicológicas, de rehabilitación, así como la entrega de pañales y otros programas, están de momento suspendidos, en espera de lo que el nuevo gobierno de Cuéllar determine.

En 2021, el ITPCD tuvo un presupuesto de apenas 9.4 millones de pesos, con los que se ofrecen, entre otras cosas, atención psicológica individual y grupal, terapias físicas de rehabilitación, ayudas funcionales como sillas de ruedas hospitalarias y para parálisis cerebral (infantil y adulto), andaderas, bastones, muletas, lentes, auxiliares auditivos, prótesis, órtesis, canalizaciones a instituciones del sector salud y educativo, gestión para capacitación y empleo (gestión de proyectos productivos, canalización laboral, capacitación para el trabajo) y gestión de credenciales de descuento para el transporte público estatal y de placas para vehículos de personas con discapacidad, de acuerdo con la página del organismo.

Fotografía tomada de abajo hacia arriba en la que se ve a tres personas en un área de terapias Una de las personas, que viste de azul con una playera azul con franjas blancas y azul claro a los costados, sostiene la mano de un hombre que se sostiene en el pie izquierdo, mientras alza la pierna derecha hacia atrás, y sus brazos y manos las estira. Él está entre dos barras de aluminio. Tiene difuminada la cara. La tercera persona es un hombre de edad madura, cabello negro y barba, con pantalón oscuro y camisa blanca de manga corta, que levanta la mano izquierda con el dedo pulgar hacia arriba.
Terapias de rehabilitación

Además, cuenta con los servicios de parque infantil Kokonetzi, unidad móvil para la detección y rehabilitación de discapacidades, transporte adaptado para el traslado de personas con discapacidad, entrega de pañales a personas con discapacidad mental o intelectual.

“Formulamos, coordinamos y damos seguimiento a programas y acciones, encaminados a la integración social de las personas con discapacidad garantizando el pleno respeto y ejercicio de sus derechos humanos, políticos y sociales”, indica el ITPCD en su portal del internet.

“Ha sido un referente a nivel nacional”

Desde que en 2001 Carmen Mazarrasa Corona, una mujer con discapacidad originaria de Huamantla, Tlaxcala, con estudios profesionales en Comunicación y maestría en Maestría de Comunicación Política y Organizacional, gestionó y creó la creación del Instituto, este se convirtió en un referente no solo para la formación de otros institutos en otros estados, sino por la atención y servicios que ofrecía.

“El ITPCD comenzó con las actividades de la maestra Carmen Mazarrasa hasta lograr hacerlo organismo público descentralizado con autonomía propia, con presupuesto propio y que trabajara de la mano de las personas con discapacidad para empoderarlas, para lograr la inclusión que tanta falta nos hace”,

aseguró Hernández.

La desaparición del instituto para que sus funciones sean realizadas por la nueva secretaría de Bienestar no se sustenta por ningún análisis o estudio, indicó Hernández. Además, hasta la fecha se desconoce si las funciones realizadas por el ITPCD serán concentradas en un área, dirección o subsecretaría.

“No hay ningún instrumento que documente que el aspecto de la Secretaría de Bienestar y la fusión de los institutos que avale que realmente va a funcionar de manera adecuada y que avale esta cuestión de que al desaparecerlo no va a dejar en estado de indefensión a las personas con discapacidad”, aseguró.

Mientras que se determina cuál es el futuro inmediato del instituto, la vida de las personas con discapacidad no se detiene, dijo Hernández, por lo que al dejarles en espera de que  continúe con sus funciones, vulnera sus derechos.

Integrantes del equipo de comunicación social del gobierno de Tlaxcala no respondieron a las peticiones de información sobre el tema.

¿Quién es Lorena Cuéllar?

La nueva gobernadora ha militado en el PRI, PRD y PT antes de llegar a Morena, que la postuló en alianza con PT, PVEM con los partidos locales Nueva Alianza y Encuentro Social Tlaxcala.

Rodeada del ambiente político desde siempre, Cuéllar se ha desempeñado como alcaldesa, diputada local y senadora. Su formación le obligó a conocer de temas de discapacidad, debido a que tiene una licenciatura en Educación Especial por la Universidad Autónoma de Tlaxcala, de acuerdo con un perfil publicado en El Economista.

De herencia le viene la participación en política: sus abuelos Joaquín Cisneros Molina y Crisanto Cuéllar Abarca fueron, ambos, gobernadores de Tlaxcala.

Su hija María Fernanda Espinosa de los Monteros Cuéllar ocupa un puesto público como presidenta honorífica del Patronato de Bienestar Social del Estado.

La nueva ley

El pasado 6 de septiembre, en el Periódico Oficial del Estado se publicó la nueva Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado de Tlaxcala, que establece la creación de nuevas dependencias, como la secretarías de Finanzas, de Bienestar, de Infraestructura, Movilidad y Transporte, de Medio Ambiente, de la Función Pública, de Ordenamiento Territorial y Vivienda, de Trabajo y Competitividad y de Cultura, así como la Coordinación General de Comunicación y la Coordinación General de Planeación e Inversión.

En la legislación se establece que a la Secretaría de Bienestar -que entrará en funciones el 1 de enero de 2022-, le corresponde, entre otras labores, la ejecución de “programas especiales para la atención de los sectores sociales vulnerables y desprotegidos”.

Asimismo, se indica que en un plazo máximo de 120 días se presentaría un Programa de Reingeniería Gubernamental del Estado de Tlaxcala así como la instrumentación de un Plan de Reestructura de la Administración Pública Estatal “que tendrá como propósito desaparecer, fusionar, liquidar o reformar todas aquellas entidades, ya sean organismos descentralizados u órganos desconcentrados, a fin de evitar duplicidad de funciones y disponer de los recursos públicos de manera racional y con base en los principios de austeridad, eficiencia y eficacia”.

Además de la desaparición de las secretarías de Políticas Públicas y Participación Ciudadana, de Secretaría de Obras Públicas, Desarrollo Urbano y Vivienda, de Comunicaciones y Transportes y de la Contraloría del Ejecutivo, el plan del gobierno de Cuéllar es desaparecer organismos como el ITPCD y la Beneficencia Pública del Estado de Tlaxcala.

*Las notas relacionadas en este texto, que están fuera del sitio  yotambien.mx, no necesariamente contienen un lenguaje inclusivo, o cumplen con criterios de accesibilidad web, compatibles con el uso de tecnologías de apoyo para pcd.  yotambién.mx no es responsable de lo que publican estos sitios de referencia.